Manuel J. Gazapo Lapayese, doctor en terrorismo hace un llamamiento a la prudencia y a la tolerancia en EE. UU. - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Por Manuel J. Gazapo Lapayese, Doctor en Terrorismo y Director del International Security Observatory / @GazapoLapayese

Tras los incidentes y las masivas movilizaciones derivadas de la execrable muerte de George Floyd a manos de varios agentes del orden en Minneapolis , el actual presidente de los Estados Unidos de América, Donald J. Trump, ha comunicado que quiere designar como “organización terrorista” al confuso y heterogéneo conjunto de colectivos e individuos que conforman el movimiento de extrema izquierda conocido como “Antifa”.

Por un lado, esto ha generado un considerable incremento de la indignación social y un profuso número de políticos, periodistas y líderes sociales han declarado que la propuesta del presidente no es la solución adecuada para aplacar las protestas que se multiplican tanto dentro como fuera de las fronteras del hegemón mundial.

Por otro lado, la cuestión de denominar al movimiento Antifa como terrorista ha provocado un seísmo dentro de los principales círculos jurídicos americanos. Numerosos expertos del área exponen que a día de hoy no existe un claro consenso sobre si es factible lo que Trump plantea. Si entendemos el terrorismo como una intervención subversiva y deliberada en el paisaje nacional y/o internacional que busca causar, a través de la amenaza o el uso de la violencia en todas sus formas y dimensiones, un impacto psicológico que altere el equilibrio de una esfera o ámbito determinado en pro del beneficio de sus instigadores, urge analizar científicamente si el movimiento Antifa encaja o no por completo dentro de la definición del fenómeno en cuestión.

Si tras densos análisis y debates el Departamento de Estado de los EEUU, a través de la Oficina de Contraterrorismo, pasó a designar a los cristianos ortodoxos del Movimiento Imperial Ruso (MIR) como la primera organización supremacista blanca de carácter terrorista, ahora vuelve a ser necesario realizar una investigación seria, objetiva y libre de presiones políticas sobre el origen, los líderes, la teleología y la metodología de actuación del movimiento Antifa.

También es necesario reflexionar si la benevolencia que Donald Trump ha mostrado hacia los simpatizantes del movimiento alt-right, los grupos supremacistas y los neonazis tras su victoria electoral en 2016, ha podido aumentar la sensación de impunidad por parte de los sectores mas racistas de la sociedad americana. Las masacres de Columbine, Charlottesville, Dayton, El Paso -junto a las de Christchurch y Halle- no son casos aislados y deberían haber hecho saltar los sistemas de alerta temprana hace tiempo. La ausencia de reacción quizás haya dado impulso al denominado movimiento Antifa.

Dicho esto, más allá de la polémica con los Antifa, hay que señalar un hecho de mucha mayor importancia social y estratégica: las fracturas en el corazón de la sociedad americana se están ensanchando a pasos agigantados. El movimiento #BlacksLivesMatters debe hacer frente al racismo y a la brutalidad policial. Ahora bien, las protestas deben ser pacíficas y no derivar en un caos de violencia y destrucción. Es necesario expulsar y condenar a aquellos que aprovechan las movilizaciones para saquear y quemar ciudades, ya que restan legitimidad a la lucha por la justicia.

Cierro estas líneas con una advertencia: recuerden que “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Hay muchos oportunistas en EEUU que están aprovechando la actual situación de crispación social para obtener beneficios. Estén atentos a los movimientos en la Casa Blanca. (O)

LINK ORIGINAL: El Universo

Entornointeligente.com

Ir a Smart Reputation

Publicidad en Entorno

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins

Smart Reputation