Nuevas convocatorias de Conacyt reducen diversidad y cantidad de investigación financiada » EntornoInteligente

Nuevas convocatorias de Conacyt reducen diversidad y cantidad de investigación financiada

2021-02-16_08-02-50___7876.jpg

Entornointeligente.com / Desde diciembre de 2018, el gobierno de México ha reducido la cantidad y diversidad de convocatorias para otorgar apoyos económicos para la investigación científica. 

En la actual administración, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) creó once convocatorias robustas de financiamiento llamadas Programas Nacionales Estratégicos (PRONACES), pero en contraste desapareció decenas de convocatorias de financiamiento, por ejemplo: más de treinta Fondos Mixtos para coinversión con los estados y municipios; más de 15 Fondos  Sectoriales para coinversión con las secretarías de Estado; además de las convocatorias generadas por  el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) para coinversión con la industria; las convocatorias para Redes Temáticas de Investigación y las de Laboratorios Nacionales. 

Si hace 15 años un investigador joven podía obtener, en una convocatoria de Conacyt, 33 mil dólares anuales durante 3 años para equipar un laboratorio y abrir una nueva línea de investigación, ahora sólo puede obtener 10 mil dólares anuales, por dos años, en convocatorias individuales.

Investigadores y especialistas consultados por  Crónica  para sus lectores confirman que hay impacto en su trabajo por arritmia y estrechamiento perceptible en los canales de flujo de financiamiento: José Alonso Huerta Cruz, Presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt); Liliana Quintanar, ganadora del Premio de la Academia Mexicana de Ciencias para Científicos Jóvenes 2017, David Covarrubia Rosales, nuevo director del  Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y Julia Tagüeña Parga, ex coordinadora del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) y ex directora Adjunta de Conacyt.

Los académicos identifican que hay  un cambio de visión, pero que no se ha consolidado hasta ahora de manera eficaz y hay una incertidumbre que puede afectar, principalmente, a los jóvenes científicos que se incorporan con muchas más dificultades para obtener recursos para investigar. Por otra parte, científicos e investigadores han mostrado su reticencia a los PRONACES, puesto que están enfocados a una agenda de Estado en la que muchos proyectos podrían quedar fuera simplemente por no coincidir con los temas que, adicionalmente fueron impuestos sin consulta de la comunidad. 

PERSPECTIVAS.

La historia de la ciencia mexicana del siglo XXI registra que desde el año 2000 la investigación científica se fortaleció en los estados con tres procesos: 1) creación de consejos, institutos o secretarías estatales de ciencia; 2) la creación de Leyes Estatales de Ciencia y 3) el co-financiamiento de proyectos impacto regional a través del mecanismo llamado Fondos Mixtos (FOMIX), donde ponían dinero los estados y la federación, pero cuyas convocatorias dejó de emitir Conacyt. 

“Estamos dialogando. Sí nos ha informado Conacyt que van a reconducir los fondos de las convocatorias a nuevas modalidades, pero todavía no tenemos una alternativa a lo que existía y que desde 2002 sirvió para financiar más de 6 mil proyectos de investigación de incidencia regional”, dice a  Crónica  el presidente de Rednacecyt, José Alonso Huerta. “Hay que entender que estos fondos se crearon para ampliar las oportunidades y el impacto de los investigadores en los estados”, añadió el representante de los Consejos Estatales de Ciencia y Tecnología.

Los FOMIX aumentaron la inversión nacional en investigación y desarrollo puesto que se trataba de co inversiones, donde se comprometían a poner dinero conjuntamente entre federación, estados y municipios. Desde 2002 se invirtieron 14 mil millones de pesos con este mecanismo. Otros proyectos que ya no apoyan a la investigación en estados son los que se financiaban con el FORDECYT (Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación. Sobre éste, el maestro José Alonso Huerta dijo: “Pues ya no salió. En 2020 sólo se hizo una convocatoria, pero enfocada a jardines botánicos”. 

