Los laboristas, en cabeza para volver al poder en elecciones en Australia - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Sídney (AFP) – La oposición laborista parte como favorita para las elecciones del sábado en Australia, donde crece el escepticismo respecto a los partidos tradicionales.

Tras seis años de gobierno conservador, es probable una alternancia en el poder aunque la ventaja de los laboristas en los sondeos disminuyó durante la campaña.

El dirigente laborista Bill Shorten tiene muchas posibilidades de convertirse en el sexto primer ministro australiano en una década.

La campaña fue de mucha violencia, con candidatos agredidos y otros que tiraron la toalla debido a los ataques racistas y sexistas en las redes sociales.

El primer ministro saliente, Scott Morrison, que tomó el poder tras un ‘golpe’ en el Partido Liberal, quedó muy aislado para defender su balance dado que muchos ministros rechazaron implicarse en la campaña.

Uno de los últimos sondeos, el del instituto Essential Research, publicado el domingo, daba una intención de voto de 51% para el centro-izquierda y 49% para la coalición liberal-nacionalista.

La proyección en escaños, le da sin embargo a los laboristas una mayoría de escaños suficiente para formar gobierno.

– Un millonario conservador –

No obstante una sorpresa no es imposible ya que, al igual que en otros países occidentales, Australia registra un aumento del escepticismo frente a los partidos tradicionales debido a la baja del poder adquisitivo y a la agravación de la desigualdad.

El enfrentamiento tradicional entre el centro-izquierda y el centro-derecha podría ser perturbado por el ascenso de candidatos de extrema derecha y otros antisistema.

Entre esos candidatos figura Clive Palmer, un millonario que recuerda al estadounidense Donald Trump con su eslogan ‘Primero Australia’, que podría ingresar al Senado gracias a una costos campaña que le permitió saturar el espacio mediático.

Esos candidatos pueden llegar a tener un papel central en el caso de una equilibrio de fuerzas muy ajustado entre laboristas y liberales.

Morrison, 51 años, redujo su retraso en los sondeos atacando sin cesar el programa económico laborista que va a provocar, según él, un aumento de los alquileres y la supresión de miles de empleos.

‘Se trata de elegir un primer ministro’, declaró Morrison, que se beneficia del apoyo mediático del magnate de medios de comunicación Rupert Murdoch.

De ser derrotado, Morrison será el primer ministro que ejerció menos tiempo el cargo.

– ‘Falta de visión’ sobre el clima –

Shorten por su lado promete aumentar el gasto públio en muchos sectores, en particular en la lucha contra el cáncer.

Su elección puede depender de los resultados en Queensland (noreeste) o en Victoria (sur), donde el clima es uno de los grandes temas de campaña.

En los barrios residenciales de Melbourne, la ciudad comospolita, o en Outback, las zonas áridas del centro del país, el discurso clima-escéptico de Morrison no convence.

‘Las reticencias de la coalición sobre el cambio climático son percibidas por los jóvenes como el símbolo de su falta de visión’, dice a la AFP Mark Kenny, profesor de la Universidad Nacional de Australia.

El país registró en 2019 inundaciones y fuertes temparaturas y numerosos incendios forestales, por lo cual el rechazo a abandonar la energía basada en el carbón provoca rechazo.

Cualquiera sea el ganador tendrá que lidiar con la desaceleración económica y determinar cual será el lugar de Australia en el mundo.

Ambos candidato reafirmaron el apoyo a la alianza con Estados Unidos, a pesar de los inconvenientes para Australia que tiene la política unilateral de Trump.

Y ambos no pudieron plantear claramente cuál sera la política hacia China, que es a la vez un muy importante socio económico y una potencia que cuestiona cada vez más la posición geopolítica australiana.

LINK ORIGINAL: Metro libre

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation