Nada será igual en la educación - EntornoInteligente

Nada será igual en la educación

Entornointeligente.com /

Si el mundo cambiara tanto como lo ha hecho en los últimos dos meses, la mentalidad de la humanidad sería muy diferente. Hay industrias que tienen cambios rápidos, como la de tecnología. Hay otras donde los cambios son mucho más lentos, como la educación. Sin embargo, en esta coyuntura, la educación a nivel mundial fue forzada a repensarse.

Es impresionante ver la capacidad de adaptabilidad de colegios y de maestros, quienes se han apersonado para generar cambios que logren que los estudiantes puedan seguir aprendiendo. Hay muchos ejemplos de profesores que han aprendido a hacer videos y que se convirtieron en Youtubers de la noche a la mañana. También hay maestros que van a las casas de sus alumnos y les cuentan un cuento o les explican conceptos difíciles a través de la ventana.

Desafortunadamente, una coyuntura como esta evidencia la gran brecha que existe entre las diferentes poblaciones en nuestro país. Mientras estudiantes de muchos colegios han continuado su escolaridad con clases diarias dadas en vivo, otros estudiantes hacen actividades no alineadas con el propósito de aprendizaje como llenar sopas de letras (como actividad que les mandan del colegio), y otros no hacen nada porque no tienen acceso a los materiales o conexión a internet. En dos meses de escolaridad virtual, la brecha entre públicos y privados va a crecer mucho más, y eso es preocupante.

Si bien los estudiantes podrán desarrollar otras habilidades diferentes a las académicas, las competencias básicas van a sufrir drásticamente. La capacidad de leer críticamente o de analizar datos se quedará estática o inclusive se puede ir perdiendo.

De todos modos los profesores y los colegios se están reinventando. Los docentes le han dedicado horas infinitas a aprender nuevas habilidades, a buscar maneras de llegar mejor a los estudiantes y a cambiar una forma de enseñar que lleva cientos de años.

Hay iniciativas maravillosas que ofrecen diversos recursos a profesores y estudiantes. Muchos colegios privados han puesto a disposición del público sus programas académicos, sus buenas prácticas y sus planes para manejar esta situación. También se ha visto una actitud de colaboración entre las diferentes instituciones para lograr mantener los procesos educativos.

Y en este proceso el crecimiento ha sido exponencial. Muchos colegios han logrado ajustar sus programas a esta nueva realidad. Hay varias cosas que hemos aprendido:

Prioricemos las relaciones entre estudiantes y profesor y entre los mismos estudiantes. Ojalá los encuentros virtuales permitan profundizar en estas interacciones sociales. En la virtualidad es imposible hacer lo que se hacía cuando el esquema era presencial. Es necesario que cada colegio haga una depuración de su currículo para enfocarse en las habilidades y contenidos más importantes. Hay limitantes de tiempo y de espacio que toca tener en cuenta. El apoyo de los padres de familia es fundamental. Este esfuerzo de continuar educando sin la presencia y acompañamiento de los padres de familia en cada hogar es imposible, especialmente con los niños más pequeños. Enseñémos a los niños a ser más autónomos en su aprendizaje. Si les brindamos los esquemas y las instrucciones apropiadas, los estudiantes serán capaces de apersonarse cada vez más de su aprendizaje. Ayudemos a los estudiantes a valorar su aprendizaje. En la medida que los estudiantes entiendan el porqué aprenden, seguro podrán focalizar más su proceso y lograrán lo que se quiere. Seamos explícitos en los objetivos y expectativas. Es fundamental que los estudiantes entiendan qué queremos lograr y cómo podemos llegar a eso. Aprovechemos para quitar lo que sobra del proceso de aprendizaje y enfoquémonos en lo más relevante e importante. Más que evaluar, revisemos que los estudiantes estén aprendiendo. Enfoquémonos en el aprendizaje por encima del cumplimiento. Si un estudiante no cumplió un desempeño, averigüemos porqué. Valoremos la relación en vez de ser punitivos de arranque. Durante un encuentro con rectores nos hicieron la pregunta de qué hubiéramos hecho diferente, si en enero supiéramos que íbamos a ingresar en una modalidad de educación virtual. Tal vez el ejercicio de ir al pasado no es tan relevante. Ahora podemos pensar a futuro, en qué vamos a hacer diferente cuando regresemos a la presencialidad, y creo que hay muchas cosas que podemos ajustar y cambiar para que la experiencia de aprendizaje sea más significativa.

Cuando regresemos lo más importante no va a ser llenar los vacíos académicos que pudieron haber quedado. Lo más importante va a ser llenar en nuestros estudiantes los vacíos experienciales. Nuestro currículo debe incorporar de manera proactiva espacios para que los estudiantes puedan correr, saltar, embarrarse, bailar, cantar, gritar y socializar.

De todos modos, tendremos muchos elementos del modelo educativo que tenemos la oportunidad de revisar y repensar, incluyendo el balance entre contenidos y habilidades. Y de toda esta experiencia quedan muchas prácticas positivas que deben continuar. Lo que es claro es que la educación no volverá a ser lo que era.

916588

2020-04-26T00:00:35-05:00

column

2020-04-26T01:59:31-05:00

jrincon_1275

none

Nada será igual en la educación

33

5506

5539

LINK ORIGINAL: El Espectador

Entornointeligente.com

Ir a Smart Reputation

Publicidad en Entorno

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins

Smart Reputation