La crisis global - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Las crisis globales, lejos de decantarse, se están profundizando, al punto que ya comienzan a amenazar las estabilidades locales.

Lo que pasa en Hong Kong/China con el Movimiento de los Paraguas; o en Gran Bretaña con Boris Johnson, su Brexit duro y un parlamento que se niega al desprecio; o en España con el independentismo y un gobierno central que no se puede formar; o con un Trump espectador de rutinarias masacres y que es odiado en California y Nueva York –dos de los tres Estados más poderosos de EE.UU.-; o con el zar Putin en una Rusia cuya juventud se empeña en romper con el ADN de súbitos vasallos, sin mencionar la tragedia de los refugiados que tiñen de sangre el Mediterráneo, y lo que ocurre en tantos lugares del viejo mundo, hacia oriente, con lo cual parece estarse poniendo todo al revés.

Y no se queda atrás la sufrida pero siempre estable Latinoamérica, que nunca ha salido de la pobreza histórica pero que ha podido sortear tantos embates globales por esa fuerza de su identidad pluriétnica, que es resumen balanceado de los linajes del mundo. Con todo, ya comienzan a sentirse los efectos de la suma de todas esas crisis internacionales, que es ya una crisis global.

El magno Brasil, con un Bolsonaro ampuloso, soberbio e ignorante, incapaz de ofrecer grandes soluciones a los retos que semejante “continente” padece después de los desenfrenos de años de una izquierda que se dejó absorber por lo más lúbrico que deja el ejercicio largo del poder; o la desventurada Argentina, que no ha podido salir de las dos expresiones más mediocres que se encuentran dentro del caleidoscopio de opciones políticas en las democracias inmaduras, pues no tienen escapatoria entre escoger, cada cuatro años, o por el demonio del populismo perrata de los peronistas, o el luciferino de los ricos brabucones e ignorantes como Macri y todos los que se le parecen.

¿Dónde están los liderazgos globales para sortear los vientos brumosos que circundan el planeta? ¿Quién o quiénes pueden despejar todas las dudas que ofrecen aquellos naturalmente llamados a conducirnos en tiempos críticos?

Por el contrario, pareciera que cada gran país está en manos de quienes están haciendo su mejor empeño en enredar las cosas, en “liderar” con las mentiras, en imponer sus ideas atizando el miedo o el odio, y en sembrar más dudas que respuestas.

Frente a semejante panorama, Colombia difícilmente permanecerá inmune. Salvo que sus dirigentes, y quienes tenemos alguna cuota de responsabilidad en el deber de influir por buenas ideas y mejores acciones, declaremos una alerta ante tantas señales que indican un camino tortuoso que, o bien puede significar una senda de oportunidades, o bien el regreso en los índices de mejora de los últimos años.

Allá donde están las crisis más profundas no pueden identificarse con claridad cuáles son sus causas, pues las malezas están instaladas tanto en viejas y fuertes democracias representativas, como en viejas y nuevas formas de dictaduras férreas y centralizadas.

Por lo mismo, si ya estamos advertidos, ¿tendríamos perdón si no nos atrevemos a tomar semejantes retos, en serio?

LINK ORIGINAL: El Universal

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

165852