La primera vuelta al mundo: el brutal viaje de Magallanes y Elcano hace 500 años en el que solo sobrevivieron 18 de los 250 tripulantes - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Getty Images Los 250 hombres que partieron del puerto de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519 no eran conscientes de las repercusiones que tendría el viaje que acababan de emprender. El 20 de septiembre de 1519, una flota compuesta por cinco naves y 250 hombres partió del puerto de Sanlúcar de Barrameda, en el sur de España, hacia el Atlántico. Al mando del buque insignia, la nao Trinidad, estaba el capitán portugués Fernando de Magallanes.

Ni Magallanes ni sus hombres eran conscientes entonces de que su expedición cambiaría el curso de la historia: sin saberlo, se convertirían en los primeros en dar la vuelta al mundo, hito del que se celebra su quinto centenario.

Pero también fue una auténtica hazaña de resistencia humana: la primera circunnavegación al globo fue un auténtico infierno de enfermedades, hambre y violencia, apunta el historiador Jerry Brotton en BBC History Magazine.

De hecho, solo 18 de esos 250 tripulantes regresaron a Sanlúcar, tres años después de haber salido de ese puerto.

Y aunque muchos le atribuyen a Magallanes el crédito de ser la primera persona en circunnavegar la Tierra, el portugués no está entre los 18 que sobrevivieron.

Pero eso no le quita el mérito de ser el explorador que ideó y emprendió esta histórica -y dura- travesía.

Los lugares, animales y plantas que Magallanes y los europeos desconocían antes de la primera vuelta al mundo (y cómo cambiaron su visión del planeta) Por qué la América española se dividió en muchos países mientras que Brasil quedó en un solo país La idea de Magallanes El destino principal de este gran viaje no era dar la vuelta al mundo, sino llegar a las Islas de las Especias -o islas Molucas, en Indonesia- y sus riquezas por la ruta oeste, que era lo que había pretendido Cristóbal Colón cuando se encontró con el continente americano.

Getty Images Fernando de Magallanes no sobrevivió a la hazaña. Portugal controlaba la ruta conocida hacia el oriente a través del cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de África.

Después de examinar mapas y globos, Magallanes llegó a una conclusión sorprendente.

Creía que podría llegar a la región mucho más rápido viajando en la dirección opuesta, alrededor de la punta de América del Sur, a través del recién descubierto Océano Pacífico y hasta las islas productoras de especias, en el archipiélago indonesio.

La deuda, el motor que impulsó la Conquista de América y el nacimiento de la economía moderna La fascinante historia de la carta que Colón escribió tras llegar a América y que EE.UU. acaba de devolver a España Pero Manuel I, el rey de Portugal, rechazó la idea de Magallanes.

Eso no detuvo al explorador portugués, que fue entonces a ofrecerle sus servicios al gran rival de Manuel I: Carlos I de España y V del Sacro Imperio romano.

«Portugal dominaba completamente la ruta al oriente, pero no le interesaba montar una expedición hacia el oeste, porque ya controlaba la otra, y el proyecto de Magallanes allí tenía poco sentido. Pero España lo acogió estupendamente», le explica a BBC Mundo Braulio Vázquez, archivero del Archivo General de Indias, en Sevilla.

Getty Images Mapa del Océano Pacífico de 1595. Aunque muchos nobles españoles recelaban de una expedición bajo el mando de un comandante portugués, el emperador Carlos V aceptó la propuesta de Magallanes.

Esta consistía en navegar alrededor del Cabo de Hornos, cruzar hasta las Molucas, embarcar un cargamento de especias y regresar por la misma ruta, reclamando las islas para España.

Poco después del descubrimiento de Colón, en 1494, España y Portugal, las grandes potencias de la época, llegaron a un acuerdo para repartirse las zonas de navegación del océano Atlántico y los territorios del «nuevo mundo» en el llamado Tratado de Tordesillas .

El día (hace 525 años) en que Portugal y España se repartieron el «nuevo mundo» Magallanes estaba convencido de que las Molucas estaban dentro de la esfera de influencia castellana, y por tanto podrían traer las especias sin problemas desde allí.

Pero detrás de esa creencia del portugués estaba un error de cálculo que tuvo funestas consecuencias para su expedición.

Los primeros obstáculos La flota partió desde Sanlúcar hasta las islas Canarias, después se dirigió hacia las islas de Cabo Verde antes de cruzar el Atlántico hasta la costa sudamericana, llegando a la actual bahía de Río de Janeiro en diciembre de 1519.

Es a partir de ese momento, relató el historiador Brotton, cuando las condiciones empiezan a deteriorarse.

Después de meses de búsqueda en la costa este de América del Sur, Magallanes no podía encontrar un pasaje al oeste .

La tripulación tuvo que soportar un invierno brutal -y los marineros tenían que dormir en cubierta en condiciones casi de congelamiento-, mientras las raciones se reducían y aumentaba el hambre, dando lugar a motines en las naves.

«Los ánimos empeoraron aún más cuando uno de los barcos naufragó debido al empeoramiento del tiempo, y la búsqueda del prometido estrecho al Pacífico se extendió durante semanas, luego a meses», escribió el historiador.

En la dura travesía en esas aguas desconocidas otro de los barcos desertó y se escapó de regreso a España.

Fue una enorme pérdida, explica Vázquez, pues se trataba de la nao San Antonio, la más grande y la que llevaba más alimentos.

«Fue una expedición que entre motines, rebeliones, hambre, sed… Fue perdiendo a muchos de sus componentes en la primera mitad», señala el archivero.

Pero después de sobrevivir al invierno y a los muchos meses de búsqueda infructuosa, Magallanes y sus hombres finalmente encontraron el paso al otro lado de América del Sur.

El 28 de noviembre de 1520 entraron en lo que Magallanes bautizó como m are Pacificum (mar Pacífico).

El navegante portugués, sin embargo, no sabía la magnitud de la amenaza que aún le esperaba

Getty Images Magallanes no se podía ni imaginar la verdadera dimensión del océano Pacífico. El Pacífico Magallanes pensaba que la parte más difícil del viaje ya había pasado y solo restaba un breve crucero hasta las ricas Islas de las Especias.

«Pero la combinación de malos mapas, malos cálculos y el hecho de que fue el primer europeo en estar en estas aguas, convirtió este ‘breve crucero’ en una pesadilla de 100 días de hambre, escorbuto y muerte».

Así se lo relató a la BBC Paul Rose, experto en navegación y quien fue comandante de la estación de investigación británica Rothera en la Antártida durante 10 años.

Magallanes había utilizado mapas y globos terráqueos que subestimaban la circunferencia de la Tierra.

No podía ni imaginar la escala del Pacífico , un océano que tiene el doble del tamaño del Atlántico y que abarca un tercio de la superficie de la Tierra.

«Así pasaron los siguientes tres meses cruzando el Pacífico en busca de tierra. Las condiciones eran horribles y el escorbuto comenzó a devastar a la tripulación», escribió Brotton en la BBC History Magazine.

Y así lo relató Antonio Pigaffeta , uno de los tripulantes cuyas crónicas a bordo se convirtieron en uno de los relatos más conocidos de la travesía:

Durante tres meses y veinte días no pudimos conseguir alimentos frescos.

Comíamos bizcocho, aunque ya no era bizcocho sino polvo mezclado con gusanos y lo que quedaba apestaba a orines de ratas.

B ebíamos agua amarilla que lleva ba podrida muchos días. También comíamos algunas pieles de buey que cubrían la parte superior del patio principal.

Getty Images La desesperación de los marineros por las malas condiciones conllevó varios motines. Cuando Magallanes se da cuenta del tamaño del Pacífico «le queda claro que las Islas de las Especias no están en la esfera de influencia castellana», explica Vázquez.

Entonces decide tomar otro objetivo: las islas Filipinas .

«Cuando toca tierra en Filipinas y toma contacto con los caciques y los reyes locales, ve que aquella tierra tiene recursos, oro… y decide meterse en la política local de esas islas para sacar partido», cuenta el archivero.

En una «pésima decisión» , Magallanes inicia una política de hacer alianzas con ciertos reyes, pero el rey de la isla de Mactán se opone.

El portugués decide entonces invadir la isla junto con otros 40 tripulantes.

«Fue una extralimitación fatal. La gente de Mactán se resistió violentamente y Magallanes y sus marineros se enfrentaron con cientos de guerreros locales», escribió Brotton.

Magallanes fue asesinado y su cuerpo nunca fue recuperado. Para el navegador portugués, la travesía terminó en Mactán, sin completar la vuelta al mundo.

No terminó, sin embargo, la expedición que él planeó y emprendió.

Las ansiadas especias, bajo un nuevo comandante El capitán español Juan Sebastián Elcano quedó como el nuevo comandante de la expedición, y fue bajo su mando que navegaron hasta el destino que ambicionaba Magallanes: las Islas de las Especias o las islas Molucas, a donde llegaron en noviembre de 1521.

