MÉXICO: Guerrillas vs. la sociedad - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Excelsior / En su manual de guerrilla urbana, el brasileño Carlos Marighella escribe que “el guerrillero urbano es un enemigo implacable del gobierno, ya que su meta es ayudar al guerrillero rural y colaborar en la creación de un sistema totalmente nuevo… su papel urbano como productor de armas es de importancia fundamental… Los cocteles de molotov, gasolina y artefactos caseros son necesarios”. “La logística de la guerrilla urbana tiene como objetivo sostener las operaciones y tácticas que no tienen nada en común con la guerra convencional… La expropiación es el primer paso para la organización de nuestras logísticas…busca desgastar, desmoralizar, distraer las fuerzas enemigas…”. Debe atacar y retirarse, en pequeños grupos, por sorpresa y con gran movilidad. “El guerrillero urbano ideal es alguien que opera en su propia ciudad”, afirma Marighella , y destaca entre las acciones de combate: asaltos, ocupaciones, barricadas, emboscadas, secuestros, sabotajes, propaganda armada, ejecuciones, terrorismo…

El objetivo del manual fue formar guerrilleros que lucharan contra la dictadura militar brasileña, estableciendo como su enemigo directo a la policía y al Ejército, quienes efectivamente fueron instrumentos de una feroz represión durante dos décadas.

Sin embargo, el manual se ha convertido en libro de texto de organizaciones radicales (estudiantiles, magisteriales, anarquistas, etcétera), que recurren a tácticas y técnicas guerrilleras, particularmente en naciones cuya naciente democracia las hace vulnerables a quienes le han “declarado la guerra al Estado y la sociedad”. Estos grupos suelen ser usufructuarios del sistema (que dicen rechazar) y aprovechan las libertades y las instituciones de la democracia para intentar abolirla. Hacen de la sociedad su objetivo militar inmediato, sin importarles a quién perjudiquen. A diferencia de la experiencia brasileña citada, los aprendices actuales no defienden ideales, sino intereses personales, gremiales, caciquiles e, incluso, delincuenciales, aunque su lid la suelen disfrazar con alguna reivindicación legítima.

Es lo que sucede con la CETEG y la CNTE combaten la Reforma Educativa, porque la profesionalización docente pone en jaque su modus vivendi como activistas, dedicados al adoctrinamiento de los estudiantes y en última instancia, a sus feudos políticos y a sus finanzas y negocios personales y de grupo. Defienden la formación de cuadros para el trabajo político y guerrilleril. Rechazan las elecciones, porque la ilegitimidad de sus demandas y su vocación violenta les imposibilita convencer a la población y participar electoralmente, más aun cuando su guerrillerismo agravia a la ciudadanía. Quieren municipios autónomos (tipo Atenco) como cabezas de playa para lograr el control estatal y torpedear desde ahí al Estado (los padres de los normalistas son sus puntas de lanza) y por ello, desarrollan un intenso trabajo político para articular frentes de masas, organizaciones sociales, guerrillas, crimen organizado… ¡y hasta los gobernadores de Guerrero y Oaxaca son sus operadores políticos!, y se dice que el exgobernador Aguirre es quien realmente maneja los hilos…

El escalamiento de las acciones guerrilleras (la agresión al Ejército es una provocación que compromete la seguridad nacional) contra el pago centralizado de la nómina docente muestra su desesperación, porque en el fondo saben que “entre más batallas ganen, más se aproximan a perder la guerra”, y  porque se dan cuenta del generalizado descrédito y rechazo social de su ilegal y violento guerrillerismo. Provocaron la tragedia de Ayotzinapa para obtener legitimidad social, ahora los guerrilleros buscan otro baño de sangre.

Entretelones

Confirmada la desbandada perredista y en Morena se recibe “cascajo”.

Con Información de Excelsior

Entornointeligente.com

Follow Me

.