Lugares para ellos: condominios campestres diseñados para pasar la vejez - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Espectador / La vejez del siglo XXI poco o nada se parece a la que tuvieron que vivir nuestros bisabuelos. Hoy, llegar a la tercera edad es en parte celebrar las mejoras que ha tenido el mundo en nutrición, saneamiento, adelantos médicos, educación, bienestar económico y comodidades sociales.

Hace años la vejez llegaba con tres opciones: irse a vivir con un hijo, contratar a una enfermera o mudarse a un ancianato. En la actualidad, a ese abanico de posibilidades se suma una nueva: arrendar un apartamento, casa o habitación en un condominio campestre donde la única preocupación es pensar en qué actividades se quiere realizar durante el día. Se trata de unos conjuntos residenciales que se iniciaron hace más de una década en Colombia, pero que se han ido ajustando a las necesidades actuales y ahora son más modernos, variados y con los lujos y comodidades que exigen los adultos mayores.

¿El propósito? “Ofrecerles a las personas de avanzada edad una vida más tranquila, feliz, sin la preocupación de pagar recibos, de los inconvenientes que implica tener una casa y con las comodidades y servicios que la edad necesita. Además de aliviarles la carga a los familiares con la logística que requiere un abuelo en el día a día”, cuenta María Isabel Linero, gerente de La Casa, un proyecto que nació hace 21 años en el municipio de Chía, Cundinamarca.

A diferencia de un asilo o ancianato, estos espacios les brindan a los residentes la posibilidad recibir visitas, salir –siempre y cuando su diagnóstico lo permita–, mantener los cuidados nutricionales, celebrar fechas especiales como cumpleaños, navidades y fin de año solos o en familia, hacer manualidades o practicar ejercicio.

La Casa, por ejemplo, cuenta con 44 habitaciones dotadas con baño y clóset. Tiene comedores, gimnasio, enfermería, salón de terapia física y ocupacional, así como lavandería y cocina industrial. El precio mensual es de $4’000.000 e incluye todos los servicios mencionados, además de salidas a Centro Chía y clases de pintura, yoga, pilates, música colombiana y tango.

Pero estos proyectos no son solo para personas que por temas de salud ya no pueden valerse por sí mismas, sino para aquellas que prefieren vivir alejadas de la ciudad y con las comodidades que brinda un conjunto residencial sólo para adultos. Así lo manifiesta Jaime Posada Arango, gerente de Hábitat Adulto Mayor S.A.: “Somos una residencia asistida, ubicada en el municipio de La Estrella, Antioquia. Recibimos personas autónomas y dependientes física o cognitivamente”.

La mayoría de los residentes son adultos mayores de 50 años. “Tenemos unos quince casos de colombianos que vivieron en Estados Unidos por mucho tiempo y regresaron al país ya pensionados. También hay personas de Holanda, Venezuela, Argentina y Canadá; a nivel nacional vienen de Medellín, Bogotá, Palmira y la Región Caribe, principalmente”, cuenta Posada.

En este caso, los $5’600.000 de arriendo mensual –para una persona autónoma en un apartamento de una alcoba– incluyen, además de alojamiento, alimentación, aseo de la vivienda y atención básica en salud, actividades de bienestar como yoga, tertulia literaria, cine, aeróbicos, música en vivo y manualidades. Tanto el plan de asistencia como de bienestar se le arma a cada residente dependiendo de sus habilidades.

Estos son solo algunos ejemplos, pues actualmente en Colombia se construyen varios proyectos de este tipo, con el propósito de facilitar las condiciones a quienes por comodidad o necesidad, terminan su vida en una institución.

Lugares para ellos: condominios campestres diseñados para pasar la vejez

Con Información de El Espectador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.