Menos granos en el mundo - EntornoInteligente

El Observador / Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

No hay mucho para festejar en el panorama agrícola uruguayo que viene de una mala cosecha de invierno y va rumbo a una mala cosecha de verano. Faltó frío el año pasado, falta agua este año.

Pero es tanta el agua que falta en la región que el precio global de los granos se ha despertado del letargo. Y desde una perspectiva de mediano plazo, el ciclo puede ir consolidando una gradual recuperación porque a las pérdidas de grano en la región se da una cierta pérdida de hectáreas en Estados Unidos. Al menos eso espera el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) en su primera proyección sobre la zafra 2018/19 que será sembrada esta primavera boreal que está por empezar.

Sería una buena noticia si no fuera porque el factor climático que está levantando los precios internacionales tiene a Argentina y Uruguay como epicentro. La cosecha de verano en los dos países y en zonas de Río Grande del Sur está irreversiblemente dañada.

El bajo precio internacional de los granos ha venido complicando a casi todos los agricultores, inclusive a los que tienen protecciones como los europeos y estadounidenses.

En Estados Unidos, el principal productor mundial, el área sembrada con maíz y soja va a retroceder algo este año y la de trigo se recupera apenas, desde los niveles más bajos en un siglo de la siembra del año pasado.

La semana pasada se conoció por un lado la perspectiva bajista de la producción del International Grain Council (IGC) de Londres y la primera proyección del USDA que marcó una baja tanto en el maíz como en la soja, algo que sucede por primera vez desde 2013.

La producción mundial de granos, tras marcar un récord en 2.140 millones de toneladas, cae a 2.094 millones.

El organismo londinense proyecta entonces una caída en la producción global de 46 millones de toneladas, con un aumento en el consumo de 19 millones, lo que da una pista de que el mercado aunque sigue bien abastecido, está más tenso.

El grueso de la baja se da en el maíz, cuya producción retrocede en 40 millones de toneladas en esta zafra 2017/18, consecuencia de una reducción marcada no solo por Estados Unidos, sino por una menor producción en la región del Mercosur.

Eso le da más significación a la perspectiva de siembra de Estados Unidos, que será determinante de la tónica de la zafra 2018/19.

Porque en el principal productor mundial la baja del área de maíz es la segunda consecutiva, aunque reducida desde una superficie muy alta dos años atrás, pero en la de la soja es un recorte leve desde la superficie récord del año pasado.

En la perspectiva del USDA la relación entre área sembrada de maíz y soja será uno a uno exactamente: proyecta que ambos cultivos cubran 90 millones de acres, algo así como el doble de la superficie de Uruguay: 36,4 millones de hectáreas en ambos casos.

La superficie de trigo de Estados Unidos sería equivalente a la superficie de Uruguay, unos 18,8 millones de hectáreas, la mitad del área de los dos cultivos mayores de Estados Unidos.

El trigo recupera superficie, pero con la plantada el USDA estima que seguirá bajando su stock de granos.

Y por ahí viene algo significativo. El stock bajaría en los tres granos principales.

Así como en trigo debe bajar en Estados Unidos el stock de maíz, que al bajar la superficie tendría un leve declive en su stock previsto a mediados de 2019 y también lo mismo sucedería con la soja, es decir las reservas de Estados Unidos bajan. Poco, pero bajan.

La consecuencia es que en Estados Unidos las reservas de los tres granos principales serían menores a mediados de 2019 respecto a las de este año, prolongando una tendencia muy gradual, pero que habilita reacciones de precios cuando el clima incide recortando producción.

En el caso de la soja, con el área prevista el stock de Estados Unidos cae en dos millones de toneladas, todavía holgado pero de 14,4 a 12,5 millones de toneladas. En el caso del maíz también las reservas caerían en dos millones de toneladas, de 59,7 a 57,7 millones de toneladas. Muy similar es la situación del trigo, cuyas reservas caen dos millones también de 27,5 a 25,5 millones de toneladas.

Estos datos de Estados Unidos se superponen con la sequía de la región, que viene castigando casi permanentemente a la agricultura de Argentina y en parte a Rio Grande del Sur.

Y tal vez hay que pensar que los problemas de producción de Argentina son bastante estructurales. El otrora granero del mundo empieza a sentir los efectos de la agricultura continua y cuando no tiene los campos empantanados los tiene áridos de sequía.

Viene errando una cosecha tras otra. Lo que destaca en este momento es que ante la previsión de una menor cosecha de soja en Argentina el precio de la harina de soja se dispara. Los vecinos son los principales productores mundiales del insumo clave para la producción animal. Y esa suba de la harina de soja arrastra al complejo oleaginoso para alegría de Brasil.

El otro componente importante del mercado climático es el empuje del trigo, que esta semana ha salido de la zona de los precios monótonos en que se ha movido en los últimos años.

Un área tan baja en Estados Unidos y sequía en Kansas se combinan para armar un panorama interesante para la próxima siembra de cebada en Uruguay, cuyas referencias se atan a los precios del trigo en Chicago.

centrales 1.jpg

centrales 2.jpg

centrales 3.jpg

centrales 4.jpg

Brasil, el gran beneficiado La consultora Safras & Mercado subió esta semana su proyección de cosecha de soja para Brasil, a lo que podría ser un nuevo récord, con 115,64 millones de toneladas desde el récord de 114 millones que había alcanzado en la cosecha pasada.

En la previsión de diciembre, la consultora apostó a una cosecha de 114,56 millones de toneladas.

La nueva estimación supera las estimaciones previas, como un reciente sondeo de Reuters que estimaba una cosecha de 112,6 millones de toneladas.

En cambio, el maíz tendrá una fuerte caída en la región. A la sequía de Argentina se suma una fuerte caída en la producción brasileña, donde los bajos precios del grano el año pasado llevaron a un fuerte recorte del área. Safras espera 89,46 millones de toneladas, 17% menos que el año pasado.

Soja En EEUU el área sojera caerá y en la región la producción está complicada por la ausencia de lluvias. J. Samuelle

Menos granos en el mundo

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com