«La historia de la humanidad es de crecimiento… a costa de los recursos naturales»

_la_historia_de_la_humanidad_es_de_crecimiento_a_costa_de_los_recursos_naturales_.png
Entornointeligente.com /

Desde hace unos 10,000 años, nuestra huella en el entorno se ha convertido en un pisotón en nuestro planeta. «No es algo de lo que podamos sentirnos orgullosos. La historia nos juzgará severamente en lo que se refiere, por lo menos, a la forma en la que hemos tratado a la biosfera. Así como nos juzgará, yo creo que benévolamente, incluso nos alabará, por otras conquistas que hemos logrado en muchos sentidos y que han mejorado a la especie humana. Pero digamos que ese (primero) es nuestro mayor pecado».

Son palabras del científico español Juan Luis Arsuaga, doctor en Ciencias biológicas y catedrático de Paleontología en la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, como parte del conversatorio «El pisotón del Antropoceno en el planeta», llevado a cabo este martes junto con el divulgador José Gordon, en el marco de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, cuya sexta edición se lleva a cabo de manera híbrida hasta el 29 de mayo bajo el tema «Las fronteras del medio ambiente».

El empobrecimiento de la biosfera y sus efectos en la biodiversidad, estimó, no es un proceso histórico de una escala de siglos o de milenios, sino que la destrucción acelerada a gran escala de los ecosistemas de las especies nos corresponde como generación. «Es un tsunami por la velocidad en la que se ha producido», estimó.

Las causas de la destrucción de eso único que garantiza nuestra supervivencia no es un asunto de países pobres, aunque solamente sea en estos donde se ven los efectos más atroces, advirtió el también codirector del equipo reconocido en 1997 con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por el descubrimiento paleontológico de Atapuerca, España, donde se dio constancia de la presencia de cinco tipos de cinco especies de homínidos, entre ellos el Neanderthal y el Homo sapiens.

«Cuando nos dan cifras del número de hectáreas que se destruyen al día, son números astronómicos. La destrucción de las selvas tropicales para la plantación de materias que producen alimento para el primer mundo es una situación que se mide en extensiones enormes a diario. Es algo inconcebible, difícil de imaginar. No hace falta acudir a los libros de historia, basta con acudir a la memoria individual».

La historia de la humanidad, advierte, «es una historia de crecimiento constante a costa de los recursos naturales. Se nos ha acabado el planeta. Es decir que la consecuencia natural de este proceso, su continuidad natural, sería viajar a otro planeta y hacer lo mismo que hemos hecho hasta ahora. Primero Mesopotamia, luego los bosques europeos, luego pasar a los recursos americanos y agotar toda América; luego África y finalmente el océano. Bueno, ya se nos ha acabado este planeta y tendríamos que ir al otro, pero no lo tenemos (…) estas historias de crecimiento constante han terminado en un colapso y en este caso el colapso sería el planetario».

La preocupación ecologista por el planeta, lamentó, «puede ser una coartada o una excusa para no hacer nada, porque estamos tan preocupados con las ballenas azules que no nos importa que se corte un árbol».

Finalmente, José Gordon recuperó una frase del escritor Ignacio Solares cuando dijo: «conozco algo peor que el odio: el amor abstracto» y añadió que «ahí está el problema, amamos en abstracto a la naturaleza, pero no pasamos a ver cómo orgánicamente estamos vinculados con ella. Creo que hay problemas de percepción».

Observa la transmisión del conversatorio:  https:// culturaunam.mx/elaleph2022/ eventos-2022/el-pisoton-del- antropoceno-en-el-planeta/

[email protected] mx

Archivado en:

calentamiento global UNAM
LINK ORIGINAL: El Economista

Entornointeligente.com