La locura en torno a Greta Thunberg - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Si se juzgara por la reacción exaltada de los miles de personas que se unieron al coro de grillos en las redes sociales, parecería que en estos días hubiera surgido un nuevo ideólogo totalitario empecinado en dar la penúltima batalla por acabar con el estilo de vida occidental. Qué Stalin ni qué Hitler; qué comunismo ni qué nazismo. La nueva camarada-führer sería Greta Thunberg, la niña de 16 años que, muy desagradecida ella, no reconoce la enorme suerte que tuvo al haber nacido en Suecia, primer primerísimo mundo, protegida desde su nacimiento de las enfermedades, de la ignorancia y del hambre gracias a un sistema de libertades y capitalista que ahora se propone desmantelar. La derecha exaltada de este mundo ha querido ver en esta activista sueca justamente eso: un nuevo enemigo que arrastra tras de sí los peores tics totalitarios, y que, de dejarla avanzar, nos convertirá en esclavos de una nueva dictadura, ya no roja sino verde.

Pero resulta que Greta Thunberg no se ha inventado nada ni ha descubierto nada ni ha dicho nada nuevo. Es sólo una niña que por efecto del azar y de los recursos globalizadores de la tecnología se convirtió en símbolo, la cara visible (pobre ella) de un llamado de atención que vienen dando muchas personas, y no precisamente caudillos, guerrilleros o camisas negras, más bien científicos, desde hace años.

Que su enternecedor gesto, esa huelga que emprendió y que fue secundada por sus compañeros de colegio, era una chorrada, pues sí; y que ella, apenas una colegiala, no está autorizada para hablar de temas científicos, pues también. Pero es que esto no va de eso. Su función es la del símbolo, la de mantener el tema del cambio climático vigente y atraer la mirada, como un aviso luminoso, para que la gente no voltee para otro lado. Eso, sólo eso. Y está bien (aunque insisto, pobre ella) que lo haga, y que tenga algún efecto y que la gente que puede hacer algo para prevenir el problemita que se nos viene encima haga algo al respecto.

En cuanto a sus padres, ¿la instrumentalizan, como se ha dicho? Qué se yo, es muy posible, pero seguramente el papá de Messi no lo puso a jugar fútbol porque amaba el deporte, y lo mismo el de Neymar y los de tantos otros. La pureza se acabó hace mucho porque no hay manera de controlar las mil variables que entran en juego cuando alguien se convierte en figura pública. No me sorprende, por eso mismo, que haya compañías de energía verde financiando a Greta, rezando para que su discurso cuele y los poderosos acaben imponiendo normativas que los favorezcan —el carro eléctrico, los paneles solares, etc.—. Siempre hay un mercachifle sacando provecho; hasta los hippies se beneficiaron económicamente del cambio de valores que ellos mismos impulsaron en los 60.

Pero en realidad nada de esto deslegitima a Greta, porque el problema no se lo inventó ella, ni un partido de veganos utópicos, ni un ideólogo visionario que cree haber entendido el curso de la Historia. Este es un problema de científicos, anunciado por los datos y no por consignas, y que ella ha hecho suyo. Sí, qué pesada, qué dramática, pero más nos vale que en esas cumbres importante a las que, como símbolo, la dejan entrar, alguien termine por pararle bolas.

883062

2019-09-27T00:00:58-05:00

column

2019-09-27T00:15:02-05:00

[email protected]

none

La locura en torno a Greta Thunberg

35

3355

3390

LINK ORIGINAL: El Espectador

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation