La razón - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Decía Pascal: “Hay razones del corazón, que la razón desconoce”. El refrán resultó tan certero y ajustado a la realidad que ha sobrevivido en el tiempo; hechos científicos le dan la razón a Pascal.

Investigadores del Primer Mundo analizan las células del corazón, ¿qué encuentran? Nada menos que células iguales a las del cerebro: neuronas. Lo más interesante tienen vida propia, el dicho de Pascal era cierto. No es igual lo que siente el corazón al cerebro. A veces, entra en contradicción con la razón. Si hemos estado en situaciones dilemáticas sabemos que es así.

De esto pasamos a la cuestión que me preocupa: “tener la razón”. Esto es un “ritornello”. Estamos desesperados por tener la razón. ¿Pero, qué significa esto? ¿Por qué queremos tener la razón? ¿Qué implica tener la razón? Es interesante analizar esto. La razón, cotidianamente remite a “ganar” la discusión, el debate o la polémica. Hay razones de tipo jurídico, refieren abogados y juristas. Implica pruebas, datos, evidencias. Hay la razón filosófica: esta es la de los debates, de las discusiones apasionadas o serenas, no importa. Se trata de esgrimir argumentos suficientes para que uno o varios de quienes discuten tengan la razón filosófica, se queden en silencio o presenten contra argumentos débiles, que nadie cree.

Cuando se produjo la reunificación alemana, (1989-90) líderes maravillosos,-quienes la organizaron- acordaron lo que resultó un ejemplo para el mundo. En las intensas y profundas discusiones que se produjeron para lograr en paz ese proceso, verdaderamente difícil, la discusión se extendía, y tenía un fin: hasta llegar a la falta de ideas y planteamientos por alguna de las partes.

El acuerdo era que, quien así quedaba, aceptaba como buenas las propuestas del grupo que se oponía. Ni que decirlo, los marxistas se quedaron sin algo que proponer con bastante rapidez. Apenas lograron la supremacía en un tema: la plusvalía.

Según la información que manejo, los dos sectores cumplieron el pacto. Alemanes tenían que ser.

Hay también la razón de la sin razón. Es la del impulso incontrolable y salvaje: hace que parezca que todo está muy bien pensado y sin embargo, es una sin razón. Al ver el entorno interno, podemos comprender el desastre que implica esa postura y cómo se ha extendido. ¡Dios nos proteja!

LINK ORIGINAL: La Verdad de Monagas

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation