Millonarios sufre, pero derrota al Pasto y endereza el camino - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

La hinchada de Millonarios volvió a gritar victoria. Pasaron dos partidos incómodos, malos –el clásico contra Santa Fe incluido– en los que el equipo prendió las sirenas de emergencia. Permanecieron encendidas, porque el equipo sufrió más de la cuenta, porque le costó imponer su ritmo, porque incluso empezó perdiendo. Pero este equipo tiene gol, y con goles evade su inconsistencia. Derrotó 2-1 a Pasto y eso era lo que necesitaba, volver a gritar victoria.

Las cosas no es que salgan como quiere el técnico Pinto. Este fue un partido en el que Millonarios pudo haber dejado escapar la victoria, con errores de esos que ya hacen carrera en el equipo, y también pudo haber ganado por más, solo que desperdició las opciones que le hubieran asegurado el triunfo sin tanta angustia.

En el primer tiempo Millonarios se dejó someter. Le costó arrancar el partido. Tropezó con un rival que con un poco de orden y valentía lo puso en aprietos. Pasto lo desafió, lo atacó y le hizo daño. Millonarios jugaba mal, como en los últimos partidos, cuando perdió contra Unión Magdalena y Santa Fe. Otra vez con problemas para generar y para contener. Otra vez con nerviosismo y mala entrega.. Otra vez con esos fallos individuales que ya son tradición en el equipo.    

Esta vez fue de Balanta, que derribó en el área a Estupiñán, un escurridizo atacante que hizo fiesta en El Campín, que entró cada que quiso por la banda derecha de Millonarios. A él lo derribó Balanta y claro, penalti. Castañeda fue el que agarró la pelota y pateó con seguridad, 0-1, y el cielo se le caía encima al equipo de Pinto , porque una tercera derrota hubiera sido catastrófica, peligrosa para el ánimo del equipo que hasta hace muy poco venía embalado, buscando su mejor forma, y venía frenado.

Afortunadamente Millonarios tiene gol. Y con eso corrige lo que sufre atrás. Adelante tuvo al goleador Ortiz de regreso, y este amenazó, como sabe hacerlo, aunque no pudo vulnerar al arquero Bejarano, que fue un defensor más, atento para cuando el atacante se destapara de la marca. Le sacó una pelota abajo, y otra por arriba.

El otro que reapareció fue Mackalister Silva, el hombre en el que quizá más confía Pinto hoy por hoy, el que no estuvo justo cuando el equipo perdió los dos pasados juegos. Pues fue Silva el que logró el gol del empate cuando el primer tiempo ya terminaba, al minuto 44. Recibió un centro atrás del lateral Román y definió con mucha tranquilidad. 1-1. Celebró con la camiseta 10 al aire, para recordar al lesionado Montoya. Ahí el equipo se motivó, recuperó las fuerzas y el ánimo, y fue cuando Juan David Pérez sacó uno de sus remates potentes que hizo volar al portero Bejarano.

La motivación la mantuvo el equipo hasta el comienzo del segundo tiempo cuando encontró el gol de la victoria. Tuvo que ser un defensor, Payares, quien controló un pase de Jaramillo con el muslo, con mucha clase, y con la misma elegancia venció a Bejarano. Fue el 2-1 y al fin la afición pudo empezar a saborear el reencuentro con la victoria.

Pero de ahí en adelante fue un partido incómodo para Millonarios. No solo porque entre Ortiz y Pérez desperdiciaron una ocasión inmejorable de gol, el de la tranquilidad, sino porque Pasto sacó sus restos físicos y atacó con vehemencia. Millos prefirió resguardarse y esperar que el tiempo avanzara, pero no avanzaba, o eso parecía, porque Pasto terminó el partido con la pelota en su poder y tirando centros desesperados para salvar el punto, que finalmente no encontró. 

Millonarios no jugó su mejor partido, pero tiene gol, y con goles recuperó el camino de la victoria.

PABLO ROMERO

Redactor de EL TIEMPO

@PabloRomeroET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

LINK ORIGINAL: El Tiempo de Colombia

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation