‘No veo a Colombia como un gran ganador en esta coyuntura comercial’ - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El actual contexto político latinoamericano –y quizá mundial– es uno de los principales desafíos que enfrentan los líderes empresarios de la región, debido a la incertidumbre que genera ese nuevo estilo de gobernar que se sale de los esquemas tradicionales.

Pero no es lo único. El choque comercial entre China y Estados Unidos, la transformación tecnológica y sus efectos sobre el empleo; la necesidad de una mayor inversión y las mejoras urgentes en la educación, suponen grandes retos para Latinoamérica y sus empresarios sino se quiere que esta no sea otra década perdida para la región, sostiene Brian Winter, editor en jefe de Americas Quarterly, quien, precisamente, habla este jueves en el Congreso de Confecámaras sobre los ‘Retos de los empresarios de América Latina en el nuevo entorno mundial’.

¿Cómo pueden enfrentar los empresarios de América Latina los vientos de una recesión global?

Odio decirlo, pero esta ha sido una década perdida para América Latina, al menos en términos económicos. La región solo ha crecido su PIB a un promedio anual del 2,2 por ciento en la década de 2010, frente al 3,8 por ciento global. África subsahariana creció 4,1 por ciento; incluso el Medio Oriente lo hizo al 3,3 por ciento. La región se quedó muy atrás del resto del mundo durante un largo ciclo de crecimiento mundial, que ahora puede estar llegando a su fin, o al menos desvaneciéndose.

La buena noticia es que hay una demanda acumulada como resultado de este lento crecimiento. La infraestructura y la energía son áreas de gran potencial. Colombia parece más saludable y mejor posicionada para el crecimiento que muchas de las economías más grandes, como Brasil, México y Argentina.

(Le puede interesar:  Inversión extranjera subió 24,4 %, ¿qué la impulsó y de qué sirve? )

¿Cuáles son las grandes amenazas de esta coyuntura económica?

Estamos en una nueva era de política populista no solo en América Latina, sino también en las democracias occidentales en general. Se puede dibujar una línea recta desde el Brexit a Donald Trump a Jair Bolsonaro. Esta nueva generación de populistas varía, y existen tanto en la izquierda como en la derecha ideológicas. Lo que los une es su imprevisibilidad, su desdén por las instituciones (y, a veces, la verdad) y su negativa a conducir la política como de costumbre. Este es un gran desafío para los líderes empresariales porque, por supuesto, la confianza y la previsibilidad son las condiciones más necesarias para la inversión.

Y eso es difícil, porque la inversión es lo que más necesitan los países latinoamericanos en este momento. Entre las regiones del mundo, solo África subsahariana ha invertido un porcentaje menor del PIB en los últimos 10 años que América Latina. Los presidentes que entienden la importancia del comercio, de las políticas favorables para los negocios, la importancia del crecimiento con inclusión social, son escasos en este momento, no solo en la región sino en el mundo.

¿Qué oportunidades se abren para las empresas de la región, con la guerra comercial EE. UU.- China?

Creo que depende de cuánto dure la guerra comercial. Si se extiende mucho, eso no es bueno para nadie. A corto plazo, Argentina y Brasil se benefician claramente de la venta a China de soja y otros productos que, de otro modo, los Estados Unidos venderían. Pero no veo a Colombia como un gran ganador en esta coyuntura debido a su perfil de exportador, básicamente de petróleo.

El presidente Duque parece darse cuenta de esto y, sabiamente, en mi opinión, ha tratado de mejorar las relaciones con Beijing y Washington. La parte riesgosa es que, si las cosas se ponen feas, la administración Trump presionará a los países de todo el mundo a tomar partido. Ya han comenzado a presionar a sus aliados en América Latina para que restrinjan las inversiones chinas en áreas estratégicas.

(Lea también:  China y EE. UU. acuerdan reunión para octubre y el petróleo sube )

La revolución tecnológica supone retos y amenazas, ¿qué hacer para sacar provecho de los primeros y no sucumbir ante los segundos?

Juro que no soy pesimista por naturaleza, pero aquí de nuevo los desafíos son enormes. La productividad en América Latina ha sido casi plana en los últimos 30 años o más. Los cambios tecnológicos tienen la capacidad de mejorar la productividad, pero luego preocupa el efecto sobre la fuerza laboral en un país como Colombia, donde el desempleo excede el 10 por ciento. Y la verdad es que el proceso de automatización apenas comienza en la región: según la Federación Internacional de Robótica, China tiene 97 robots por cada 10.000 trabajadores, mientras México 36 y Argentina y Brasil aún menos. Fernando Henrique Cardoso, el expresidente brasileño (1995-2002), ha dicho que la mayor pregunta de este siglo será: ¿qué hacemos con las personas? No estoy seguro de que sepamos la respuesta todavía.

Colombia parece más saludable y mejor posicionada para el crecimiento que muchas de las economías más grandes, como Brasil, México y Argentina

FACEBOOK TWITTER ¿Cómo encaja la innovación y los emprendedores en esta transformación industrial?

Bueno, lo positivo de esta transformación es que la innovación es mucho más fácil. En un mundo con acceso a la impresión 3D y todo el conocimiento humano, si puedes soñarlo, puedes hacerlo. Muchas de las viejas barreras de entrada han desaparecido. Y creo que eso es fantástico en una región como América Latina. En mis 20 años trabajando y viajando en la región, he conocido a un sinnúmero de personas creativas y talentosas con excelentes ideas de negocios. Pero muchos de ellos, a menos que tengan el dinero, luchan para convertir sus ideas en realidad. Cualquier cosa que facilite la vida de los emprendedores es algo grandioso y potencialmente transformador.

Muchos emprendimientos se quedan a medio camino ¿cómo evitar que esto pase?

La mayoría de gobiernos de América Latina necesitan hacer reformas urgentes para que la inversión sea más fácil y atractiva. La educación necesita mejoras y cambios fundamentales. Brasil y Argentina se encuentran entre las economías más cerradas del mundo, privando a los empresarios de sus mercados potenciales. Pero aquí nuevamente, Colombia se encuentra en una posición privilegiada: abierta al comercio y relativamente atractiva para los negocios. Se puede hacer más para abrir áreas como la energía, especialmente el fracking, si eso es lo que el país elige hacer. Y hubo un impulso para la reforma en la década de 2000 que no siempre estuvo presente en la década de 2010. Pero estos son desafíos que enfrenta toda la región. Hay mucho trabajo por hacer.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.

Enviado especial Cartagena

[email protected]

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation