Llanto de niños y padres en primer día de Inicial - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Esta semana los primeros niveles de las unidades educativas trabajan con un horario diferenciado para que los niños se adapten al periodo escolar. Es también un tiempo para superar el desapego de los niños.

El primer día de clases de Alexandra, de tres años de edad, fue más difícil de lo que su mamá, Viviana Galarza, imaginaba cuando la alistaba para ir a la escuelita. “Ella lloró. Yo me hice la fuerte, pero después me quedé llorando en la puerta del jardín. Me ganó el sentimiento”, comentó la madre de familia.

El caso de Alexandra y Viviana no es el único. Ayer, durante la inauguración del año lectivo de los niveles de Educación Inicial, el llanto de los niños que no querían separarse de sus padres y la angustia de los familiares en las puertas de ingreso, fue el tópico del día.

Como Alexandra, alrededor de 8.000 niños en Cuenca iniciaron ayer su etapa escolar, con un periodo de adaptación que de acuerdo con la docente y psicológa educativa, María José Narváez, ayudará tanto a padres como a niños a superar el desapego que representa ir por primera vez a clases.

Adaptación Narváez explica que la angustia de los padres de familia al dejar a sus niños en la escuela es normal en los primeros días. “Hay cierto sentimiento de culpa por dejarlos solos, pero los familiares del niño deben entender que no les están haciendo ningún daño, sino al contrario, fortalecen y estimulan su desarrollo”, señala.

La docente sostiene que ese sentimiento de angustia desaparece con el tiempo y que por eso es importante el periodo de adaptación. Es el caso, por ejemplo, de Daniela Cárdenas, quien considera que el inicio de clases representa una oportunidad para la ocupación del tiempo de su hija Sofía.

La joven madre de familia trabaja todo el día y aunque recibe la ayuda de su familia para el cuidado de la menor, el tenerla en una institución educativa en la mañana le permite desarrollar sus labores con mayor tranquilidad, asegura.

La hija de Daniela asiste a preescolares desde que tenía un año de edad y aunque al inicio fue duro para las dos, ambas se han acostumbrado al periodo de clases regulares.

Narváez acota que es importante que, por otra parte, los padres de familia transmitan seguridad a sus niños para esta nueva etapa de sus vidas. Explica que “por más bonita que sea el aula de clases”, los estudiantes se sentirán en un sitio extraño durante los primeros días, lo que puede generarles rechazo y estrés.

“En este periodo de adaptación lo que hacemos es que poco a poco se vayan integrando con sus compañeritos, que se apropien del espacio en el que se encuentran, que ganen seguridad y estén dispuestos a aprender jugando”, dice la profesora.

Añade que si bien estos niveles no son obligatorios, ayudan al niño en su desarrollo motriz y psicosocial, lo que le será de gran ayuda a futuro. (I)

John Machado Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LINK ORIGINAL: Diario El Tiempo

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation