La noche en la que Trump bailó con las mujeres de blanco - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Donald Trump llevaba en su discurso sobre el estado de la Unión el uniforme de campaña electoral: traje oscuro y corbata lisa roja. El año anterior, en el mismo escenario, el presidente había cambiado su combinación más habitual por una corbata azul. El año anterior, en su primer discurso al Congreso, optó por el azul a rayas. Fueron ocasiones de discursos mesurados, de esos que llaman «presidencialista» (un insulto para Trump y sus leales). El rojo del fuego, la sangre y la pasión podían hacer temer, contra lo que estaba previsto, en un discurso volcánico, como en sus mítines y ruedas de prensa. Con los demócratas con el cuchillo entre los dientes, ahora que controlan la Cámara de Representantes, la noche podría haber acabado en carnicería.

No fue así. Trump eligió un tono sosegado , aunque firme, en su discurso, con varios llamamientos a la unidad, a la colaboración entre ambos partidos. «No gobernemos como dos partidos, sino como una razón», imploró al principio. Una petición que parece un brindis al sol ante la realidad política estadounidense: el país viene de sufrir el cierre gubernamental más largo de su historia por el desacuerdo sobre gasto y sobre la financiación del muro en la frontera con México, los demócratas van a redoblar las investigaciones contra Trump -que el presidente criticó en el discurso- y el Congreso está dividido entre partidos.

En una ocasión como la del discurso sobre el estado de la Unión, eso no importa. La imagen y las intenciones se imponen sobre la realidad política. Es una noche de gestos y ayer no faltaron. La atención se dividía entre lo que decía Trump y las reacciones que provocaban sus palabras . Los espectadores tuvieron un ojo en Trump y el otro en Nancy Pelosi , la demócrata que desde el mes pasado preside la Cámara de Representantes, sentada detrás del presidente junto a Mike Pence, el vicepresidente. Pelosi, el símbolo de la oposición a Trump, ofreció un repertorio de reacciones a las intervenciones de Trump: aplauso tímido, aplauso en pie, mueca de incredulidad, contorsión en la mandíbula, suspiros controlados. Como buena veterana del Congreso -ya ha estado en ese sillón con anterioridad- mantuvo las formas , saludó con deportividad a Trump y a Pence e incluso se levantó para pedir calma a sus colegas de bancada cuando sonaron ligeros abucheos contra el presidente nada más mencionar la seguridad en la frontera.

LINK ORIGINAL: ABC de España

Entornointeligente.com

Smart Reputation

102094