Getty Images Ilustración a color de Juan Sebastián Elcano. Para entonces ya imaginaban que esas islas no estaban en la parte de influencia castellana que había establecido el Tratado de Tordesillas.

Así que cargaron a toda prisa las especias en las dos únicas naves de las que ya disponían y decidieron poner fin a la odisea y emprender el camino de regreso.

La disyuntiva que se presentaba ahora era qué ruta seguir. La nao Trinidad -que había estado comandada por Magallanes- trató de volver por el Pacífico, pero no lo logró al ser capturada por barcos Portugueses.

La nao Victoria , con Elcano al frente, se dirigió de regreso a España a través del océano Índico y bordeando el cabo de Buena Esperanza.

BBC Pero de nuevo se presentaron problemas.

«Fue una navegación totalmente épica, porque desde la isla de Timor hasta que llegan a las islas de Cabo Verde, en el Atlántico, no toman tierra, y se enfrentan de nuevo a los problemas de hambre, sed, cansancio… la nave en mal estado tras casi tres años de navegación», explica Vázquez.

Aunque no querían atracar en Cabo Verde, bajo dominio portugués, las condiciones los obligan.

Pero, cuenta el archivero, «plantean una estratagema»: no pueden decir que vienen de las Islas de las Especias, porque eso conllevaría su apresamiento, así que dicen que es una nave perdida procedente de América.

Aunque en un primer momento les creen, los portugueses acaban por apresar a 13 de los tripulantes y solo 18 consiguen escapar en la nao Victoria.

‘Primus circumdedisti me’ El 6 de septiembre de 1522 la Victoria entró en el puerto de Sanlúcar con solo 18 famélicos tripulantes de los 250 que partieron, completando la primera circunnavegación al globo de la que se tiene constancia.

Getty Images La nao victoria se convirtió en la primera en circunnavegar el globo terrestre. Además de Elcano y Pigafetta, los otros marineros que regresaron fueron: Juan de Acurio, Juan de Arratia, Juan de Zubileta, Juan de Santander, Diego Carmena, Vasco Gómez Gallego, Hernando de Bustamante, Miguel de Rodas, el maestre Hans, Antón Hernández Colmenero, Juan Rodríguez, Francisco Rodríguez, Martín de Yudícibus, Francisco Albo, Nicolás el Griego y Miguel Sánchez.

«Todos llegan en unas condiciones absolutamente penosas», dice el archivero del Archivo General de Indias.

El emperador Carlos V recibió a algunos de los supervivientes y concedió a Elcano una renta anual y un escudo de armas con un globo terráqueo y la leyenda: Primus circumdedisti me (El primero que me circunnavegó).

El capitán regresó más tarde a otra expedición al Pacífico, donde murió en 1526.

Las consecuencias de la expedición de Magallanes y Elcano La expedición de Magallanes para alcanzar las Islas de las Especias por otra ruta cambió el curso de la historia pero tuvo un enorme costo humano: más de 200 miembros de la tripulación fallecieron, muchos en circunstancias terribles.

Para Vázquez, el mundo cambia principalmente por dos cosas.

«Primero el tamaño del mundo , es decir, el Pacífico, que ya se sabe el tamaño que tiene y los siguientes viajes lo tendrán muy en cuenta».

«Y, por otra parte, se dan cuenta de que ya no hay, como se decía en las crónicas medievales, seres monstruosos, o mitológicos, sino que en todas partes nos encontramos con lo mismo, todos son seres humanos «.

Además, «Europa se percata de la complejidad y las diferencias culturales que hay en el mundo».

Por otro lado, a nivel geopolítico, el viaje de Magallanes exacerbó las tensiones políticas y comerciales entre España y Portugal durante algunos años.

Pero las consecuencias de la travesía emprendida por el explorador portugués hay que verlas a largo plazo, estima Brotton.

Y hace referencia al «florecimiento de las rutas comerciales en la segunda mitad del siglo XVI, ya que los vínculos que Magallanes ayudó a establecer entre Europa y el sudeste asiático permitieron el movimiento de personas y mercancías a través de América del Sur».

«La mentalidad de Magallanes, su imaginación y su determinación de usar globos terrestres, en lugar de mapas planos, para comprender el mundo, abrió una profusión de nuevas oportunidades comerciales», señala.

«Se podría decir que su gran viaje disparó el arma inicial en la carrera hacia la globalización , con todos los riesgos y oportunidades que esto nos presenta hoy».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete! https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc&t=10s

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=29s

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI&t=7s

LINK ORIGINAL: Acento

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

172198