La integración de Damm dispara un 106% la deuda de la petrolera Disa - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Grupo Disa La integración de la cervecera Damm en las cuentas de 2018 de Disa impulsada por el propietario mayoritario de ambas,  Demetrio Carceller Arce, dejó huella en la petrolera al asumir ésta el papel de sociedad dominante . Con la operación efectuada en junio del año pasado, el cuarto mayor operador de gasolineras en España y licenciatario de la marca Shell evitó entrar en pérdidas gracias a un efecto contable, pero también disparó su deuda. Concretamente, pasó de los 419,7 millones de euros que la compañía debía en 2017 a los 868,12 millones de finales de 2018, lo que supuso un incremento del 106%.

Siguiendo la estela de la deuda, múltiples partidas se han visto afectadas con la incorporación de Damm al perímetro de Disa. Los activos de la compañía han pasado a ser de 4.201 millones de euros cuando en 2017 eran de 2.283 millones (+83,9%). El tamaño de la empresa por valor de activos supera de esta forma aún por más distancia al de varias cotizadas del Ibex 35, como por ejemplo, Viscofan (1.033,7 millones en 2018) o Ence (1.724,2 millones). 

Las ventas de Disa, al añadir las que obtuvo Damm, crecieron un 45,6% y quedaron en 3.220,3 millones de euros. Los gastos en mercancías fueron de 1.851 millones (un 49,3% más), los de personal se duplicaron hasta los 203 millones y el deterioro del inmovilizado tuvo un impacto negativo de 107 millones de euros frente a la aportación positiva de 2,1 millones de 2017.

El principal motivo detrás del aumento del deterioro es la pérdida de valor de las estaciones de servicio de Disa, que fueron responsables de la práctica totalidad del mismo al suponer un coste de 98 millones de euros. “El incremento de la tasa de descuento en comparación al ejercicio anterior se explica, principalmente, por el incremento de la prima de riesgo del mercado derivado de las expectativas de consumo de combustible a largo plazo”, explica Disa.

Esta partida golpeó los resultados de explotación del grupo  (el dinero que genera con su actividad)  hundiéndolos un 80% al pasar de los 116 millones de 2017 a los 23 millones en 2018.

Justificándose en que la combinación de Damm con la petrolera se produjo por etapas, Disa anotó  una plusvalía de 208,2 millones de euros  en su cuenta de resultados que evitó que el grupo entrara en pérdidas. Según las cuentas de la compañía, el dinero sale de “la diferencia entre el valor razonable de la participación en la fecha de toma de control y el valor contable preexistente”. 

Tras este efecto contable, el resultado antes de impuestos fue de 184,8 millones y creció un 19%. El resultado neto del ejercicio atribuido a Disa se situó en 134,6 millones de euros, un 4,62% más que en 2017. 

LINK ORIGINAL: Cinco Dias

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

118976