Obra «Efímero» en Palacio Adobe

Entornointeligente.com /

Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

Obra «Efímero» en Palacio Adobe

Palacio Adobe, Barrio Yungay, Rosas #2430. Santiago. 19, 20, 26, 27, 28 de mayo y 1, 2, 3 y 4 de junio – 20:00 horas. Reservas: [email protected] . Entradas: #pagaloquepuedas, $4.000, $6.000 y $8.000. En «Efímero», los diálogos son poemas y los protagonistas entonan potentes melodías, aunque no es un musical, se desarrolla en un escenario distópico y espacial, cargado de melancolía y rock and roll, con frases que rememoran las injusticias del Chile pasado y el actual. Son cerca de 50 minutos de ciencia ficción intergaláctica que rompen con los esquemas de una obra de teatro convencional.

«¿Sabes quién reventó mis ojos?», es una de las primeras interrogantes que espeta Lazarus—interpretado por Gopal Ibarra—, en una clara alusión al suplicio y al llanto de sangre que dejó la represión policial durante las protestas del estallido social chileno del 2019.

«Hay que hacerle el amor a la democracia», dice otro de sus personajes, El Mesías —interpretado por Ariel Mateluna—, quien combate junto a Lady Armonaid —Ignacia Uribe—, a un tal «emperador de la droga de Munich» y a una «mafia intergaláctica» que no solo corrompe la memoria de la protagonista, Lilith —Belén Fernández—, sino que también se encuentra oculto, asechando los recuerdos y el orden de una sociedad con un presente incierto, donde la la música y la poesía son la esperanza y el hilo conductor de la trama.

@francisca_pgeisse

En la obra hay un especial énfasis en la memoria y en la recuperación de una democracia fracturada y dominada por un antagonista anónimo, quien debe ser derrotado precisamente para restablecer la democracia.

A la luz de las velas, Lilith trata de recuperar su humanidad, con la ayuda de su encantadora voz, que se atrofia ante la presencia de un «demonio» que se alimenta de su canto y de sus emociones.

Las conversaciones son lentas, pausadas, a ratos onomatopéyicas, y los actores interpretan canciones originales, creadas por el director Mauricio Riveros y cuyos arreglos estuvieron a cargo del compositor Claudio Rivery. Asimismo, la violinista Camila Toro construye una intrigante atmósfera entrando en escena en un momento crucial para el desarrollo de la obra, con una hipnotizante versión de «Firth of Fifth» de la banda británica Genesis; una melodía que escarba en la mente de una anonadada Lilith.

El director de la obra, Mauricio Riveros, se mostró muy conforme con el reestreno de «Efímero», esta vez en una casa ubicada en Avenida Francia, en la comuna de Independencia. «Para cualquier artista es super importante volver al origen», dice el dramaturgo, recordando el barrio que lo vio crecer artísticamente.

La obra se presenta en un espacio íntimo, con luz tenue. Y esto es fundamental para el ambiente en el que se desenvuelve Efímero, sin telón, pero cargada de misterio e interrogantes sin respuesta que quedan a interpretación del público. El objetivo de llevar a cabo la obra en una casa, en palabras de su director, es «descentralizar» el teatro. «Cuando hablamos de descentralización, es abrir el campo artístico hacia todos los lugares, porque muchas veces el acceso al arte en Chile es puro elitismo», explica Riveros.

Cabe mencionar que la idea de presentarse en espacios no convencionales surgió por primera vez en el festival de Teatro en Casa en el Barrio Yungay y la obra luego formó parte de la cartelera del FITZA en Antofagasta con una excelente acogida del público. La fórmula se repite y su creador defiende la iniciativa.

El director de la obra—un reconocido melómano y amante de la poesía—, señala que la inspiración también nace de estos dos últimos años de encierro debido a la pandemia del Covid-19. Y no duda en revelar sus influencias: el cine de Jean-Luc Godard, Jean-Pierre Melville, Agnès Varda, Andrei Tarkovsky, Stanley Kubrick y David Lynch, por nombrar algunos.

Para Mauricio Riveros, la obra aborda la coyuntura política y social, instalándose de una forma poética. «Es un lenguaje que hace reflexionar e invita al público a sacar sus propias conclusiones».

En palabras de la protagonista de «Efímero», Belén Fernández (Lilith), la obra ha sido por sobre todo «un gran viaje» y asegura que cada presentación es «un recorrido sentimental distinto».

