Modelos - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Muchas veces he dicho que el principal problema que tenemos es que nos hemos dejado arrebatar la cultura, el conocimiento y la capacidad de reflexión. Si no hubiera sido así tendríamos mucho más claras muchas más cosas, por ejemplo, lo que significa la palabra modelo.

Fíjense que esta palabrita tan utilizada tiene once acepciones en el DRAE. ¡Once! Puede ser un arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo. Una acción moral que por su perfección se debe seguir e imitar. Una representación en pequeño de alguna cosa. Un esquema teórico, generalmente en forma matemática, de un sistema o de una realidad compleja. Un objeto, aparato, construcción, etc., realizados con arreglo a un mismo diseño. Por ejemplo, un auto modelo 1976 o un celular último modelo. Un vestido con características únicas, creado por determinado modista. En las empresas se usa en aposición para indicar que lo designado por el nombre anterior ha sido creado como ejemplar o se considera que puede serlo, por ejemplo una empresa modelo. También dícese de una figura de barro, yeso o cera, que se ha de reproducir en madera, mármol o metal. En algunos países se llama así a los formularios y los impresos con espacios en blanco.

Y, en el puesto número diez, encontramos la definición de modelo como la persona que se ocupa de exhibir diseños de moda. Fíjense bien, ‘exhibir vestidos’. No son ejemplos de nada, solo caminan, o se quedan muy quietas posando.

Que a estas personas no hay que imitarlas, estimados, pero claro, hoy en día, lo que hay es lo que se ve. A la gente no le importa lo que haya dentro, o arriba, le interesa solo el supuesto glamour y la fama efímera. Así nos va. No debemos seguir el ejemplo de alguien que acepta recibir plata sin conocer su origen porque era ‘para estudiar’. A lo mejor si hubiera elegido otro tipo de estudios, de ética, por ejemplo, hubiera aprendido que el dinero sucio sigue siendo sucio aunque lo uses para buenos fines.

Tenemos un problema con los ‘modelos’. Debemos empezar a entender mejor qué significan las palabras. A mí, fíjense ustedes, me molesta menos un insulto o una palabra malsonante y rabiosa en un contexto determinado que estos vocablos insidiosos que se cuelan en los intersticios de nuestra conciencia y nos van debilitando las reservas éticas.

¿Qué modelos tenemos hoy en día? ¿Qué modelos podemos proponerles a nuestros hijos? ¿Qué modelos van a estar en la palestra mañana, cuando termine el recuento de los votos? Porque miren ustedes que el problema no son los que arrean al ganado, no, el problema es el ganado, que es tan obtuso que no se da cuenta de que los modelos a los que siguen los están llevando al matadero.

Modelos los llaman, a ellas y a ellos. A las figuras públicas, a los que se alimentan a base de sorber el cerebro de los humanos que, muertos en vida, dejan en manos de otros aquello que deberían morir por conservar.

Madre modelo la primera dama que durante cinco años va a disfrutar las mamandurrias de su cargo, modelo la política que come santos y caga diablos con cara de maestra de escuela, modelo el que nunca en su vida ha dado un palo al agua. Modelo la que es bonita y pelecha a costa del erario público, (o la que se puso bonita gracias a él).

Tendríamos que empezar a usar bien las palabras, y si estos son nuestros modelos, a nosotros deberían de empezar a llamarnos maniquíes, porque débiles y pacatos, nos dejamos guiar por golfos.

COLUMNISTA

LINK ORIGINAL: La estrella

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

153238