Madres salen hoy contra la represión - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Nacional /

Jeneth Frías

Madre de Bassil Da Costa, fallecido en la marcha del 12 de febrero

Bassil Da Costa fue el primero en caer la tarde del 12 de febrero, pero su mamá, Jeneth Frías, fue la última en enterarse. Ese día, después de una espera de cuatro meses, iban a operarla en el Hospital General de Guatire de una fibromatosis uterina. “No quería que fuera porque esas cosas terminan mal, pero al mismo tiempo entendía su angustia y sus deseos de protestar, porque cada vez que le mandaban a buscarme un medicamento para los dolores no lo conseguía y como todo joven tenía derecho de protestar”.

El último mensaje que Da Costa envió se lo mandó a su padre, alrededor de las 2:30 pm: “Ya todo terminó. Avísame cuando vayan a meter a mi mamá al quirófano que ya voy bajando a Guatire”. Bassil nunca llegó y la operación no se realizó porque hubo problemas con el quirófano.

“Es muy difícil. Sin embargo, aquí estoy, luchando. El día de su cumpleaños -7 de mayo- no valía nada, pero después amanecí con ganas de seguir. Yo creo en la resurrección y estoy segura de que me encontraré con mi hijo de nuevo en el Reino de los Cielos. Eso me hace estar fuerte a pesar de todo”.

El lunes irá al Palacio de Justicia por nuevos datos de la investigación de la muerte de su hijo. “Lastimosamente, no creo que haya justicia. A este gobierno no le pesa el dolor de nadie. Están con sus intereses, el dinero y el poder. Somos cientos las mamás que sufrimos día a día cuando nos arrebatan a nuestros hijos”.

Sandis Moreno

Madre de Sairam Rivas, detenida en el campamento de la plaza Alfredo Sadel (esta entrevista se hizo la noche antes de su detención)

La última noche que Sairam Rivas pasó en el campamento ubicado en la plaza Alfredo Sadel, en Las Mercedes, diluvió sobre Caracas. Su carpa quedó empapada, se le dañaron dos libros y se le empeoró la gripe que la aquejaba desde hacía una semana. Ese día su mamá Sandis Moreno visitó por primera vez el lugar, conoció a algunos compañeros de protesta de su hija y apremió a uno de los paramédicos del grupo para que estuviera más pendiente de la salud de la joven de 20 años de edad.

“Sairam ha sido muy valiente. Antes de entrar a la UCV jamás había dado señales de que le interesara ser representante estudiantil. Todos en la familia me preguntan de dónde sacó esa vena política”, dijo Moreno. Para la madre, ha sido muy difícil afrontar todo lo que le ha sucedido a su hija, pero no le ha quedado más que aceptarlo, porque eso es lo que le gusta. “Cuando supe que tenía intención de quedarse en el campamento casi me da algo. Lo primero que uno piensa es que puede aparecer un loco y caerles a tiros en cualquier momento, pero entiendo su necesidad, su lucha, su criterio y sus ideales”.

Esa madrugada funcionarios de la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana desmontaron todos los campamentos instalados en la ciudad y se llevaron detenida a Sairam.

 

Susana Rojas

Madre de Luis Gonzalo Pérez Rojas, detenido en Chacao el 26 de abril, luego de la marcha por la educación

A Luis Gonzalo Pérez Rojas, de 22 años de edad, lo detuvieron, luego de participar en una marcha, en el centro comercial Lido. Ese mismo día su mamá, Susana Rojas, preguntó a funcionarios de un piquete de la PNB a dónde podrían haberse llevado al joven, pero como respuesta obtuvo burlas y la frase: “Ojalá no se lo cojan, señora”. Otro funcionario le recomendó ir a la sede de la PNB, ubicada en la avenida Sucre.

En la sede de la PNB de Catia lo tenían detenido en una celda con presos comunes. Su mamá logró que lo sacaran a un pasillo alegando que a su hijo le estaban violando sus derechos fundamentales. Rojas es abogado. La presentación en el Palacio de Justicia se hizo el 28 de abril, cuando fue trasladado a la sede de la PNB ubicada en La Yaguara. Desde allí se las ha ingeniado para enviar mensajes utilizando las tapas de los envases en los que le mandan la comida escritos con pasta de dientes. “Mi mensaje es de firmeza con conciencia, la lucha con causa y muchos cojones”, escribió el 5 de mayo.

Esta semana Rojas vio a Luis después de 10 días y sólo por 15 minutos, pese a que diariamente va a La Yaguara a llevarle la comida. “Lo veo muy fuerte y sé que seguirá en la lucha por un mejor país. Me dijo: ‘Mamá, Venezuela vale más que unos golpes'”.

Con Información de El Nacional

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.