MÉXICO: Despiden al 'guerrero' del materno infantil - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Excelsior / CIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero.- Sobre el féretro metálico fueron colocados los guantes de kick boxing de un guerrero que sacrificó su vida para salvar a bebés y heridos del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa durante la explosión del 29 de enero

El cuerpo del camillero Jorge Luis Tinoco Muñoz, de 27 años, arribó a la sala 4 de la funeraria Gayosso de Félix Cuevas entre los sollozos de su madre Sandra Irma Muñoz Galicia.

Fue Amor eterno la melodía con la que familiares, amigos, alumnos y personal médico acompañaban en su adiós a este joven héroe deportista, que amaba el kick boxing desde hace siete años. Era un geek y fan de la serie The Walking dead y del equipo de futbol Real Madrid.

Jorge Luis es la quinta víctima mortal por el estallido de la fuga de gas del fatídico jueves 29. Ayer se conoció su fallecimiento antes del mediodía en el Hospital Rubén Leñero, de donde su cuerpo salió entre aplausos de los trabajadores del lugar, quienes soltaron globos blancos.

Ya en la funeraria su madre  mostró algo de entereza tras ese  frágil físico. La mujer  soportó de pie la lectura del Salmo 23 y los rezos.  Luego preguntó: “¿Puedo?”, al mismo tiempo que colocaba sobre el ataúd una chamarra de los Vikingos de la NBA.

Su abuela quebró en llanto. Desde su silla de ruedas miraba y extendía su mano hacia el féretro ,mientras decía: “Yo quiero estar con mi hijo”. Su abuelo se incaba y se cubría la cabeza con las manos.

En el ataúd estaban dos fotografías de Jorge Luis. Una con su atuendo de camillero y un gorro de Sulley, de la película Monsters Inc ; en la otra imagen se le ve con una camisa de mezclilla. Ambas llenas de vida, su sonrisa así lo dejaba ver.

La sala 4 estaba decorada con coronas de flores enviadas por el secretario de Salud capitalino, Armando Ahued; del delegado de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, y de la Secretaría de Salud.

Dedicó su vida a salvar vidas. Fue el ejemplo que le dio su madre. Él deja una parte de su vida en sus compañeros”, dijo uno de sus familiares.

Sus compañeros del hospital prometieron que le darían a su familia su certificado de desempeño como trabajor social y camillero. Jorge Luis  tenía el deseo de estudiar derecho en la UNAM.

Su tío Jorge Muñoz aseguró que su familia se sentía orgullosa de que su sobrino muriera en el cumplimiento de su deber. Al pregúntarsele si sabían el destino de la gente que salvó, se limitó a decir: eso no importaba, pues “el sacrificio de su sobrino valía más”.

No hay palabras para describir lo que siento, sólo puedo decir que estoy orgulloso. Yo lo vi desde chiquito. Siempre fue solidario. Yo siempre he dicho que mi sobrino es mi hermano, porque siempre estuvimos desde chiquitos juntos”.

Sin contener el llanto agregó: “Imagínense que mi hermano murió en cumplimiento de su deber”.

El mejor amigo de Jorge Luis  es Miguel Ángel Franco, quien  evocó los entrenamientos de kick boxing , las clases que les daba a adolescentes; cuando organizó una colecta de juguetes para el Hospital Pediátrico de Moctezuma y se disfrazó de Rey Mago para hacer feliz a los niños.

Es mi amigo entrañable. Yo lo conocí por el deporte. Entrenábamos juntos. Como él vivía cerca del Cerro de la Estrella nos convocaba en el Metro Copilco. Él tenía cinco años entrenando kick boxing . Le agradezco nuestra amistad. Le doy gracias por este ejemplo de heroísmo. Deseo que descanse”, dijo su amigo quien portaba una bata en solidaridad.

El médico Damasco López  recordó que al camillero le gustaban los gadgets; dos días antes del accidente “Jorgito”, como era llamado por quienes lo querían le había ayudado al jefe de área a utilizar su nueva tablet .

Para toda la comunidad médica Jorge es un héroe. Era ocurrente y carísmatico. Es una muestra de lo que la labor médica debe tener claro: el compromiso con la protección de la vida”.

Jorge Luis tuvo 90 por ciento de su cuerpo con quemaduras. Perdió un ojo y se fracturó el tobillo. Para sus amigos,  él siempre será un guerrero.

 

En hospitales quedan 13 Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, dio a conocer que aún quedan 13 personas hospitalizadas tras la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

Especificó que de esas víctimas están graves cinco (nueve bebés y un adulto).

Mancera dijo que los casos de los bebés están en un proceso de evolución satisfactorio.

Cuatro de los recién nacidos son atendidos en el Hospital ABC.

En un comunicado enviado por la tarde de ayer, el Gobierno del DF dijo: permanecen hospitalizados 13 pacientes, cuatro son adultos y nueve recién nacidos, ocho hombres y cinco mujeres.

 De estos 13, ocho están estables y cinco están reportados en condición grave.

De estos últimos, cuatro son recién nacidos y un adulto, de acuerdo con el reporte oficial.

 —Arturo Páramo

Con Información de Excelsior

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.