MÉXICO: No te metas con mi cucu - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Excelsior / Desde su ascenso al trono de San Pedro, el papa Francisco se distinguió por su particular iconoclastia. No se trataba solamente de la frugalidad con la que abandonó ciertos detalles remanentes de las pasadas glorias del papado, como los vehículos lujosos, las sandalias rojas o su asistencia al comedor de los demás para tomar sus alimentos. La insistencia del Papa argentino por mantener en el interés primordial de la Iglesia católica la vida y pesadumbres de los pobres que en el mundo hay. Sus gestos espectaculares no solamente despertaron admiración. Las manos negras del Vaticano comenzaron a alimentar la institución conocida en México como radio pasillo —y que en Ciudad del Vaticano debe tener proporciones pantagruélicas— con rumores sobre descontentos ocultos y oposiciones encubiertas.

El atentado de los radicales y supuestos yihadistas en contra de un semanario satírico francés despertó de inmediato en el mundo no islámico la más radical de las condenas. Por todo el mundo, los que somos opositores a la violencia y partidarios activos de la libertad de expresión, y de todas las tolerancias, nos sumamos espontáneamente a la frase Je suis Charlie , en solidaridad con los muertos y vivos del hebdomadario satírico parisino Charlie Hebdo , que nació en 1992 como heredero legítimo de contenidos del semanario Hara Kiri , de grata memoria.

Pues bien, la repulsa al atentado terrorista de la yihad recibió un cubetazo de agua fría, rectificador, del popular papa Francisco . No en favor del criminal asalto que de entrada dejó doce muertos en la redacción de la revista. En su más reciente periplo asiático, el Papa hizo una referencia oblicua pero clara a la política editorial de Charlie Hebdo , que desde hace más de diez años ridiculiza a Mahoma. “No se puede provocar; no se puede insultar la fe de los demás. Hay un límite”, dijo el Papa, en obvia referencia a la portada más reciente del semanario que volvía a publicar un dibujo de Mahoma con una lágrima en el rostro, un letrero sobre el pecho diciendo “yo soy Charlie” y una leyenda encima que afirma que todo está perdonado.

Nada de eso es cierto. Ni Mahoma lamentará los muertos de Charlie (llamado así por el personaje de Peanuts , de Charles Schulz ) ni se pondrá al pecho el letrero de Je suis Charlie . Mucho menos, algo está perdonado.

El papa Francisco ejemplificó rotundamente su postura sobre la ofensa a las cosas sagradas. En la conferencia de prensa a bordo del avión de Sri Lanka a Filipinas, el Papa tenía muy cerca al dottore Alberto Gasparri , organizador principal de los viajes papales y amigo del Pontífice. “Si aquí mi amigo dice una mala palabra de mi madre, puede esperar un puñetazo”. ¿Apología de la violencia provocada? ¿Invocación a los límites que la razón debe poner a la libertad de pensamiento y palabra?  ¿Nueva muestra de que Jorge Mario Bergoglio sigue siendo, debajo de la casaca blanca, un ser humano? Yo no lo sé.

Lo que sí sé es que la encuesta publicada ayer por Excélsior sobre la actitud de los mexicanos ante el mensaje papal es muy clara en sus diferencias. La mitad de los mexicanos encuestados está de acuerdo con la libertad de expresión, pero deja fuera las agresiones en contra de las representaciones religiosas. En otras palabras, todo se vale en lo que quieras decir, pero no te metas con la Virgen de Guadalupe. Desde luego, los mexicanos no aprueban —bueno, los de la encuesta— el uso de la violencia fatal contra los que no piensan igual que nosotros ni veneran los mismos dioses. Pero defenderán casi absolutamente a quienes veneran esos dioses. Y no están de acuerdo en que se haga escarnio de ellos. Pese a la libertad de quien le pese.

Con Información de Excelsior

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.