Lo que va del Tour Colombia a la Vuelta a Colombia, ¡no se confunda! - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El río humano que se posó a cada lado de las principales vías de Boyacá, Cundinamarca y Bogotá, mientras sus ojos, paralizados, degustaban el fugaz paso del pelotón ciclístico del Tour Colombia-2020, hizo recordar épocas de antaño, cuando padres, con sus hijos y el infaltable radio pegado al oído, salían a las calles para escuchar las incidencias de la prueba y vibrar después con el trasegar de la Vuelta a Colombia.

Esta vez, de nuevo con ruana para protegerse del frío, pero con celulares, no para escuchar sino para capturar los mejores momentos y a las grandes figuras del momento, se vio a decenas de aficionados disfrutando de un nuevo espectáculo en bicicleta, el cual, pese a no tener la mayoría de edad, cumplió su tercera edición.

“Vea, le voy a ser sincero. Desde la presentación de esta carrera en el estadio de Tunja -9 de febrero- me dio mucha emoción y nostalgia. Me hizo rememorar los tiempos de Cochise Rodríguez y Ñato Suárez, de Álvaro Pachón, Miguel Samacá, Rafael Antonio Niño, en fin, de grandes glorias de este deporte que fueron pioneros en Colombia de los llamados escarabajos”, comenta José Patrocinio Jiménez, hoy con 67 años de edad y quien fue campeón de la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN en 1976.

Le puede interesar este artículo: Foráneos, dichosos en Colombia

“Es que toda esa cantidad de gente alentando a los corredores, tratándose de sacarse fotos con ellos, además, que las futuras promesas del pedalismo tuvieran semejante acogida, hicieron que mi mente viajara años atrás cuando se llegaba en etapa o se terminaba una carrera en el estadio El Campín. Ver tanta afición ahora es increíble”, agrega Jiménez, cuyo pensamiento comparte Cochise, cuando ha señalado, en distintas oportunidades, que “esas épocas de antaño no se borran pese a las dificultades con que se corría”, al hablar de bicicletas pesadas, carreteras destapadas y escasos patrocinios.

Ambos expedalistas recalcan que, no obstante, ser pruebas en carretera, no se puede confundir el Tour 2.1 con la Vuelta a Colombia.

“Es bueno lo que se está viendo porque la Federación se da cuenta que los eventos nacionales deben estar a esta altura. El Tour es mucho más organizado, de más responsabilidad de quienes están al frente de él y por la calidad de corredores internacionales. La Vuelta perdió emotividad porque no vienen grandes equipos extranjeros, entonces a la gente no le interesa salir a verla”, apunta Patrocinio.

Punto por punto

Y, en efecto, las dos competencias difieren entre sí. Veamos algunas de ellas:

1. Categoría

El Tour es una cita del calendario de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y hace parte de los circuitos continentales, lo que significa que pueden correr los mejores equipos del mundo. La Vuelta no cuenta con esa categoría porque de a poco fue perdiendo interés y permitió que otras pruebas del continente progresaran hasta relegarla. Antes, cuenta González, venían equipos para cumplir con el programa anual de competencias internacionales y porque Colombia tenía renombre.

Puede ser de su agrado: Corredor paralímpico batalla en el Tour Colombia

“La Federación Colombiana de Ciclismo viene trabajando con la intención de recuperar esa categoría UCI”. Esa es la tarea principal que se trazó tanto Jorge Ovidio González cuando era presidente de la entidad, como ahora su titular, Mauricio Vargas.

Todas las carreras tienen una clasificación. Desde 2005, la Unión Ciclista Internacional, el máximo organismo de este deporte, estableció una especie de ranquin, empezando por el World Tour (con las escuadras mejor conformadas e importantes como el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España que incluyen tres o más semanas de competencia). Continúan las pruebas Procontinentales (17 carreras por etapas de menos de seis días y 20 pruebas de solo un día -clásicas- que se clasifican como HC (especial) y 1.

2. Etapas

En la competencia que termina este domingo en Bogotá se disputan solo seis etapas en una o dos regiones, y en la Vuelta, que llegará esta temporada a sus 70 años de creación, se celebran entre 11 y 14 fracciones por varios departamentos, fiel a la tradición de intentar copar la mayor parte posible del territorio nacional. En el Tour 2.1 participan este año 27 equipos (6 pedalistas integrantes) y 162 corredores; en la Vuelta, por ejemplo de 2019, actuaron 139 ruteros de 15 escuadras (cada una con 9 integrantes).

El periodista Manuel Martínez, del diario francés L’Équipe, y quien estuvo hace 25 años en Boyacá cubriendo los Campeonatos Mundiales de ruta, advierte que en este tipo de eventos es muy importante el progreso no solo de la prueba sino del mismo país. “En esta ocasión he notado una gran diferencia. En aquella época todo estaba lleno de policías y militares, y claro, los europeos estábamos preocupados al ver tanta seguridad, ahora se siente mayor tranquilidad y libertad”, dice.

Lea más aquí: Lo más importante del Tour Colombia es la gente: Hodeg

Las etapas, teniendo en cuenta que se inicia la temporada, han sido diseñadas con especial atención en que no sean “matadoras”, de gran montaña, aunque no se descarta claro está por ser Colombia un país montañoso. Pero se hace así porque los ciclistas apenas están “despegando” motores y una exigencia así sería contraproducente. Muchos de los ilustres pedalistas que corren a comienzo de año la toman como preparación; en la otra los participantes la afrontan como principal objetivo de temporada. La exigencia de esta última es más dura que la primera.

3. Escuadras

Por correrse a comienzo de temporada y tras figurar con categoría 2.1, en la primera pueden participar elencos WorldTeam -máximo seis-, ProTeam, continentales y selecciones nacionales.

“Este año en la prueba compiten Ineos, UAE Emirates, Deceuninck-Quick Step, Movistar, EF Education y el Israel Start Up, que cuentan con resgistro para la máxima división, así como Androni Giocattolli, Bardani, Rally Cycling, Vini KTM y Team Novo, que figuran como elencos Pro Team, además de 10 conjuntos continentales, entre los que aparecen Colombia Tierra de Atletas, EPM, Team Medellín, entre otros, y también cinco selecciones nacionales”, manifestó Eder Garcés, ibntegrante del staff de organización.

Caso contrario en la ronda del país, en la que no toman parte las dos primeros nombrados; además, muchos de los ídolos no están presentes porque el certamen, que normalmente se realiza a mitad de año, se les cruza con el calendario europeo.

Hasta el año pasado competían en la Vuelta elencos nacionales, pero ahora que recuperó la distinción UCI, en su nivel 2.2, pueden actuar conjuntos de marca del país, continentales y selecciones nacionales.

4. Invitados de lujo

Años atrás, la Vuelta a Colombia o el Clásico RCN (la segunda prueba en importancia del país) hacían ingentes esfuerzos por contar con figuras europeas y venían de vez en cuando, como Fausto Coppi, Felice Gimondi, Bernard Hinault, Greg Lemond o Laurent Fignon, quienes en su momento fueron grandes ruteros de las décadas 50 a 80 del siglo pasado. Hoy, justamente por la clasificación de la carrera y la fecha de su ejecución (mitad de año, cruzándose con la gran temporada en Europa), no vienen.

Chris Froome, el más ilustre de los ciclistas de la última década, rompió los moldes al venir a correr en Colombia. Y aunque lo hizo en el Giro de Rigo, una prueba más recreativa que competitiva dos años atrás, permitió que el país abriera puertas a otros y vieran en Colombia la posibilidad de hacer una pretemporada.

“Siempre invitábamos a estos manes, pero decían que les daba miedo estar acá, tenían una imagen distinta de lo que somos y tenemos. Sin embargo, quienes venían terminaban enamorándose. Ahora da felicidad que los grandes equipos se interesen por visitarnos, que conozcan nuestro ciclismo y la gente que es chévere y bacana”, apunta Rigoberto Urán en medio de las figuras internacionales que lo acompañan en el Tour Colombia 2.1.

Esto le puede interesar: “El Tour Colombia es uno de los más importantes de América y esperamos hacerlo bien”: Egan

Concepto que expresan los extranjeros. El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), el segundo mejor corredor del mundo en 2019, manifiesta que “amo estar aquí porque sé que puedo tener una buena preparación para el resto de la temporada. Me ayuda demasiado entrenar en la altitud, en estas montañas, debido a que llego en mejor rendimiento físico a Europa, y sobre todo de cara al Tour de Francia como a los Olímpicos de Tokio. En realidad en Colombia hay mucho nivel deportivo”.

No es fácil, entonces, contar con esos ilustres a no ser que la carrera sea reconocida por la UCI y tenga todas las especificaciones para contar con sus equipos.

5. Imagen nacional

Otra particularidad en la cita actual es el interés de la prensa internacional. En esta edición del Tour estuvieron presentes cerca de 120 medios de 30 países, entre ellos de Francia, España, México, Argentina y Japón. Hasta llamó la atención la presencia del fotógrafo nipón Yuzuro Sunada, que ha hecho presencia en 31 tours de Francia y 30 mundiales.

El estadounidense Tejay Van Garderen (EF Pro Cycling) en diálogo con EL COLOMBIANO señaló que “la gente, los corredores, el clima, las montañas, todo ello son perfectos para iniciar competitivamente el año. Es una experiencia que quería vivir en un hermoso país al que se debe regresar”.

“Colombia, gracias a su evolución, transmite seguridad. Antes era un destino impensable debido al desconocimiento y a la mala información, pues solo se sabían las cosas malas”, apuntó al respecto el director deportivo del EF Pro Cycling, el español Juan Manuel Gárate.

6. Montaje y organización

Entre tanto y por ser un evento 2.1,el Tour requiere de un montaje mayor, como asegura Carlos Mario Naranjo, comisario nacional UCI. “Se requieren más vallas, lo mismo que carpas de patrocinadores, el escenario de premiación es más grande y la transmisión es mejor. En el Tour se necesita un comisario internacional nombrado por la UCI, en la otra no porque todavía no hace parte del calendario de esta entidad”.

Este tema puede llamar la atención: El Tour Colombia-2020 la sacó del estadio

“El Tour 2.1 se convirtió en una carrera grande, hay mucho nivel, actúan los mejores corredores. La organización es muy buena, ya somos referencia y eso es lo que buscamos, que cada año vengan más y que nuestras carreras progresen”, advierte Urán, una de las figuras de la prueba que ya es mirada con más respeto por el lote internacional del ciclismo, objetivo al que apunta la Vuelta a Colombia que ya toma ejemplo para arrancar definitivamente.

La pregunta

Tras este panorama, aficionados, ciclistas, entrenadores y hasta la prensa especializada se preguntan: ¿podrá, algún día la Vuelta a Colombia ser como el Tour Colombia?

La respuesta es contundente y la da el expresidente de la Fedeciclismo y uno de los pioneros de organización del Tour, Jorge Ovidio González.

“La vuelta a Colombia jamás podrá ser como el Tour Colombia ya que este último es una carrera con equipos Word Tour, pro continentales, continentales y selecciones por ser de categoría 2.1 y Vuelta a Colombia es de categoría 2.2 que es solo para equipos continentales, pro continentales, selecciones y elencos sencillos de marca del país. Ejemplo: el equipo Ineos no puede participar en una categoría de categoría 2.2 que es la de la Vuelta”.

No obstante, coincide con los más románticos que quisieran ver una Vuelta grande. Para eso, justamente la Federación hace gestiones ante la UCI, para ir, de a poco, conquistando espacios y categoría, pues la idea es que la Vuelta recobre su nombre de principal carrera de Latinoamérica.

LINK ORIGINAL: El Colombiano

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation