Malo: se acentúa la primarización de las exportaciones del agro

malo_se_acentua_la_primarizacion_de_las_exportaciones_del_agro.jpg
Entornointeligente.com /

Concretamente, entre enero y marzo de este año Argentina exportó poco más de 21,7 millones de toneladas de granos sin procesar, lo que representa un incremento interanual del 28,4%. En contraposición, en el mismo período los envíos de aceite alcanzaron 1,6 millones de toneladas, marcando así un retroceso del 36% porque un año atrás se habían exportado más de 2,5 millones de toneladas del producto . Algo similar sucede con los subproductos (principalmente harina y expeller de soja ): hasta abril pasado los envíos sumaron 9,3 millones de toneladas, versus 10,5 millones de toneladas del mismo período del año anterior, evidenciando así una caída del 11%.

Informate más Bolsa de Cereales: la cosecha de soja podría finalizar en las próximas semanas En definitiva, la primarización de los envíos del agro no es una buena noticia porque la economía argentina necesita exportar con mayor valor agregado y además la cotización por tonelada del poroto de soja está muy lejos del aceite. Ayer en el mercado de Chicago la oleaginosa cerró en torno a los u$s621,15, mientras que el aceite se ubicó en u$s1.753 por tonelada. A su vez, la harina cotiza por debajo del grano sin procesar y cerró en u$s468,81.

Según explican desde CIARA–CEC, cámara que nuclea a las principales agroexportadoras que operan en la Argentina, en el primer cuatrimestre del año los productores argentinos bajaron considerablemente las ventas de soja y por el contrario vendieron más maíz y trigo. Es por ello que la industria enfrente una alta capacidad ociosa y una marcada caída en la molienda de la oleaginosa.

Un dato a tener en cuenta, es que a pesar de los altos precios internacionales, aquellos productores que no necesitan concretar ventas fuera de cosecha, prefieren quedarse con la soja como refugio de valor, además en un contexto en el que el tipo de cambio oficial sigue muy atrasado respecto a la inflación, pero la situación también está siendo complicada en plena cosecha.

» En esta nueva cosecha 2021-22 en el periodo abril – mayo las ventas de los productores llegaron al menor nivel comparativo de estas últimas tres cosechas, de 12,7 millones de toneladas. La caída en las ventas de soja llegó a 14,3 millones de toneladas con respecto a la cosecha inmediata anterior. Este es el mejor ejemplo que confirma por un lado la menor cosecha de soja de esta campaña, estimada en 42 millones de toneladas, el impacto de la sequía que retrajo la venta por parte de los productores, y por último la decisión del gobierno de aumentar las retenciones de la harina y el aceite de soja que generó incertidumbre entre los productores y frenaron sus ventas de soja», dicen desde la industria aceitera.

Otro factor que influyó negativamente fue la bajante del Río Paraná y el paro de transportistas que complicó durante varios días la carga de buques con destino a exportación. En este marco, según CIARA-CEC, en el primer trimestre del año de molieron poco más de 8 millones de toneladas, lo que marcó una baja de 1,3 millones de toneladas con respecto a igual trimestre del 2021 (9,477 millones de toneladas), equivalente a una caída del 14,7%. «Estamos en el tercer peor volumen de molienda desde el 2016, año cuando se llegó al record de molienda para un primer trimestre, 10,3 millones de toneladas. Esta baja en la molienda equivale a una caída en la producción y exportación de 250.000 toneladas de aceite (equivalente u$s121 millones) y 1 millón de toneladas de harina de soja (equivalente u$s1,959 millones). Es decir la Argentina perdió en total unos u$s2.080 millones», explican.

LINK ORIGINAL: Ambito

Entornointeligente.com