@francisca_pgeisse

«Esa sensación de darte cuenta de cosas que no habías visto pero que estaban frente a ti es muy sorpresiva y mágica». Belén Fernández relata que el trabajo del elenco está vivo y fluye a través del teatro. Dice que es «una obra totalmente experiencial y cada función es distinta», sobre todo en torno a los arreglos musicales y a las canciones que interpreta.

«La música, para mí, es el arte que más traspasa el alma, incluso más que el teatro. Es algo que traspasa las barreras de lo sensible; es menos lógica, menos racional, incluso más que la palabra misma». Como actriz, sabe que está ante un trabajo poético, pero, «hay que darle carne a esa poesía», señala. Esto, sin duda, se logra en Efímero, «un trabajo muy profundo y complejo».

La inspiración para entrar en la mente de Lilith, dice Belén Fernández, tiene que ver con la fragilidad, lo oculto, lo misterioso, con no develar todo el tiempo lo que le está pasando a este personaje.

Para Ignacia Uribe (Lady Armonaid), Efímero es «un reencuentro con el teatro en un formato que me parece muy novedoso, ya que responde a un espacio más íntimo y de cercanía con las y los espectadores».

Comenta que este retorno al teatro ha sido un proceso muy bonito, ya que es «un espacio de experimentación, de enfrentarme de nuevo al vértigo del teatro, de la escena viva y creo que es una propuesta muy interesante por parte de todo el grupo».

@francisca_pgeisse

Para Gopal Ibarra (Lazarus), en tanto, es muy interesante llegar a espacios periféricos y no convencionales, con una obra «tan profunda y proveniente de lugares tan recónditos en el alma humana».

A su juicio, «es importante generar un cambio con una obra que se trata de conductas humanas muy profundas». Y haciendo referencia a su personaje, Lazarus, quien se encuentra con los ojos vendados, asegura que de alguna manera «el ciudadano está privado de sus sentidos cuando entra al capitalismo salvaje».

«Yo creo que lo que refleja mi personaje (Lazarus) es esa venda que tenemos como sociedad y también refleja que nos quitan los ojos. Y lo hacen también de manera literal, concreta, como en el estallido, y eso sucede en la obra. El hecho de que un personaje esté sin ojos actuando es bastante fuerte, porque rememora y recuerda la historia y a nuestros muertos, a los que necesitan justicia y a los que buscan un lugar en el mundo».

Ariel Mateluna y el «emperador de la droga de Munich»: «Es el capitalismo que devora el tiempo de la gente» El actor Ariel Mateluna (El Mesías) recalca que el objetivo de la obra Efímero es entregar un mensaje social y político, pero también espiritual y sentimental.

«El mensaje tiene que ver con el mundo que habitamos cada uno, el de los recuerdos, y el que habita la protagonista que va recuperando sus memorias, porque a través de ellas vamos viendo quién se las borró y quienes son los que están detrás de esto».

El antagonista, el «emperador de la droga de Munich», es un personaje que no tiene un cuerpo físico, es decir, no hay un actor que lo interpreta, sin embargo vendría siendo «el sistema en el que habitamos, el capitalismo que devora el tiempo de la gente y nos va esclavizando en este sistema en el que nos movemos».

«No se ve, pero está», dice. Y es que para Ariel Mateluna, al igual que en Efímero, en el mundo, «la democracia está fracturada, y, cuando se supone que estamos en tiempos de democracia, vemos la represión y la violencia —por ejemplo— hacia el Pueblo Mapuche o hacia el Pueblo Palestino».

«Con todas estas fracturas, el director hizo este texto y nosotros tratamos de desarrollarlo de la mejor manera».

El actor de la película Machuca (2004), afirma que la movilidad de Efímero es vital, ya que el objetivo del elenco es precisamente «descentralizar el teatro y que las obras no siempre tengan que verse en los grandes escenarios, sino que la gente del barrio pueda acceder a este arte».

Para Ariel Mateluna, la cultura, el teatro y la música, son armas para crear conciencia, porque lamentablemente «Chile es un pueblo muy dormido que consume mucha tele», por lo tanto, a través de ellos «podemos generar un cambio y entregar un mensaje social. Y con eso quedamos satisfechos».

Ficha Artística: Dramaturgia y Puesta en Escena: Mauricio Riveros Producción: Visnu Ibarra Roa Elenco: Belén Fernández, Ignacia Uribe, Ariel Mateluna, Gopal Ibarra Roa Arreglos Musicales: Claudio Rivery Violinista: Camila Toro Diseño Gráfico: Francisco Candelori

Síguenos en

LINK ORIGINAL: El Mostrador

Entornointeligente.com