Maca Sánchez: "Es lamentable que haya que pasarlo mal para conquistar un derecho" - Clarín - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Corre Macarena Sánchez y no le importa el viento en contra. Tiene a Frida Kahlo tatuada en el brazo izquierdo. Y juntas van al frente. Viene un centro desde la izquierda, flotado, que le deja la pelota a media altura, y Maca la empuja con el muslo , tal vez en off side, pero es gol.

Parece un gol cualquiera, pero es un gol único, porque libera bronca y poesía: es el gol más rápido de un partido de la era profesional del fútbol femenino en la Argentina, una era que se abrió gracias a que Maca luchó para que las jugadoras fueran reconocidas como trabajadoras.

Macarena Sánchez juega en San Lorenzo. Foto: Ariel Grinberg

Debajo de la camiseta de San Lorenzo, el primer club que contrató a futbolistas mujeres, Macarena tiene más tatuajes . Uno en latín que dice: “Lo que no me mata me fortalece”. Otro en inglés que reza: “Creo en el poder del amor”. El símbolo del infinito junto a la palabra “Love”. La boca de un beso en el tríceps y una leyenda en la clavícula que ironiza: “Pelea como una chica”.

Su piel anota también las coordenadas de la casa de sus abuelos de Santa Fe, que siempre la apoyaron, que la defendieron del murmullo de los adultos cuando ella jugaba al fútbol con varones en el patio de la escuela Bustamante, que le guardaron los suplementos deportivos de los diarios para que ella pudiera seguir al detalle la campaña de su amado Colón.

Ojos bien abiertos Macarena mira a los ojos con los suyos bien abiertos, que son verdes y atrapan. Sabe que es la abanderada de este logro, por el cual las jugadoras empezaron a cobrar sus primeros salarios, pero todavía siente los golpes recibidos en el camino, cuando decidió exigir en la Justicia que el club UAI Urquiza le reconociera siete años de carrera como años trabajados.

“Lo sufrí desde el primer día. Siento que la sociedad está acostumbrada a tener mártires , a que alguien se inmole por una causa. Idolatran a aquellas personas que tienen que pasar por situaciones feas para conseguir algo, pero es lamentable que haya que pasarla mal para conquistar un derecho”, reflexiona ante Viva , mientras carga la batería del botón antipánico que porta desde que fue amenazada de muerte en redes.

Corre Macarena con 27 años, nostalgia por la costanera santafesina, entusiasmo como estudiante de Trabajo Social en la UBA, interés en las causas políticas y emoción cuando festeja sus goles señalando al cielo, donde está la estrella de su abuelo Toto, que en broma, pero para motivarla, le decía que algún día iba a ser su representante.

“Todavía hay planteles donde cobran todas las chicas y otros que tienen 20 contratadas y cinco que reciben viáticos.”

Macarena Sánchez Futbolista “Siempre nos inculcó eso de pelear por lo que es justo. Igual que mi mamá, Grisel, que fue maestra jardinera pero ahora trabaja en la Defensoría del Pueblo de Santa Fe”, cuenta Maca en su departamento de San Telmo, cuyo alquiler pagó con el primer sueldo como profesional.

Lealtad Maca construye, deconstruye y reconstruye. Si hasta tiene el 17 en la espalda, que en la jerga cabulera es “la desgracia”, un significado que ella quiere revertir. “Ya me pasó, la afronté, quiero repensar ese número, si es desgracia, ahora es con suerte” , antepone la delantera azulgrana. El pasado 17 de octubre, además, subió la foto de su dorsal a Twitter para sumarse a la celebración del Día de la Lealtad peronista.

Ejemplo. Por su lucha, sufrió amenazas y lleva un botón antipánico. Foto: Ariel Grinberg

El caso de Macarena tuvo repercusión mundial. En los primeros cinco meses del inicio de su reclamo, contestó 600 entrevistas. Y la AFA, por primera vez, decidió poner plata en los clubes para el desarrollo de la liga femenina. “Hay 17 equipos en Primera y la AFA destina 162 mil pesos por mes y por equipo. Eso alcanza para un mínimo de ocho contratos. El resto tiene que ser solventado por los clubes . Hay planteles donde cobran todas las chicas y otros que tienen 20 contratadas y cinco que reciben viáticos. Además, esto es por un año, así que la lucha sigue”, avisa ella, que no es arquera pero atrapa una pelota con las manos para la foto de Viva.

Recostada en el césped aterciopelado del Nuevo Gasómetro, Sánchez recuerda que “el fútbol es un ambiente machista, pero gracias a todo esto se sabe ahora que las mujeres tenemos un torneo, una Copa Libertadores. Los hombres apoyaron nuestro reclamo “.

Mirá también Mirá también Fútbol femenino: el modelo de los Estados Unidos Cuando Macarena ahorre, seguirá tatuándose los brazos: “Quiero cubrirlos por entero con la imagen de mujeres luchadoras , las que inspiran y nunca se dan por vencidas”. Como ella, que otra vez corre y deja obstáculos detrás. n

LINK ORIGINAL: El Clarín

Entornointeligente.com

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation