Los padres en el cambio fundamental del Estado - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / En medio de los permanentes momentos de polarización, de corrupción y de la permanente presencia de las actuaciones delincuenciales, feminicidios, violaciones sexuales, delitos contra los niños, y en general la violencia contagiosa que nos agobia, hemos dejado a un lado, el verdadero significado de la figura del padre, no solo a nivel de la familia, sino su representación importante en la sociedad, y en general en una visión universal de nuestras vidas.

No debe ser solo el cariño y el valor afectivo volcado sobre los hijos, quienes para los padres siempre son los mejores. Sino la obligación permanente de educarlos, formarlos, y apoyarlos en sus buenas actuaciones, o en caso contrario, corregirlos cuando sea necesario. Las escuelas y colegios, ahora tan criticadas, lo mismo que las universidades y otras instituciones educativas, no pueden aislarse detrás de una realidad relativa, aun cuando la mayor responsabilidad sea la de los padres. Esto suena razonable, aunque muchas veces por la imposibilidad de establecer una buena relación entre instituciones educativas y los padres, se vuelve más importante sobre cuando se trata de padres delincuentes, asesinos, criminales, ladrones, violentos, resentidos, o permisivos, que terminan en forma desafortunada, en múltiples ocasiones,  creando una nueva generación similar de delincuentes, mientras aquellos que fueron debidamente acompañados por sus padres, tienen en general, una menor posibilidad de ser los destructores de la sociedad. La alta y desconocida  e imprecisa cifra de hijos huérfanos en Colombia, abandonados y mal educados, crea un grave problema de Salud pública. Según el más reciente informe del World Family Map, Colombia tiene el índice más alto de huérfanos en América Latina, más de un millón de menores de edad.  A esta situación hay que sumarle un número de hijos que naciendo en un buen hogar, toman malos caminos, estos casos, de grandes contrastes constituyen la excepción.

Desde los principios de la humanidad, hasta nuestros tiempos existe la figura paternal, ahora con su alto porcentaje de desaparición, se hace  ahora la formación basada en los medios, como la televisión, los celulares, el internet, las amistades y otros, dejando por fuera los consejos y recomendaciones del papá.

Rescatar la figura del padre y, la de los maestros para una buena formación de las nuevas generaciones, se constituye en una intervención urgente y necesaria del Estado, la cual podría ser el mecanismo número uno para la disminución de la criminalidad, y de la violencia. No necesitamos ser sabios para cambiar una realidad fundamental, no debemos seguir insistiendo cambiar mentes criminales, que ni siquiera reconocen que han cometido los delitos más execrables, que no se han arrepentido, y que quieren seguir siendo ejemplo de sus actuaciones, confundiendo a las juventudes, manipulando la interpretación  de los momentos actuales, estableciendo la mentira y la deshonestidad, como una medida para aceptar sus actuaciones. Gracias a una verdadera representación de los padres, podremos conseguir en gran parte, contrarrestar la ola criminal que parece incontrolable en nuestros tiempos.

LINK ORIGINAL: El Heraldo

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

142062