La fractalización del mapa político

la_fractalizacion_del_mapa_politico.png
Entornointeligente.com /

Hace un mes, el 5 de enero, una página de humor político le propuso a sus seguidores «viralizar memes» para colocar a alguien del Frepap en el Congreso. «Si lo logramos, la joda máxima habrá sido conseguida». Cualquier navegante de la «web profunda» –la versión urbano-centennial del «Perú Profundo»– fue testigo del éxito de esta campaña. Gente que no necesariamente estaba suscrita a la página del reto original, producía y replicaba llamados a marcar el pescadito . Al final, 2 de cada 5 votos por el Frepap vinieron de ese Perú Superficial que es Lima Metropolitana.

Por supuesto, los memes por sí solos no explican a la segunda fuerza más votada del domingo pasado. Sus mayores bolsones de votación fueron, en porcentajes, Cieneguilla (donde queda el templo israelita) y, a niveles absolutos, Villa María del Triunfo (donde vive, y hace labor social, el emblemático hincha israelita), además de Ucayali, donde tienen alcaldías distritales y regionales. Fue el encuentro de lo virtual con lo real, de las redes y las calles.

Pero llamarlo «segunda fuerza» es, en realidad, un formalismo. A lo más, es el segundo superviviente de un naufragio llamado Clase Política.

Veamos cómo sobrevivieron los demás. Se les puede agrupar en tres:

1. Los otros «fenómenos». Los new kids on the block. Todos tienen en común la búsqueda de lo nuevo y del rechazo a la clase política responsable del descalabro del Congreso disuelto. En eso se parecen un poco a la votación del Frepap pero, en sus casos, el votante no pensaba en logos, sino en rostros individuales: Urresti , De Belaúnde y, por supuesto, el endose personalísimo de Antauro a una decena de legisladores electos. Sin ellos, sus respectivas agrupaciones podrían no haber pasado la valla.

2. Las marcas. Logos con suficiente fuerza, acumulada en ciertas zonas, para resistir el huayco de la desafección: Acción Popular, Somos Perú, APP. Pero, de nuevo, reducidos a porcentajes ínfimos, que en elecciones anteriores los habrían desaparecido.

3. Los recalcitrantes. Fuerza Popular y Frente Amplio apostaron por sus raíces y ellas fueron sus tablas de salvación en este naufragio generalizado. Viejas figuras como Chávez y Cochero fueron locomotoras y, a la vez, statements en sí mismos. A ellas se les sumó la lealtad –disminuida pero suficiente– de ciertos sitios de la costa norte, en el primer caso, y del sur andino, en el segundo.

Volvamos al Frepap para poner en perspectiva a todos: los israelitas han conseguido el 5,1% de todo el universo del padrón electoral (contando ausentes, blancos y nulos). Eso es más o menos lo que obtuvo el Apra en 2016, cuando rasparon el sexto puesto y pusieron 5 congresistas. Eso, hoy, le bastó al pescadito para quedar segundos y colocar 15.

Una lógica similar se puede aplicar a todos los otros partidos. Aquí nadie ha ganado. Solo han sobrevivido.

Un vistazo a las agrupaciones del nuevo Congreso revela que el gran triunfador ha sido el voto de protesta, y en particular, el anti. No se ha resaltado lo suficiente el descalabro del fujimorismo, que ha perdido no solo su habitual piso de 30%, sino que hasta su famoso 8% «duro» se ha derrumbado. Tampoco se ha destacado el gran éxito de la campaña contra el voto nulo (que terminó trasladándose al Frepap y otros «fenómenos»), gracias al simple argumento que favorecía al aprofujimorismo. Ese mismo cuco aprofujimorista, por cierto, le ha servido a Urresti , el único que lo aprovechó en Lima (no es casualidad que se haya llevado los distritos que antes votaron por Humala y Villarán y, en los 80, por la IU).

Pero un vistazo más cercano a todas esas agrupaciones, incluido el Frepap, revela que no solo el voto está fragmentado. También lo están esos partidos. Los israelitas se desautorizan entre sí. Podemos es más Urresti que Luna. Acción Popular es un archipiélago. Los morados están descabezados. La izquierda se dividirá. Etcétera. Los partidos se parten. Los fragmentos se fragmentan. Se fractaliza el Perú. Una sociedad ha estallado en mil pedazos. Para bien o para mal, el próximo año alguien tendrá que recoger estos escombros.

LINK ORIGINAL: La Republica

Entornointeligente.com