La sinceridad - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Episodios como el de las imputaciones deshonrosas pero infundadas en el fragor de la campaña local por la elección del próximo alcalde atípico y que rápidamente se esparcen por redes sociales; o la presunta participación del veterano líder de la Farc en actos de narcotráfico con posterioridad a la firma de los acuerdos de paz, expresan sensibles episodios de inobservancia de la sinceridad con graves repercusiones sociales.

Cuando la mentira queda en la esfera privada, el daño inmediato no suele repercutir más allá de las personas de nuestro círculo. Pero cuando no hay sinceridad en los hombres que optan por dirigir el Estado o ponerse al frente de organizaciones, el daño siempre es directo, general y suele ser irreparable.

La sinceridad en los asuntos de interés público trasciende a las personas que son sus protagonistas, pues se relaciona con el principio de confianza; y cuando ésta se resquebraja, los términos de las bases de la convivencia se difuminan, generando un ambiente de suspicacia y aprehensión entre quienes gobiernan y sus opositores, que va más allá de la necesaria y motivante lucha civilizada por el poder, para convertirse en una asquerosa confrontación entre quienes nos lideran, lo que genera desasosiego entre los gobernados con la consecuente pérdida de legitimidad del Estado.

El relajamiento en el sentido de la veracidad nos llena de desconfianza en las instituciones y en las personas que nos dirigen. Para el caso de Cartagena, lo que pasa en la actual campaña nos hace perder la esperanza en que es posible elegir a un alcalde que nos lidere con dignidad, del cual sentirnos orgullosos y en el que nos sintamos sobriamente representados. Y nacionalmente, desconcierta que líderes de la exguerrilla de las Farc hayan seguido operando el ilícito del narcotráfico, cuando han negado haber sido parte del nefando negocio, y han sido recibidos en la legalidad con ventajas sin precedentes.

Si el compromiso de los líderes del Partido Farc es obrar con lealtad, es indispensable que frente a las decisiones de la Fiscalía no se dejen guiar por las pasiones que nublan la objetividad; que de ser ciertas las imputaciones contra Santrich, las condenen sin ambages; que envíen un mensaje contundente sobre su rompimiento real con ese negocio perverso. Si ello no ocurre, no veo cómo se pueda recuperar la plena confianza en cumplir los acuerdos de paz. Por la misma razón, en lo local, son inaplazables las condenas enérgicas de los candidatos a la Alcaldía contra las mentiras propagadas por las redes sobre sus contendores.

*Abogado

[email protected]

Entornointeligente.com

Follow Me

.