Más de 10 mascotas atendidas de emergencia por pirotecnia - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Mosh, un perro de raza shih tzu de 6 años, tiene un ojo desorbitado, una herida en la espalda y una sobrecarga de estrés. Esta mascota sufrió el pasado jueves mordeduras por parte de otro can que perdió el control cuando reventaban pirotecnia. Ocurrió en Portoviejo mientras su familia hacía maletas para regresar a Guayaquil tras el festejo de Fin de Año.

El viernes último, Mosh fue llevado con un collar isabelino a la Veterinaria Guayaquil, en el centro, para evaluar los daños que sufrió en el ojo izquierdo, en el lomo y su estado de ansiedad.

“El perro que lo atacó jamás había reaccionado así. Incluso era entrenado. Pero fue demasiado el estruendo de la explosión que todos los perros se descontrolaron, se volvieron agresivos. Otros se escondieron”, lamentó María Verónica Sandoval, dueña de Mosh.

En un recorrido que este Diario hizo por cuatro clínicas se reportaron al menos diez mascotas con diversas afectaciones relacionadas con la pirotecnia.

Javier Bravo, de la Clínica Veterinaria Guayaquil, explicó que atendieron al menos a un gato y cinco perros.

Detalló que el gato, de 9 años, cayó de una terraza y se fracturó las patas delanteras luego de que se asustara con la explosión de juegos pirotécnicos, el lunes 30 de diciembre.

Además, en Fin de Año, dos perros llegaron de emergencia luego de haber sido atropellados por salir corriendo mientras reventaban camaretas. El viernes 3 ambos estaban en recuperación. Otro caso fue el de una perra que parió a sus cachorros antes de tiempo, debido al susto que sufrió durante la explosión de pirotecnia.

Mientras, en Dr. Pet, en Urdesa, en las primeras horas del 2020 hubo dos emergencias. Una fue la de un perro cocker spaniel, de 5 años, con un golpe y abertura en la cabeza.

“Del susto salió corriendo despavorido y se estrelló con unas rejas y se hizo una abertura. Tuvimos que hacer revisiones para constatar que no haya daños craneoencefálicos, sedar, limpiar la zona, suturar y mandar antibióticos”, detalló José Zúñiga, director médico de la clínica Dr. Pet.

El otro caso fue el de un perro chihuahua que llegó en estado de nerviosismo y con lesiones en las uñas. “Estuvo tan nervioso que no paraba de llorar y ladrar. Además rascaba el piso que se lastimó las uñas. Se le aplicó un tranquilizante”, dijo.

Sugirió más protección para las mascotas. (I)

Es terrible ver cómo los animales se asustan por la pirotecnia. Se transforman y no hay control del estruendo que se realiza. Ya se debería parar con esto para proteger a nuestras mascotas”.

consejos

Veterinarios piden no dejar solas a mascotas durante explosiones que siguen en estos días. Se los abraza y se los tiene con correa en sitios cerrados.

Al momento de reventar pirotecnia lleve a la mascota a alguna habitación alejada, en donde el sonido no llegue con tanta intensidad. Se les puede poner música para dismuir los estruendos de explosivos.

Si el perro es muy nervioso, sufre de estrés o ansiedad, procure llevarlo al veterinario que le recete alguna medicación de forma previa.

LINK ORIGINAL: El Universo

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation