Los diseños más destacados del año - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La Nacion / Peugeot 3008. Siempre los cierres de año son buenos para hacer balances. En lo que concierne a esta nota, es un repaso a lo más destacado que nos dejó el diseño de autos entre los lanzamientos de 2017 en Argentina. Puesto en términos de ránking, sería algo así como los más lindos del año; pero ya sabemos que la palabra lindo tiene una fuerte carga subjetiva, así que este artículo debe ser leído precisamente en ese registro, el de la opinión personal, con la expectativa de que encuentre consenso entre muchos de los lectores. Más allá de eso, cabe aclarar que los tres primeros autos de este ránking responden a un criterio específico: cantidad y calidad de diseño; innovación y audacia; e impacto emocional, en ese orden.

3008: mucho, pero mucho diseño El nuevo Peugeot 3008 fue la gran vedette del año. Es justamente uno de esos casos en los que la cantidad -y calidad- de trabajo de diseño que tiene encima es evidente hasta para el observador más desprevenido.

Para el exterior, los diseñadores comandados por el carismático Gilles Vidal hicieron todo bien en los tres pilares del diseño de un auto: proporciones, superficies y detalles. Para las proporciones, el 3008 se suma a la moda de volver a los volúmenes bien diferenciados entre la zona de capot y el habitáculo, al estilo de cuando todavía se las llamaba camionetas 4×4. Con unas ruedas bien dimensionadas y llevadas a los extremos, la postura de auto en el piso es firme y decidida. Para eso ayuda mucho la nueva parrilla de Peugeot, mucho más vertical, casi negativa (inclinada desde la base hacia adelante). Esto se combina con un tratamiento estilístico muy moderno, que balancea lo orgánico (superficies claras y fluidas) con lo mecánico (líneas y pliegues muy precisos). Partes de la carrocería parecen hechas con robots de última tecnología y precisión alemana, y otras parecen trabajadas con la paciencia de un viejo carrocero italiano. Y todo eso coronado por un trabajo superlativo a nivel de detalles decorativos -la joyería, como se dice en la jerga, porque refiere a todo lo que brilla-, que abundan pero no sobran, y juegan fuerte a favor de la calidad visual percibida.

Pero donde el 3008 realmente la descose, es en el diseño del interior. Peugeot llama i-Cockpit al puesto de conducción de sus nuevos autos -en alusión a la cabina de los aviones de combate-, y el apelativo no podría ser más preciso. Desde lo ergonómico, propone un volante muy pequeño y la línea de visión del instrumental por arriba del mismo, una apuesta muy rupturista que viene siendo muy bien recibida por los usuarios. Pero no es solo eso. Hay un trabajo conceptual de pensar el interior en términos de sentidos y sensaciones. Las formas, los materiales, las terminaciones, las texturas… todo es un festejo para la vista, el tacto, el oído y hasta el olfato (sí, viene con un perfumador). Hacía mucho tiempo que no se veía un salto cualitativo tan grande en materia de diseño interior, que además tiene el mérito de haber sido propuesto por una marca generalista. Se nota que el 3008 es un auto hecho a partir de ideas claras y llevadas a cabo con convicción. Chapeau.

C4 Cactus: el factor sorpresa Citroën C4 Cactus. La audacia es una cosa que no abunda mucho en la industria automovilística en los últimos años. Por eso, cada vez que aparece un auto que propone algo distinto, merece ser reconocido. EL Citroën C4 Cactus es uno de ellos. Si bien llegó bastante tarde a la Argentina (casi tres años de retraso), sólo basta verlo en la calle para sentir una brisa de aire fresco en el monótono panorama del convencionalismo de estos tiempos. Hay muchas ideas y propuestas novedosas en este auto: desde los pintorescos airbumps (esos apliques acolchonados que tiene en los laterales), pasando por una silueta difícil de clasificar, hasta un interior encantadoramente retro y moderno a la vez.

Raro, distinto, audaz, caprichoso, irreverente, loco, irritante, encantador, disrruptivo. son todos adjetivos que le calzan bien al Cactus. Y cuando un auto produce tantas sensaciones distintas, es que algo interesante está pasando. Eso es justamente lo que necesita Citroën para reencontrarse con su ADN de constructor de vehículos sorprendentes. Por eso es una pena que la nueva versión que fue presentada en Europa hace unos meses le haya hecho un enjuague a la versión original, que terminó llevándose los particulares airbumps. Los vamos a extrañar.

Camaro: el impacto emocional Chevrolet Camaro. El ganador de la categoría tortícolis de este año fue sin dudas el nuevo Chevrolet Camaro. Pero no lo es por el latigazo que produce en la nuca al liberar los 450 CV cada vez que se pisa a fondo el pedal del acelerador, sino por la cantidad de contracturas de cuello que produce en la calle, cuando la gente se da vuelta para mirarlo. El Camaro expresa al máximo una manera de entender el automóvil que pasa por la fuerza bruta y la potencia, y todo su diseño exterior está puesto en esa dirección. Y mientras sus archirrivales apelan a fórmulas distintas para interpretar la idea del american muscle car (el Dodge Challenger la onda retro, y el Ford Mustang un clasicismo más europeo), el Camaro profundiza en el camino de generar formas nuevas que van por el lado de la exuberancia y la agresividad. Podemos ponernos de acuerdo o no acerca de su belleza, pero de lo que no caben dudas es de su altísimo impacto visual y emocional.

Más autos lindos BMW Serie 5. En el marco de la palabra lindo va una breve lista extra (bien personal) de destacados. Empecemos por el nuevo BMW Serie 5, que sigue siendo una de las mejores expresiones del sedán clásico de tracción trasera, bien recostado sobre el eje posterior, con proporciones magníficas y una ejecución estilística impecable. Y en la misma línea, el nuevo Volkswagen Passat, que logra un efecto de imponencia similar, aún con una plataforma más convencional de tracción delantera. En ambos se notan las horas y horas de modelado en arcilla para que cada volumen, cada línea y cada superficie estén en el lugar correcto. Y también la ingeniería alemana que permite que todas esas formas se industrialicen a la perfección.

Sobre final de año arribaron tres SUV muy interesantes: el XC60 -otra demostración de que Volvo es una de las tres marcas que viene haciendo todo bien a nivel diseño-; el Fiat 500X -que aporta una buena cuota de sex appeal al segmento más caliente del mercado¬-; y el Jeep Compass, que juega en el mismo segmento que la 3008 y representa un salto estilístico igual de grande con respecto al modelos que reemplaza.

Y así como hubo poco de relevante por el lado de los autos chicos y medianos, sí hubo una andanada de modelos espectaculares que desembarcaron en el país gracias a la nueva coyuntura premium friendly. Lo más destacado es el retorno de Maserati, que con casi toda su gama eleva el promedio de belleza en el mercado local unos cuantos puntos porcentuales. Y también es digno de mencionar el nuevo Panamera, que resolvió sus problemas de joroba y luce mucho más estilizado. Para cerrar, un sólido pulgar para arriba al restyling de la Chevrolet Tracker, que le queda muy pero muy bien. Es para destacar porque no siempre esas cirujías estéticas de trompa quedan del todo bien.

Volvo XC60. Concesiones del diseño Los dos autos que encabezan esta breve lista son ideales para cerrar esta nota con una breve reflexión acerca de las concesiones que se hacen en el diseño cuando la apariencia se pone por encima de la funcionalidad.

Uno de los detalles muy interesantes del Peugeot 3008 es la ausencia de línea de base de cierre de las puertas en el lateral. Esto es porque las puertas envuelven la carrocería y terminan prácticamente en el piso del auto. Es algo que desde el exterior puede pasar desapercibido a primera vista, pero que visualmente generan una sensación de limpieza visual y robustez. Un sutil rasgo distintivo. Ahora bien, tratándose de una “SUV”, uno esperaría que el mayor despeje permita abrir las puertas sin preocuparse por obstáculos menores. Pero resulta que un cordón de vereda un poco alto puede resultar problemático para bajar del vehículo. En definitiva: un detalle muy atractivo, pero incómodo.

El C4 Cactus tiene varias de esas concesiones (tal vez más de las que un usuario común sea capaz de tolerar). La superficie vidriada trasera al ras queda muy elegante, pero la ventanilla trasera es fija, una cosa muy extraña tratándose de un vehículo de cuatro puertas. Y ese tablero tan despejado es muy bonito, pero para que la guantera abra hacia arriba hubo que ubicar el airbag del pasajero donde habitualmente va el parasol. Resultado: no hay parasol.

Diseñar un auto es algo muy complejo, y hacerlo bello, bonito, o al menos interesante, siempre implica alguna que otra concesión por el lado de la funcionalidad. Son pequeños sacrificios hechos en el altar del diseño.

LA NACION Al volante Los diseños más destacados del año

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.




.

Síguenos en Twitter @entornoi






Sigue a nuestro director Hernán Porras Molina













Follow Me




.