La paz del siglo XXI - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Dicen que fracasaron los acuerdos de paz firmados en La Habana. El mismo Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, dijo hace poco que semejante derrota es una tragedia para la humanidad. Y los del Centro Democrático, en un debate en el Senado, ya le pasaron la partida de defunción (ellos tan acostumbrados a esas lides) al colosal esfuerzo de desmontar la guerra, con el argumento de que las Farc “incumplieron” lo pactado.

En realidad, lo que salió de Cuba fue un camino por recorrer, y nadie creyó que sería fácil, porque tratar de frenar la balacera en Colombia es, por lo general, un abismo en el que muchos se han jugado la vida. Lo firmado entre el presidente de entonces Juan Manuel Santos y Timochenko (el alias de combate de Rodrigo Londoño Echeverri) eran pasos hacia la paz, pero en estos cuatro años de pequeños avances y grandes retrocesos, esos cinco puntos se convirtieron en una plataforma de gobierno.

Por lo tanto, la tarea está muy adelantada para cualquier candidato presidencial que se le quiera medir de verdad al cumplimiento de lo firmado en Cuba. Ahí no se trata ya de “tomarse el poder” e instaurar el “comunismo”- la izquierda ya no sigue a ese fantasma- sino de retomar el camino del reformismo abandonado en 1936, en la llamada Revolución en Marcha, y frustrado a sangre y fuego en 1948, con el asesinato de Gaitán, cuando al Partido Liberal lo inspiraba la necesidad de dar el salto a la modernidad.

En medio de la violencia, de 194 excombatientes asesinados y 108 defensores de derechos humanos liquidados por la máquina de exterminio de siempre, más los 4.500 disidentes de las Farc que retomaron los fierros para continuar ese ciclo de nunca acabar y el negocio salvaje del narcotráfico que no da tregua, en medio de semejante panorama, hay el hecho histórico innegable de que se desmovilizó la guerrilla más antigua del hemisferio occidental, y quedó una ruta que el Estado y los rebeldes se comprometieron a recorrer.

La paz del siglo XXI es el programa revolucionario hecho en Colombia, sin los sobresaltos o maximalismos de proyectos azarosos como el socialismo del siglo XXI, término acuñado por el finado Hugo Chávez. En el país consagrado ahora a la Virgen de Fátima (caprichos de la beata Marta Lucía Ramírez), no se necesitarán mesías iluminados ni caudillos irremplazables. Apenas líderes que entiendan el reto de acabar de una vez por todas con el conflicto armado de múltiples cabezas.

En este momento, hay amplios sectores que quieren de verdad la paz. Y liderazgos que podrían llevar a buen puerto ese proyecto reformista. Están en la baraja, por lo pronto, Jorge Robledo, Sergio Fajardo, Gustavo Petro, Ángela María Robledo, Carlos Fernando y Juan Manuel Galán. Estos dirigentes representan diversas tendencias ideológicas centradas en romper, de una manera u otra, la mentalidad bipartidista del siglo pasado. Es claro que Petro es el más beligerante de todos no sólo por su oposición cerrada al presidente Iván Duque y a la alcaldesa Claudia López, sino por su temperamento. Robledo, Fajardo y Antanas Mockus no lo pueden ver ni en pintura. Despierta odios viscerales y amores como de barras bravas.

En las elecciones de 2018, Petro obtuvo siete millones quinientos mil votos, participación histórica para la izquierda. Hubo, por otra parte, una amplia franja que votó en blanco, en particular porque esos electores le temían al caudillismo del exalcalde de Bogotá y exguerrillero del M-19. Sin embargo, lo del excandidato presidencial de la Colombia Humana es, a fin de cuentas, un asunto de estilo más que de sustancia. Por eso fue imposible que en los pasados comicios para presidente él pudiera liderar una amplia coalición que se enfrentara a Álvaro Uribe en cuerpo ajeno. Y con todo, lo apoyaron la hoy alcaldesa de Bogotá y Antonio Navarro Wolff.

El año entrante ya empezarán en forma a perfilarse (palabra que ha entrado a formar parte de la jerga del espionaje militar criollo) las candidaturas. Ante el tiempo perdido por la desidia e ineficacia del actual gobierno y la agudización de todas las formas de violencia en Colombia (como si el tiempo pasara en vano), la gente que de verdad quiere un cambio, y que se expresó a profundidad en las marchas, cacerolazos y paros del año pasado, merece la posibilidad de votar por un frente que se oponga al desgastado uribismo, y construya la paz del siglo XXI.

Esta vez ya se verá en realidad quién juega en serio, pensando en el futuro del país, y no en sus mezquinas ambiciones políticas. No se trata de tibios o calientes, caudillos o profesores, sino de medírsele a unas elecciones primarias para establecer el candidato único que enfrentará al líder de la guerra perpetua. Se trata, nada más ni nada menos, de no seguir desperdiciando oportunidades históricas. Cada vez que lo hacemos, nos hundimos más en ese pantano de sangre del que no hemos logrado salir.

920922

2020-05-23T00:00:03-05:00

column

2020-05-23T04:38:15-05:00

jrincon_1275

none

La paz del siglo XXI

20

5043

5063

LINK ORIGINAL: El Espectador

Entornointeligente.com

Ir a Smart Reputation

Publicidad en Entorno

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins

Smart Reputation