La viruela del mono revive los temores del inicio de la pandemia del sida en hombres homosexuales

la_viruela_del_mono_revive_los_temores_del_inicio_de_la_pandemia_del_sida_en_hombres_homosexuales.jpg
Entornointeligente.com /

Eric Sawyer siente un miedo familiar. En Fire Island Pines, donde posee un bungalow, los hombres han estado intercambiando historias sobre síntomas espantosos, examinándose unos a otros en busca de cualquier defecto, buscando intervenciones médicas que escasean. Para Sawyer, de 68 años, este tipo de ansiedad no es un artefacto sino una cicatriz en su corazón.

«Si bien la viruela del simio no es mortal, al igual que con el VIH, hay innumerables historias de terror», dice Sawyer, un activista que en 1987 estaba enrolado en ACT UP, el colectivo que trabajó para poner fin a la epidemia del sida. «Esto abre las heridas abiertas, trae de vuelta el duelo interrumpido por la muerte de tantos amigos».

Desde el 17 de mayo, se han identificado casi 5200 casos de viruela del simio en los Estados Unidos, aunque ninguno ha sido fatal; una abrumadora mayoría de los infectados en todo el mundo han sido hombres que tienen sexo con hombres, un grupo demográfico cuyas amplias y densas redes sexuales son un conducto para un virus que se propaga a través del contacto físico cercano, a menudo íntimo.

Puede que el flagelo no sea tan grave como el VIH, o que el coronavirus siga causando el Covid-19, pero la viruela del mono ha llegado en un momento en que los hombres gays en Estados Unidos se sienten estresados y vulnerables. Sawyer piensa en el reciente aumento de la homofobia, incluida la legislación contra los homosexuales a nivel estatal y un aumento en las amenazas y ataques a las personas LGBT+. Un síntoma social de la viruela del simio es el temor de que el país se encamine hacia un túnel del tiempo. En la década de 1980, el sida fue mal etiquetado por primera vez en los medios de comunicación como «deficiencia inmunológica relacionada con los homosexuales», y la comunidad homosexual sufrió no solo de la enfermedad sino también de un renovado ostracismo.

«Me temo que un gran brote en la comunidad gay de algo como la viruela del mono va a exacerbar los ataques directos y planificados contra nuestra comunidad», dice Sawyer.

Sin embargo, la comunidad es más visible, poderosa, aceptada y está más preparada que hace 40 años, gracias al trabajo de personas como Sawyer, quien dice que ayudó a organizar las vacunas para 2000 visitantes de Pines durante tres semanas en julio. A partir de la crisis del sida, la comunidad gay ayudó a diseñar protocolos, redes y modelos de respuesta a la pandemia que se han utilizado para abordar el covid-19 y ahora la viruela del mono.

«Hay una línea directa, en términos de la cultura de lo que estamos haciendo», dice Keletso Makofane, de 35 años, un epidemiólogo que está creando un estudio rápido dirigido por homosexuales sobre redes sexuales y síntomas de viruela del mono en Nueva York para guiar la distribución del suministro limitado de vacunas. ACT UP sigue siendo un centro importante para movilizar a la gente, dice, y las personas queer celebran reuniones semanales, se dividen en comités y planifican acciones colectivas para responder a la viruela del mono.

«Ese vocabulario proviene de ACT UP y los movimientos intermedios como Occupy que están reverberando», dice Makofane, quien trabaja principalmente en su apartamento del noveno piso en Harlem. «Definitivamente no estamos creando estructuras desde cero».

La viruela del mono es un virus muy diferente al VIH, y lo que pasa en el 2022 está a años luz de lo que sucedía en 1981. Pero hay un eco espiritual en el brote actual, «una memoria cultural reflexiva que existe incluso fuera de las personas que lo vivieron por primera vez», dice Demetre. Daskalakis, de 48 años, director de la división de prevención del VIH/SIDA de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Está la respuesta del gobierno, que ha sido lenta y dispersa, según expertos en salud pública que criticaron la falta inicial de comunicación clara sobre las pruebas, los síntomas y quién estaba en mayor riesgo. Está el estigma impuesto a la comunidad que se ve afectada primero. Está la ira latente durante las manifestaciones, en las agencias de salud pública, hacia cualquiera que pueda convertir el brote en un arma. ¡Y las lesiones de la piel. El sarcoma de Kaposi fue una señal de una muerte casi segura en la década de 1980, y ahora las pústulas de la viruela del simio son un presagio de un dolor agudo, aunque sea temporal y no mortal.

Lo que está en juego es mucho menor, en cuanto a la mortalidad, pero la preocupación es alta. Todo sarpullido por calor es sospechoso. Cada vello encarnado es una afrenta. Algunos homosexuales gays han sido insultados en la calle por ser «portadores de enfermedades». Los mensajes de texto sobre posibles exposiciones a infecciones de transmisión sexual tienen ahora un aura más amenazadora. Se están agotando nuevos adjetivos y metáforas para describir el dolor que puede acompañar a una infección («visceral», «insoportable», «cuchillos», «rizador»).

Sigue leyendo en Infobae

SuNoticiero

LINK ORIGINAL: Su Noticiero

Entornointeligente.com