La historia en cinta - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Es un decir que la historia se repite, pero no hay tal, se viven episodios parecidos, jamás idénticos. Ahora bien, los relatos sobre los hechos del pasado tampoco cuentan con una verdad objetiva: son la opinión del escritor o del productor cinematográfico.

Vi con emoción la película Los dos papas. Histórica, aunque se trata de asuntos recientes y de personajes vivos. No está exenta, como digo, de la opinión del productor brasilero, quien toma partido por el papa progresista y le carga el libreto al papa alemán, antiguo jefe del Dicasterio de la Fe o Santo Oficio.

Lo hace, sin embargo, con bondad. No con la rabia con que los extremistas de la nueva polarización se encarnan contra todo lo antiguo. Al papa Ratzinger se le recibió con gran sospecha por su dureza doctrinaria y por haber pertenecido de joven a una escuadra nazi (en servicio obligado a su país). La película tiene la ponderación de reconocerle al anciano pontífice el coraje de renunciar al trono de San Pedro, que a la autoridad moral suma la fastuosidad de un reino de este mundo.

Sigo devoto del ocaso de Benedicto XVI (nombre que por extraña premonición pensé que tomaría el nuevo papa, antes del Habemus Papam, cantado desde el balcón de la basílica).

El diálogo entre el pontífice en ejercicio y el cardenal arzobispo de Buenos Aires es fascinante y está fabulosamente actuado por los dos actores (Hopkins y Pryce). Entre locaciones maravillosas, que albergan el Pontificado, es una lástima que los frescos de la Sixtina no se puedan ver, salvo en desvaídas imágenes.

La cuestión de verdadero fondo es la desacralización de lo divino, al mostrar el trasfondo humano de los más venerados personajes. Ver su esfuerzo, situados en la cúspide del milagro, por alcanzar y mantener la fe, por descubrir la señal de Dios, que para descreídos de nuestro tiempo es un ser imaginario, como se lo espetaron al propio Benedicto en una gira desafortunada por la católica España.

Ambos, en el extremo de lo humano, pese a la discrepancia, comparten y se hacen amigos o nunca han dejado de serlo, pese a la rudeza del alemán y a la socarronería del latino. Ambos relatan y confiesan sus pecados o lo que el público ha tenido como tal. El productor, insinuante, ha mostrado, al fondo de una estancia vaticana y en el contexto de los curas pedófilos, el cuadro de Los Palafreneros, con un infante desnudo, de la mejor factura de Caravaggio. Así mismo ha reproducido la historia de la dictadura argentina y el caso de los dos jesuitas perseguidos y torturados, según fue fama, débilmente defendidos por el provincial Bergoglio, quien a la postre llora la pérdida de uno de sus sacerdotes, a quienes sí defendió, como podía hacerse frente a un sátrapa. Parte documental que trasmite una fuerza de verdad a la cinta y de grandeza a dos hombres esperanzados.

899445

2020-01-13T00:00:54-05:00

column

2020-01-13T00:30:02-05:00

[email protected]

none

La historia en cinta

20

2953

2973

LINK ORIGINAL: El Espectador

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation