La carta a Trump - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Excelentísimo presidente Trump: Nos dirigimos a usted “para solicitarle muy respetuosamente tenga a bien interceder en América Latina y evitar que Evo Morales vuelva a postularse a la Presidencia de Bolivia”.

No es un texto ficticio, es el contenido central de la carta que 12 senadores y diputados de oposición, además de algunos representantes de las llamadas “plataformas ciudadanas”, firmaron el 1 de abril, con el auspicio de una consultora estadounidense con llegada a Trump.

Le llegue o no la carta a Trump, la acción de dichos legisladores (a saber: senadora Carmen Eva Gonzales y los diputados Amílcar Barral, Enrique Siles, Agustín Condori, Norma Piérola, Susana Campos, Cira Castro, Yeimi Peña, Rodrigo Valdivia, María Eugenia Calcina, Isabel Villca y Édgar Rendón) es vergonzosa, raya en una solicitud de injerencia de Estados Unidos en Bolivia y es cuestionada hasta por los actores políticos de la misma oposición del país.

Es la señal de ignorancia política, que desconoce las dictaduras en el pasado propiciadas por fuerzas externas.

Si bien la actuación de los 12 legisladores tocó lo inverosímil al acudir a Estados Unidos, por su fuerza política, diplomática y militar, fue menos disimulada que el lobby de otros políticos de oposición, como el senador y candidato Óscar Ortiz, que fue con ese mismo propósito a reunirse con el presidente Mauricio Macri o la esposa del autoproclamado Juan Guaidó, o el expresidente Jorge Quiroga, que por su cuenta hace campaña contra el gobierno de Morales apelando a la influencia de importantes personalidades externas como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, o el expresidente de Colombia Andrés Pastrana.

Pero Estados Unidos es Estados Unidos. No por nada estos 12 asambleístas golpearon puertas de su presidente; no lo hubieran hecho con presidentes de Chile, Perú, Argentina, Brasil o Colombia, que también sería antidemocrático; lo han hecho ante la potencia mundial cuyo influjo en terceros gobiernos y países suele resultar por de más evidente.

La aventura de los senadores y diputados de marras es cuestionable además por el supuesto conocimiento que tienen de la Constitución Política, que precautela la soberanía del país. Y condice con un viejo episodio en el país, cuando el entonces embajador de Estados Unidos en Bolivia, Manuel Rocha, desestimó la candidatura de Morales en 2002 al sugerir a los bolivianos a no votar por el dirigente cocalero; sus declaraciones injerencistas catapultaron a Morales y al MAS al segundo lugar en las elecciones de ese año, a puntos del ganador, Gonzalo Sánchez de Lozada, del MNR.

Son otros tiempos y, aparentemente, otros escenarios electorales. No sabemos cuánto podrá influir esa actuación en la campaña electoral, primero, y en las elecciones de octubre, después; lo cierto es que la carta es un grave error político, que puede afectar los intereses de la oposición de descalificar la candidatura de Morales y ocupar su lugar en las preferencias.

En el oficialismo seguramente baten palmas por tremendo traspié, que le puede resultar muy favorable.

Si bien hay legítimas movilizaciones contra la candidatura del Presidente, éstas no pueden estar vinculadas al daño a la autodeterminación del país. Dadas las condiciones, libradas las elecciones con la validación de candidatos en inéditas primarias y la determinación de la fecha de las elecciones, lo único posible parece ser la definición de los futuros gobernantes a través del voto del 20 de octubre, salvo que exista algún recurso legal y legítimo capaz de invalidar la cuestionada repostulación de Morales y su acompañante de fórmula, Álvaro García Linera, y no es una carta al poderoso Trump.

* Periodista.

LINK ORIGINAL: La Razon

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

180990