A estos 6 mil proyectos que fueron financiados por los Fondos Mixtos hay que sumar otros 5 mil 874 proyectos de investigación que entre 2000 y 2018 fueron financiados con otro mecanismo que ya no existe: las convocatorias para apoyo a la investigación del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI). Este mecanismo fue creado para establecer co-inversiones gobierno-industria. Ha sido muy criticado por el actual equipo del Conacyt, argumentando presuntos malos manejos pero no hay denuncias. En contraste, un libro del sociólogo industrial Daniel Villavicencio Carbajal, de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco (UAM-X), detalla que al menos 5 mil jóvenes científicos participaron en investigaciones financiadas con el PEI. El volumen se llama  Inversión en conocimiento a través de los proyectos apoyados a través del Programa de Estímulos a la Innovación de Conacyt.

Se reduce la diversidad y se reduce la cantidad de recursos por proyecto. Además de la desaparición de convocatorias para Fondos Mixtos, Fondos Sectoriales, Estímulos a la Innovación, Desarrollo Regional, Laboratorios nacionales, además de otros que se emitían a través de los fideicomisos que desaparecieron en 2020. Las opciones para buscar dinero, se estrechan.

Liliana Quintanar, ganadora del Premio de la Academia Mexicana de Ciencias para Científicos Jóvenes 2017 e investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), explicó a este diario que los más afectados con la reducción de opciones de financiamiento son los científicos más jóvenes.

“No estoy diciendo que antes la vida fuera color de rosa, pero apenas hace tres años un investigador joven tenía más convocatorias para buscar fondos y poner en marcha una línea de investigación novedosa. Estaban las convocatorias de ciencia básica, problemas nacionales, fronteras de la ciencia, estímulos a la innovación, las convocatorias a redes temáticas. Si tu investigación cumplía los requisitos para una o varias de ellas no tenías restricción para participar. Desde luego eran convocatorias difíciles, pero te permitían financiar la compra de equipo y apoyar a estudiantes”, dice la investigadora en química e integrante de la Red ProCienciaMx.

“Ahora las convocatorias, como las de PRONACES, exigen formar grupos más numerosos de investigadores y por lo tanto el recurso que se recibe es menor. En el caso de las convocatorias de apoyos individuales, también los montos son menores. Si vemos la convocatoria a proyectos de ciencia básica y comparamos la actual con las que había cuando yo empecé, hace 15 años, podemos ver que, si lo analizamos en dólares con el tipo de cambio en cada momento; hace 15 años podías obtener un financiamiento de aproximadamente 33 mil dólares anuales a lo largo de 3 años en una sola convocatoria. Ahora puedes recibir alrededor de 10 mil dólares anuales, a lo largo de 2 años. En las convocatorias grupales cambian los montos, pero si a un grupo de 10 les dan 5 millones de pesos, es difícil hacer algo con sólo 500 mil pesos para un investigador”, apuntó Quintanar. 

En Ensenada, el nuevo director del CICESE, David Covarrubias, reconoció en su primera conferencia de prensa que la desaparición de convocatorias de Fondos Mixtos y del PEI afectan la realización de proyectos de investigación. Al responder una pregunta de  Crónica  dijo que buscarán apoyar la mayor cantidad posible de nuevos proyectos a través de las convocatorias a los PRONACES y la de Ciencia de Frontera.

“El CICESE está totalmente alineado con este nuevo enfoque del Conacyt, toda vez que su misión institucional establece que la investigación aquí debe trascender en beneficio de la sociedad”, dijo antes de aclarar que esto no significa que antes el CICESE no hiciera investigación de impacto social, como la Red Sísmica del Noroeste de México, el proyecto de neurofisiología Ventanas al cerebro o sus proyectos de pruebas de detección de COVID19, entre otros ejemplos.

TRES PROBLEMAS ESENCIALES. 

