MÉXICO: Un vistazo a la fábrica de los Reyes Magos - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Excelsior /

“Nuestro producto estrella es el carrito eléctrico Mini Cooper que, si bien este producto lo importamos, también contamos con otras decenas más que aquí fabricamos, como las motos, de las que producimos cerca de 10 mil unidades y otras 200 mil piezas anuales de los carritos de súper”, precisó Enrico Pagani, vicepresidente de Prinsel, empresa mexicana.

Aproximadamente 95% de los juguetes infantiles actuales se fabrican con plástico, y en esta fábrica hay 26 máquinas inyectoras de este material que dan forma a las piezas que, al ensamblarlas, componen el juguete.

“Cambiamos el molde de las máquinas para que formen una o varias piezas cuando los plásticos se funden gracias al calor al que lo sometemos (de cerca de 220 grados) y cuando ya está lista la pieza se enfría con unos inyectores que permiten manipularla a fin de revisarla para que no tenga rebabas o alguna falla que ponga en peligro la vida del menor”, advirtó, el ingeniero Ricardo Vázquez, encargado de Ingeniería en Manufactura de Prinsel.

Seguridad

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC, por su sigla en inglés) reglamenta y monitorea los juguetes. Desde el año 1995, cualquier juguete fabricado en Estados Unidos (o importado al país) debe cumplir con las normas de la CPSC.

Reglas que destacan:

Los juguetes de tela deben contar con una etiqueta que indique que son resistentes a las llamas, o que las retardan. Los juguetes de peluche deben ser lavables. La pintura de los juguetes no debe contener plomo. Los materiales para actividades manuales y artísticas no deben ser tóxicos. En México, existen diversas normas oficiales que indican cuáles son los lineamientos para evitar que los juguetes se conviertan en un riesgo para la salud física y mental de los menores de edad. Por ejemplo, hay que evitar que los niños jueguen con productos viejos ya que es muy probable que no cumplan con las normas de seguridad actuales y es posible que estén tan gastados que podrían romperse y volverse peligrosos.

“Los materiales plásticos que se utilizan en nuestra fábrica cumplen con todas las normas de seguridad, y no se despintan, ya que la tintura que le da color a los materiales viene de origen”, indica Vázquez.

Juguete que “pica”

La Norma Oficial NOM-015/1-SCFI/SSA-1994, Seguridad e información comercial en juguetes indica que los padres deberán estar al pendiente de los artículos recubiertos de pintura, así como de los colores que el menor utilice.

Debido a que es común que los niños chupen, laman o traguen objetos recubiertos con pinturas que contienen elementos metálicos, éstos entran al organismo vía el tracto digestivo y causan un daño potencial.

Los menores de edad generalmente dicen que “pica” cierto color o juguete y ello indica que se están desprendiendo las tintas.

¡Cuidado con las baterias!

Los juguetes que funcionan con baterías deben contar con receptáculos para las pilas que se cierren con tornillos, de manera que los niños no los puedan abrir. Las baterías y los líquidos que puedan éstas derramar presentan un gran peligro para el niño. Entre estos peligros se encuentran la asfixia, los sangrados internos y las quemaduras por productos químicos.

Con Información de Excelsior

Entornointeligente.com

Follow Me

.