Los cambios de la ruta fácil: más trasbordos para agilizar el servicio - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Espectador / La nomenclatura será del 1 al 8 y ya no irán de portal a portal. Según Transmilenio, serán cortas, rápidas y frecuentes. Expertos dicen que el éxito depende de buena pedagogía y más buses.

La nomenclatura será del 1 al 8. Ya no irán de portal a portal, sino de portal a estación. Archivo Los ciudadanos pedían cambios drásticos en Transmilenio (TM). Aunque el Distrito hizo ajustes, los usuarios no los percibían y eso, indudablemente, incrementó su inconformismo. Ayer, TM anunció un cambio que la gente sí sentirá: transformará las rutas fáciles, desde su nomenclatura hasta sus recorridos. (Lea:  ¿Qué ha pasado con la reestructuración del sistema integrado de transporte? )

¿Cuál será el cambio? A partir del 17 de junio desaparecen las líneas B1, F1, D3, H3, C4, H4, B5, G5, K6 y J6 y entrarán a funcionar las rutas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8, que se identificarán en los mapas con el color negro. Los recorridos ya no irán de portal a portal, sino que serán rutas circulares, entre un portal y una estación. Es decir, cada servicio trabajará en una zona específica. Quienes usan las rutas fáciles para ir de un extremo a otro de la ciudad sentirán el cambio, pues se verán obligados a realizar trasbordos.

Por ejemplo: si usted es usuario de la ruta F1, que transita del portal Norte al portal Las Américas, ahora tendrá que usar el servicio 8, que irá desde la Terminal Norte hasta la estación Guatoque Veraguas. Si quiere llegar hasta el portal Las Américas, debe bajarse en la estación calle 19 y tomar el servicio 5.

La premisa de TM es que, si las rutas se reducen, habrá más agilidad en el sistema, porque hay mayor rotación de buses, y eso a la vez reducirá la congestión en los vagones y en las vías. Se estima que con este cambio se disminuirá hasta cuatro minutos el tiempo de espera de los usuarios.

Según Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad, esta decisión obligará al usuario a planear sus viajes y a variar sus recorridos. Aunque es una decisión drástica, el Distrito confía en el estudio, que determinó que las rutas fáciles deben evolucionar para atender mejor la demanda en horas pico.

¿Por qué decidieron implementar las nuevas rutas en junio? A pesar de que se tenía lista la nueva estrategia, TM quiere que la pedagogía arranque en una temporada de menor demanda. Los estudiantes estarán de vacaciones, así que será más fácil empezar con quienes tienen horario laboral. Una vez vuelvan los alumnos, se les explicará la dinámica.

¿Qué opinan los expertos?

Darío Hidalgo, investigador en movilidad del World Resources Institute y exsubgerente de TM, considera que este tipo de decisiones lograrán cambiar el sistema. El efecto principal es que se reducen el número y la extensión de los servicios, lo que se traduce en una menor cantidad de rutas en las estaciones: “Es clave porque hoy hay muchas rutas que se detienen en el mismo vagón, generando congestión. La medida hará que los articulados tengan ciclos más rápidos”.

Para Hidalgo, a pesar de que aumentarán los trasbordos, de acuerdo con el análisis de la matriz de origen-destino de TM, esos aumentos son limitados, pues “no es tan frecuente que una persona vaya en una ruta fácil de un portal a otro. El 70 % de los viajes se hacen en servicios expresos, es decir, que no paran en todas las estaciones”. En ese sentido, habrá menos congestión en las vías, lo que mejorará los tiempos de los articulados que no paran en todas las estaciones.

Daniel Páez, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes y director del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR), resalta que este último punto es clave: con esta decisión bajará el flujo de articulados en la avenida Caracas, una de las vías más afectadas por la falta de los 11 portales que hoy debían estar operando en la ciudad. La ventaja es que se prestarán los mismos servicios con menos buses.

Otro aspecto que destacan los expertos es que las personas ahora deberán variar sus rutas. Un estudio realizado por los Andes mostró que la mayoría de personas hacían trasbordos innecesarios. ¿Por qué? En la mayoría de los casos, porque no planeaban los viajes, ni les interesaba hacerlo. “La gente se acostumbra a un patrón de ruta y no cambia, pese a que hay mejores alternativas. Cuando todos toman la misma opción, se colapsan unas rutas”, agrega Hidalgo.

Para Páez, es evidente que el Distrito le otorgó una gran responsabilidad al usuario, una decisión que, si no se maneja con cuidado, podría tener consecuencias negativas para el sistema. Por eso insiste en que haya una buena pedagogía, que se extienda por varios meses.

Finalmente, el académico afirma que el cambio de rutas sólo es efectivo siempre y cuando se acompañe con la compra de más buses: “TM está tratando de compensar su déficit de flota. Intenta arreglarlo desde el punto de vista operativo. No es suficiente. Es importante que la administración acelere el paso en la licitación para la adquisición de más buses. Si no, esta medida es sólo un paño de agua tibia que se le pone a una enfermedad mayor”.

 

Los cambios de la ruta fácil: más trasbordos para agilizar el servicio

Con Información de El Espectador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.