Mundo enredado - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Comenzó ayer en la ciudad francesa de Biarritz el encuentro del G-7, el club de los países más ricos del planeta, que cada año se reúne para hacer un diagnóstico sobre la situación política y económica del mundo y trazar las pautas para el desarrollo de la comunidad internacional.

El clima de tensión, por no decir de abierta hostilidad, que presidió el primero de los tres días de sesiones es fiel reflejo del momento que vive hoy el mundo: un momento enrarecido, de gran incertidumbre,  al que no es ajena la personalidad errática y caprichosa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Casi toda la jornada la dedicó el presidente anfitrión, Emmanuel Macron, a intentar serenar los ánimos de los participantes, entre los cuales son evidentes abiertas discrepancias en torno a los grandes temas: el pulso arancelario entre EEUU y China, que amenaza con convertirse en una feroz guerra comercial; el papel del gobierno brasileño ante los incendios que devastan la Amazonía, o el tortuoso proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Desde su puesta en marcha en 1973, los encuentros del G-7 –originalmente EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido y Japón, a los que pronto se sumaron Italia y Canadá– han servido para tomar el pulso de la economía internacional y hacer proyecciones que utilizan como guía gobiernos e inversionistas en su toma de decisiones.

Sin embargo, la sensación que flota en la cumbre de Biarritz es que el mundo está tan enredado que resulta muy aventurado hacer pronósticos.

Dos de los líderes presentes, Trump y el británico Johnson,  no se muestran interesados en las fórmulas de entendimiento multilateral. El primero abandonó el Acuerdo de París sobre cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán, además de  estar alentando una escalada de hostilidades con China que comienza a tener repercusiones en el equilibrio económico y político mundial. Italia se encuentra en una deriva política por el fortalecimiento de la extrema derecha. El ‘Brexit’ está generando fuertes tensiones entre Londres y la Unión Europea, al tiempo que esta se enfrenta de nuevo a la amenaza de una recesión.

Como se puede deducir, son tiempos complicados, en los que se aprecian no solo hondas fisuras entre los grandes bloques occidentales, sino grietas crecientes con los otros dos grandes polos del poder mundial: China y Rusia.

La mayoría de los analistas se muestra escéptica sobre este encuentro del G-7, que concluirá mañana al cabo de tres días de deliberaciones. No sabemos si las conclusiones de la cumbre serán reflexiones dignas de interés o mera fraseología de trámite. De lo que nadie alberga ya dudas es de que le reunión ha servido para confirmar que, como reza el viejo trabalenguas, el mundo está enmarañado y no se sabe quién lo podrá desenmarañar.

Son tiempos complicados, en los que se aprecian no solo hondas fisuras entre los grandes bloques occidentales, sino grietas crecientes con los otros grandes polos del poder mundial: China y Rusia.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

LINK ORIGINAL: El Heraldo

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

164942