Para Julia Tagüeña, existen tres temas nodales para entender los retos que representa para los investigadores obtener recursos para sus proyectos en esta nueva etapa de Conacyt. El primero es el financiamiento, que se correlaciona de forma directa con un tema que no ha se ha zanjado aún: los fideicomisos. 

La investigadora del Instituto de Energías Renovables de la UNAM y Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia Alejandra Jaidar recuerda que los fideicomisos permitían realizar investigación transanual y poner en marcha proyectos de investigación de mediano y largo plazo a través de diversas convocatorias, como los FOMIX, FORDECYT…

Ahora el financiamiento de proyectos sería con dinero fiscal que, si bien le va a un investigador, es recibido en febrero o marzo, añade la investigadora, para en octubre concluir el año fiscal. “Este es un tema que no parece haberse resuelto”. 

Una de las pocas convocatorias lanzadas por el actual Conacyt es una continuación de una que se lanzó en el periodo anterior, llamada Fronteras de la Ciencia, que dependía del fideicomiso FOIS-Conacyt. “No sabemos cómo van a financiar los de este año, Conacyt trató de acelerar el proceso para mantenerlo, pero no sabemos qué sucedió”. 

PRONACES, LA SOLUCIÓN. 

Para resolver el tema del financiamiento y la extinción de fideicomisos, el plan de Conacyt fue la creación de los PRONACES. En 2019, la directora de Conacyt, Elena Álvarez-Buylla, refirió que la consolidación de los fondos de la institución se llevaría a cabo a través de un solo instrumento fiduciario, el Fondo FORDECYT-PRONACES, que “derivará en ahorros administrativos y permitirá una mejor fiscalización, eficacia y transparencia”, dijo María Elena Álvarez-Buylla. En un encuentro virtual con miembros de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados en 2019, refirió que la extinción de 61 fideicomisos del sector serían transferidos a este fondo y que otros fondos sectoriales, como el que tenía con la Sener, serían analizados. 

La dirección de Conacyt estableció los 11 ejes de los PRONACES, entre los que se encuentran temas de salud, agua, sustentabilidad…

“Los Programas Nacionales Estratégicos del CONAHCYT (Pronaces) [sic] organizarán los esfuerzos de investigación en torno a problemáticas nacionales concretas que, por su importancia y gravedad, requieren de una atención urgente y de una solución integral, profunda y amplia (…)”, señala la descripción de Conacyt y apunta que el objetivo central “es investigar la causas de los problemas y darles solución, para lo cual el abordaje será multidimensional y multi- o interdisciplinario, tomando en consideración los conocimientos teórico-prácticos más avanzados generados por las humanidades, ciencias y tecnologías; manteniendo un diálogo continuo con la gran diversidad de saberes y experiencias que han reunido las comunidades, los ciudadanos, los funcionarios públicos y los empresarios que desean el bien público y el cuidado de los bienes comunes con una perspectiva de cuidado ambiental”. 

Añade que en cada uno de los PRONACES se propone una agenda general, que se concreta en Proyectos Nacionales de Investigación e Incidencia (Pronaii), “que abordan los problemas en su complejidad estructural y dinámica”. Los temas ejes de los PRONACES serán Salud, Soberanía alimentaria, Sistemas socio-ecológicos y sustentabilidad, Violencias estructurales, Educación para la inclusión y la paz, Agua, Agentes tóxicos y procesos contaminantes, Memoria histórica y procesos bioculturales, Construcción democrática, Movilidad humana y Transición energética, cambio climático y calidad del aire.

Cada jueves, Conacyt lleva a cabo un webinar sobre los PRONACES, el próximo será sobre el “Procesos Tóxicos y Agentes Contaminantes y Agua” en donde se abordará el tema:  Las Regiones de Emergencia Ambiental: definición y localización en México.

A finales del año pasado se lanzó la convocatorias de los primeros PRONACES entorno al tema de Agua: Sistemas Socioecológicos y Sustentabilidad; Conocimiento y Gestión en Cuencas del Ciclo Socio-natural del Agua, para el Bien Común y la Justicia Ambiental; y Agentes Tóxicos y Procesos Contaminante. La convocatoria cerró el pasado 10 de enero, donde se otorgarán al menos 100 mil pesos para financiar la fase de preparación de los proyectos de investigación.

Sin embargo, los PRONACES generan reticencia en sectores de la comunidad científica, lo que nos lleva a la segunda preocupación que cita Julia Tagüeña: la libertad de investigación. 

Los temas de la convocatoria forman parte de la política de Estado del gobierno actual y diversos investigadores se preguntan cómo se establecieron los temas ejes, si no fue una imposición de la directora de Conacyt. “Los PRONACES se hicieron desde un oscurantismo terrible porque no hubo ninguna convocatoria”, señaló Teresa Viana, de la Universidad Autónoma de Baja California, durante un seminario web de ProCienciaMx, realizado hace unos días. “Los temas se habrían establecido con algún grupo por invitación y bajo los temas que este gobierno o la directora del Conacyt han establecido”.  

En dicho encuentro, Rafael Bojalil, investigador de la UAM y ex colaborador de Álvarez-Buylla en Conacyt, fue más enfático y dijo que la discusión de este tipo de temas corresponde a las filias y fobias de la funcionaria. “Definió los temas de los PROANCES directa y personalmente y eligió a quienes iban a dirigir cada uno, posteriormente éstos escogieron a otros académicos muy buenos, pero nunca vimos una convocatoria abierta”. 

Para José Franco, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, además de haberse discutido a puerta cerrada y establecer un manejo discrecional sobre lo que se va a financiar, los PRONACES tienen adicionalmente un problema de enfoque. “Conacyt está haciendo un trabajo que no le corresponde, en vez de cumplir su función, que es repartir financiamiento, pretende resolver lo que es trabajo de las secretarías de Estado”, acotó durante el encuentro de ProCienciaMx. 

Julia Tagüeña puntualiza además que los PRONACES se empalman con el Anteproyecto de Ley de Ciencia y Tecnología, de forma tal que coincide con los deseos del Estado. “De esta forma, los temas que se financiarán estarán limitados a estas propuestas”. 

Es así como la física llega al siguiente nodo en el tema y que se vincula con la preocupación expuesta anteriormente sobre la disminución de convocatorias y proyectos a financiar en el actual gobierno. 

“Un tercer tema es el de la pluralidad. Con la desaparición de los fondos sectoriales, que unían esfuerzos de las secretarías de Estado con Conacyt, también tendremos menos convocatorias que antes estaban muy marcadas para cada sector. Por ejemplo, el Fondo de Salud se conformaba por IMSS, ISSSTE e institutos nacionales de salud; ahora no tenemos claro de qué manera diversos sectores del país fomentarán la investigación en sus áreas”, por ejemplo, la biotecnología.  

Finalmente, la ex coordinadora del FCCyT enfatizó un punto esencial más ante la pandemia por COVID, donde Conacyt tuvo una respuesta tardía y limitada para llevar a cabo convocatorias enfocadas a la atención de la emergencia. 

“En el tema de COVID hubo algunas convocatorias, pero no suficientes y muchos proyectos alrededor de las vacunas fueron financiados por la Secretaría de Relaciones Exteriores”. Esto se une a la reflexión de la científica sobre la necesidad de financiar y poner en marcha proyectos de investigación, muchos de los cuales no encontrarían lugar en las actuales convocatorias de Conacyt. “Lo que está claro es que debería haber un esfuerzo enorme de apoyo económico para la ciencia tecnología e innovación, así como un cambio importante para salir de los problemas en los que estamos y nos preparemos para prevenir los que vendrán en el futuro”. 

 

 

 

 

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon www.smart-reputation.com >
Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation