Lucha por la ética con la ley en la mano - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Aunque el fujiaprismo gane algunas batallas, como el viernes al impedir el adelanto electoral, o quizá mañana al reperfilar el TC a la medida de sus intereses corruptos, no debe perderse de vista que esta es, en el fondo, una guerra por la ética y la decencia en la política, y que el resultado se conocerá después, en 2020 o 2021, cuando acabe este horror sin final.

Esa sería otra manera de entender el proceso político en el que está metido el Perú desde 2016, no desde la trifulca de la quincena sino desde la perspectiva del horizonte que se viene.

En esa perspectiva está, por un lado, el fujiaprismo postergando la pérdida del poder que le dio la elección de hace tres años y las prebendas para blindar a la corrupción y la impunidad de la que se benefician, aunque así estén dilapidando su futuro.

Porque hasta Luz Salgado , Jorge del Castillo, Héctor Becerril o Mauricio Mulder, por solo citar a cuatro estrellas del fujiaprismo, debieran ser conscientes de que van a terminar estrellados en el repudio de la ciudadanía a la que ellos desprecian con el apoyo de filósofos del ninguneo a la gente que antes les servían en el TC y ahora los pasean por sets de televisión y radio.

Están comprando salvavidas con victorias tácticas en la quincena para mantener privilegios a costa de dinamitar su futuro, pues es evidente dónde está más del 80% de la población que busca decencia y ética en la política para que esta sirva al ciudadano y no al bolsillo del político corrupto.

Por el otro lado, el presidente Martín Vizcarra está hoy debilitado, pero puede hacer de esa fragilidad su fortaleza si persiste y si tiene la capacidad de explicar y persuadir a la ciudadanía del sentido de la lucha contra la corrupción, y hasta de los errores que, sin duda, él ha cometido en ese esfuerzo.

Si no lo hace, quedará atrapado en el fuego cruzado de la ciudadanía y del fujiaprismo al que esta detesta. Y debe explicar que, como su lucha es por la decencia y la ética en la política, debe hacerla sin salirse de la constitucionalidad, y que eso impone restricciones.

Como a los delincuentes o a los terroristas, a los políticos corruptos que no sirven a la ciudadanía y se aprovechan del poder para su interés particular, se les combate con la ley en la mano.

LINK ORIGINAL: La Republica

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation