Normales rurales, dulce del capitalismo que termina absorbiendo a educación e integrantes

normales_rurales_2C_dulce_del_capitalismo_que_termina_absorbiendo_a_educacion_e_integrantes.jpg
Entornointeligente.com /

1. Todo lo que crea el capitalismo y pone a su servicio -sea económico o político- lo prueba, lo analiza como sistema; si le sirve lo apoya si no lo tira a la basura. Las Normales Rurales fueron fundadas desde que Obregón-Vasconcelos crearon la SEP en 1921, pero sobre todo durante el sexenio de Lázaro Cárdenas (1934-40). Sirvieron a los primeros gobiernos de la Revolución, sobre todo para hacer demagogia en el campesinado; pero cuando en el capitalismo dejaron de ser necesarias esas Normales rurales porque la ciudad, la vida urbana crecía y el campo se iba abandonando, nuevos centros educativos como la UNAM, el POLI, normales urbanas, irrumpieron en la estructura educativa nacional.

2. Durante 60 años he acompañado miles de luchas sociales y entre ellas muchas de estudiantes normalistas y cientos de las mismas de profesores; todas llamadas «democráticas», nunca las he visto rebasando el sistema capitalista, fuera de que unos 50 profesores radicales se hayan hecho guerrilleros y los hayan asesinado, tales como Genaro Vázquez y Lucio Cabañas. Pero el gran problema es que a pesar de haber egresado de esas escuelas-internado varios miles de profesores, la educación ha sido y seguirá estando al servicio del capitalismo. Todos los alumnos y profesores –a pesar de algunos desplantes anticatólicos o cardenistas- desde siempre han estado integrados al sistema capitalista.

3. Acompañando esas luchas he pensado –como enseñan los marxistas- que de allí surgirán las fuerzas para futuras revoluciones; sin embargo después de varias décadas he visto que las transformaciones no se dan a favor de la revolución sino del capitalismo que integra a todos a la población a sus modos de vida, a su mayor producción-consumo. De allí mi convicción de que toda educación oficial u obligatoria –con sus planes, programas, reglamentos- sirve ineludiblemente al sistema dominante, se transforma en su instrumento. Las normales rurales sólo han servido a un puñado de hijos de pobres que seguirán sirviendo de demagogia del sistema. La educación dominante está en millones de escuelas del capitalismo.

4. ¿Que este es un terrible pesimismo? Prefiero verlo de este modo a seguir sufriendo el terrible engaño de 500 años que nos han impuesto los capitalistas que nos obligan a luchar como a los socialdemócratas por reformas, por cambios que sólo sirven para hacerse más poderosos. ¿Qué hay que luchar por una buena universidad, por reformas al POLI, por profundos cambios en las Normales, etcétera? pero, ¿cuáles transformaciones plantear fuera de la dominación capitalista para que no se conviertan en más de los mismo? Más aún, parece que nuestras marchas y manifestaciones han envejecido al ser simples paseíllos si no se realizan bloqueos poderosos que pongan de cabeza ciudades y centros de producción.

5. El capitalismo ha sido muy amplio y se demuestra al meter todo y a todos en las reformas del sistema. Marx en el siglo XIX creyó que bastaba la gran lucha proletaria (de los obreros de la poderosa industria capitalista) para acabar con la explotación. No pudo prever que el capitalismo era un mundo que contenía miles de formas de dominación. Educación, salud, vivienda, trabajo, todo está a su servicio. En vez de luchar por «reformitas» que se reducen a cualquier cosa, hay que seguirle buscando por el lado del desarrollo de la conciencia crítica de la población mayoritaria. A mí ya no me alientan las luchitas, los pequeñas batallas «reivindicativas»» porque me convence más el anticapitalismo que haga estallar al mundo. (22/VV/22)

LINK ORIGINAL: Aporrea

Entornointeligente.com