Legarda, más allá de sus composiciones musicales - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / “Hoy nos vamos de viaje, mochilas y cantimploras, la brújula que no falte y el reloj para ver la hora”. Primera estrofa de la canción  Te encontraré, de Legarda.

Con la entrega de las cenizas de Fabio Legarda a su familia, se empieza a cerrar otro capítulo trágico en la historia de Colombia, en la que las balas perdidas cobran víctimas inocentes.

Ayer a las 10 de la mañana, como lo confirmaron familiares del artista a EL HERALDO, fueron entregadas las cenizas del joven asesinado el pasado jueves en Medellín. Estas serán trasladadas hasta Atlanta, en donde viven sus padres y hermanas.

Paso por la Costa

Su padre Fabio Legarda, notablemente afectado, contó a la W Radio que siendo muy niño, su hijo por poco es secuestrado por la guerrilla, cuando vivían en Tierralta Córdoba. “Él tenía tres o cuatro años”.

En ese momento el progenitor del fallecido artista era teniente de la Policía y había sido enviado a ese municipio de la Costa. Por el hecho, Fabio Legarda decidió enviar a su familia a Montería, donde vivieron poco tiempo.

Luego de esto la familia Legarda Lizcano viajó a Apartadó. En esa ciudad el oficial de la Policía decidió retirarse de la Institución, ante la creciente violencia y amenazas en su contra.

Fue ahí cuando aterrizaron en Barranquilla y desde la capital del Atlántico partieron hacia Atlanta, Estados Unidos.

En esa metrópoli estadounidense Legarda realizó sus estudios de secundaria e ingresó becado a la Universidad de Georgia, donde se graduó como administrador de empresas con una especialización en Marketing.

“Nunca perdió una materia, fue un soñador incansable”, declaró su padre.

En la entrevista Fabio Legarda recalcó que no estuvo de acuerdo con su hijo cuando él le comunicó su interés por regresar a Colombia y desarrollar su carrera musical, ya que la violencia en el país fue el motivo que lo obligó a buscar nuevos horizontes en Norteamérica.

Sin embargo, aclara el capitán retirado de la Policía que su hijo “soñaba con regresar al país” y aunque estaba en desacuerdo decidió respaldarlo.

Legarda, de 29 años era el hijo mayor y deja otras dos hermanas.

En la cocina

 “Siempre me pedía que le enseñara trucos”, decía Carolina Asmar, una compañera de apartamento de Legarda refiriéndose a la curiosidad innata que el joven sentía por la cocina. 

Esta chef barranquillera que compartió con el artista y otro amigo un apartamento en Bogotá, ubicado en la calle 127 con carrera 21, en el norte de la ciudad, recuerda que no se daba por vencido con las recetas y aunque “era medio malo” su constancia lo llevó al reality de cocina Master Chef Celebrity. 

“Era muy fitness. Se cuidaba mucho porque iba al gimnasio todas las mañanas. Le gustaba cocinar pollo, carne. Amaba los dulces y siempre tenía escondidas galletas y papitas.

Cocinamos varias veces juntos, la cocina era una de sus aficiones”, dijo Carolina. 

Chris Carpentier, uno de los jurados del programa Master Chef, en el que Legarda fue el séptimo eliminado, publicó en su cuenta de Twitter: “tengo el alma apretada, no puedo creer tu partida. Me quiero quedar con tu sonrisa, cuando decías la palabra curry con tu estilo gringo. Te mando un abrazo hermano, mirando al cielo”.

A su voz se unió el también jurado del reality Nicolás de Zubiría. 

“Con el corazón roto en millones de pedazos. Se va un ángel al cielo. Te quiero mucho mi hermano. Un abrazo gigante y toda mi fuerza para tu familia”, posteó en Instagram. 

Alfredo González, propietario del apartamento en el que Legarda vivió en Bogotá cuando este firmó contrato con Sony Music, dice que una de las cosas que siempre recordará de Legarda, además de su alegría y sonrisa fácil, es  lo mucho que le gustaban “las arepas y el café”. 

“Me gusta cocinar y yo como soy de origen venezolano le hacía cachapas y arepas. Mientras convivimos cocinábamos juntos el almuerzo y la comida. Era una persona alegre, autentico, optimista, estaba enamorado de lo que hacía”, manifestó.  

Carolina Asmar lo recuerda además como una persona vanidosa a la que le gustaba estar a la moda. 

“Una vez me pidió que lo asesora en la forma como debía pintarse y cortarse el cabello. Esa vez se lo aclaró y se rapó a los lados en In vitro, la peluquería que acostumbraba visitar”, agregó Asmar. 

Jorge Arzuaga, su peluquero de confianza, asegura que cuando Legarda llegaba a la peluquería siempre “le leía en la mirada” una frase: “tengo ganas de hacer algo loco con mi cabello”. 

“Recuerdo a una persona noble, siempre sonriente. Más que cliente era el amigo de todos por eso consentía sus caprichos con el cabello”, dijo. 

Su tía, Beatriz Legarda, con el dolor aún intacto por la muerte de su sobrino, dice seguir “impactada por la noticia”. 

“Mi sobrino era un joven encantador, lejano a los conflictos. Nos ha dejado un mensaje de amor en medio de tanto dolor. Nos fortalecemos al pensar que él vino por una misión, vino a enseñarnos que es mejor tener más sueños y menos armas”, dijo Beatriz, hermana de Fabio Legarda, padre. 

El primo del cantante, fallecido, Sebastián Pacheco Legarda, quien vive en Montería, habló con esta casa editorial por la “pronta e injusta muerte” del joven. 

“Tenemos que cambiar como país. Tenemos que impedir que la violencia continúe llevándose vidas inocentes. Mi primo estaba creciendo como artista, estaba lleno de sueños y de vida”, reclamó Pacheco. 

La investigación

 Como lo contó a los medios de comunicación Raúl Humberto González, director de Fiscalías en Medellín, todo indica que el proyectil de bala que acabó con la vida de Legarda salió desde el arma de un escolta, al cual intentaron atracar en el sector residencial de El Poblado, donde ocurrieron los hechos.

“Se comprueba que el hecho giro en torno a una situación de fleteo, dos sujetos intentaron hurtar a una persona que acababa de hacer un negocio con un vehículo, un negocio en el que no hubo transacción de dinero, pero estas personas aparentemente pensaron que se había dado un intercambio en efectivo, hacen el seguimiento y en un sector residencial del barrio El Poblado, abordan a esta persona, que era un escolta (…) este desenfunda su arma, da de baja a uno de los delincuentes, al otro lo deja herido y cae seis cuadras más adelante. En el intercambio de disparos se dio la lamentable muerte de Legarda”, contó el funcionario.

González agregó que en las declaraciones del escolta a la Fiscalía y a la Policía, este dijo que hizo entre seis a ocho disparos y nunca tuvo la intención de atentar contra el artista. 

“Suponemos que el proyectil salió del arma del escolta (…) el arma de la persona de la motocicleta no tenía ningún proyectil disparado”.

La Fiscalía también confirmó que Legarda estaba sentado en el puesto del copiloto, en otro vehículo, a unos tres metros de donde salieron los proyectiles.

Al cierre de esta edición, la Fiscalía estudiaba la posibilidad de imputar cargos al supuesto autor del homicidio del joven músico.

LINK ORIGINAL: El Heraldo

Entornointeligente.com

Smart Reputation

117163