Lula se casa por tercera vez, boda con toque político

Entornointeligente.com /

El político de izquierda (76) se casó con la socióloga Rosangela Silva (55) ante 150 invitados que cantaron sus viejas y nuevas canciones de campaña

 

SAO PAULO.-  El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula  da Silva, favorito para los comicios presidenciales de octubre, se casó el miércoles en una ceremonia con un toque político.

El político de izquierda de 76 años se casó con la socióloga Rosangela Silva, de 55 años, ante 150 invitados que cantaron más de una vez sus viejas y nuevas canciones de campaña. Lula fue presidente de 2003 a 2010 y aventaja al actual presidente de derecha Jair Bolsonaro en todos los sondeos de opinión.

Lea también: Guatemala: Congreso aprobó una ley que prohíbe el matrimonio homosexual y elevó las penas por aborto

Es el tercer matrimonio para Lula. Sus dos esposas anteriores —María de Lourdes da Silva y Marisa Leticia— murieron.

Lula inició su relación con su nueva esposa, apodada Janja, en 2017, cuando él estaba en la cárcel tras ser declarado culpable por corrupción, sentencias que posteriormente anuló el Supremo Tribunal Federal.

«Decidí casarme de nuevo porque creo que Brasil se puede arreglar», dijo Lula durante la misa católica, según un comunicado.

«Un hombre que tiene 76 años y está enamorado como yo, dispuesto a casarse, sólo puede querer cosas buenas para este país».

Lula El exmandatario y candidato a la Presidencia en las elecciones de octubre próximo compartió en su cuenta de Twitter algunas fotos de la ceremonia realizada la víspera en Sao Paulo, que contó con unos 150 invitados, entre ellos personalidades del mundo de la política y del arte y a quienes se les solicitó abstenerse de usar sus teléfonos para preservar la privacidad del momento.

Uma nova etapa na vida, de união, esperança e muito amor.

📸: @ricardostuckert pic.twitter.com/rtlEMXhOW0

— Lula (@LulaOficial) May 19, 2022

Igualmente estuvieron presentes figuras como la expresidenta Dilma Rousseff, la cantante Daniela Mercury y el cantautor Gilberto Gil, ministro de Cultura durante el Gobierno de Lula y una de las principales voces de la música popular brasileña

Por ello, todas las fotos del enlace fueron tomadas por su fotógrafo oficial y apenas comenzaron a ser publicadas hoy por los invitados en las redes sociales.

El lugar de la boda en Sao Paulo se mantuvo en secreto hasta el miércoles por la tarde por temor a posibles protestas de los partidarios de Bolsonaro, tal como se ha hecho para otros eventos a los que ha asistido Lula. Entre los invitados había políticos, viejos amigos de la pareja y artistas, incluido Gilberto Gil, ganador del premio Grammy.

El matrimonio, que empezó a las 19.30 hora local (22.30 GMT) en uno de los principales y más sofisticados espacios sociales de la capital paulista, contó además con un marcado acento político, ya que varios de los aliados de Lula acudieron al evento, como el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, un veterano político liberal y compañero de fórmula de Lula en los comicios del próximo 2 de octubre.

Según relatos de algunos de los asistentes, el evento estuvo marcado por la emoción de los novios y tanto Lula, de 76 años, como Janja, de 55, lloraron en diversos momentos.

«¡ El amor venció !», escribió el expresidente horas después de la ceremonia, una afirmación que quedó inmortalizada en el delicado recuerdo de bodas que los novios brindaron a sus invitados.

La bendición a la pareja fue concedida por el cura Angélico Sândalo Bernardino, amigo de Lula desde la década de los 70, durante la dictadura militar, y el vestido de la novia, una larga pieza blanca repleta de bordados, llevaba la firma de la estilista Helô Rocha.

El vestido de Janja fue confeccionado por costureras de la ciudad de Timbaúba, en el estado de Río Grande del Norte, quienes se inspiraron en el sertón brasileño y las fases lunares, así como en el cielo estrellado y la fauna y flora del nordeste.

El enlace con Janja, 21 años menor que el ex jefe de Estado, supone el tercer matrimonio de Lula, que enviudó en dos ocasiones.

La relación de la pareja se consolidó durante los más de 500 días que Lula pasó en la cárcel debido a unas condenas por corrupción, que posteriormente fueron anuladas por el Supremo debido a errores procesales.

Lula, quien gobernó Brasil es el favorito para las presidenciales de octubre, según todos los sondeos de intención de voto, que le otorgan alrededor de un 45 % de los apoyos, frente al 30 % que obtendría el mandatario actual, Jair Bolsonaro, quien, sin embargo, viene recortando distancias.

Al salir recibieron recuerdos con una inscripción bordada que decía «O Amor Venceu» (El amor ha vencido).

Lula ha tratado de caracterizar la carrera presidencial como una lucha entre el amor y el odio, vinculando este último a la campaña de Bolsonaro en sus discursos.

 

LINK ORIGINAL: Que Pasa

Entornointeligente.com