Lejos de Tokio - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

No quiero ser pesimista, pero la cuesta para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 luce bastante empinada para la selección masculina de baloncesto de Puerto Rico.

A juzgar por la actuación en China, los rivales que estarán en el Repechaje Olímpico y el nivel demostrado por otros equipos —como por ejemplo Argentina, que superó y conmovió con su exquisita ejecución en ambos lados de la cancha y demostró un baloncesto sin fisuras y con brillantez ante la poderosa y talentosa escuadra de Serbia— hace que ir a Japón luzca como una tarea imposible para Puerto Rico.

No me voy a autoengañar. Avanzar diecisiete años después a la ronda de los mejores 16 no fue un logro para Borinquen. Porque no fue el qué, sino el cómo. Dos canastos milagrosos en el último segundo evitaron una debacle mayor. ¿Que valen igual? Sí. Pero fue una dosis de nuestra realidad en el básquet mundial.

Es de valorar el esfuerzo, compromiso y sacrificio de jugadores y cuerpo técnico de representar a la patria; así como la intensidad y agresividad que demostraron. Hay que reconocer además, la mejoría defensiva (falta mucho) y las aportaciones del novato Isaiah Piñeiro y Devon Collier. Pero fuera de eso, Puerto Rico no despertó pasiones. Más lo hizo el equipo B del recambio que ganó medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima. Ese que jugó de tú a tú y altruista contra Argentina durante 30 minutos en la final.

En China también se jugó con el corazón y la cría, sí. Igual que Argentina. La única diferencia es que los argentinos supieron suplir con genialidad sus carencias individuales desde la colectividad. Por ejemplo, contra los serbios tuvieron cuatro pulgadas más enfrente (6’5″ vs. 6’9″), pero su calidad de juego fue otra cosa. Todavía 48 horas después se habla de eso.

Esa Argentina que aún emana ese hermoso recuerdo de la Generación Dorada. Pero que hoy, aún con su último bastión —Luis Scola— dando cátedra, llegó y solventó sin drama el temido recambio generacional y ahí sigue estando, entre los mejores del mundo. Porque no fue el qué, sino el cómo.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Success! An email has been sent to with a link to confirm list signup.

Error! There was an error processing your request.

Noticias Clave – Deportes Please enter a valid email address. Sign up Manage your lists Mientras la escuadra albiceleste demostró que la estatura y edad ya no son excusas; el conjunto boricua —que, valga aclarar, superó a la gaucha en pies y pulgadas (6’6″) y años (29 vs. 27)— sigue siendo el mismo de hace tres Mundiales atrás. Caótica, loca y atípica en su forma de ejecutar. Y seguirá siendo así mientras la mentalidad sea jugar en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) y en la Liga de México. Las cosas como son. La Liga de España es la competición con más jugadores en las semifinales (16, seis argentinos) por delante de la NBA (13).

Dicho esto, de cara al complicado Repechaje Olímpico —que será como ‘otro’ Mundial— Puerto Rico deberá intentar enfocarse en el cómo y no en el qué. Olvidarse del cliché ‘de volver a ganarse el respeto’. Todavía falta mucho para eso. Si desea hacerlo, tendrá que ser ganando con un juego que despierte pasiones, y perdiendo porque el otro fue mejor.

LINK ORIGINAL: El Vocero

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

158015