Koji Kimura y Shuji Niitome, emociones gastronómicas japonesas - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

La convocatoria era extraña, pero terriblemente tentadora. Mi amigo, Pablo Alomar , importador de sakes, gran especialista en el universo nipón me había cursado una convocatoria irresistible. Durante 3 jornadas consecutivas (13, 14 y 15 de septiembre) destinadas a 20 únicos comensales cada una, dos maestros de la cocina japonesa iban a cocinar en Madrid a puerta cerrada, previo pago del importe establecido ( 198 euros por persona más 45 euros por la armonía con los sakes). Sesiones en las que demostrarían su virtuosismo en el arte del sushi y las tempuras respectivamente.

De ambos sabía poca cosa, aunque suficiente. A Kimura San (2 estrellas Michelin), rey de los pescados de larga maduración, le sigo el rastro desde hace tiempo. De Niitome San tenía una sola referencia, su acierto en el oficio de las tempuras cuya técnica constituye un hito en las frituras niponas.

Mekajiki, pez espada (blue marlin) madurado durante 50 días por Kimura / Capel Aunque en Europa es habitual, en Japón el hecho de que dos cocineros de diferentes especialidades cocinen un menú al unísono posee rango de herejía gastronómica. Afortunadamente, nadie manejó la desgastada expresión Menú a Cuatro Manos , pesadilla de rutina, sino de un menú elaborado por dos talentos de la cocina.

¿Cómo han llegado a España? “No hace mucho participé con ambos en un evento en Londres donde me apuntaron su propósito de viajar a nuestro país a demostrar su oficio. Para abaratar los costes organizaron el viaje a Europa con escalas en Londres, Madrid y Barcelona . Al cancelarse la convocatoria inglesa su presupuesto se descuadró y estuvieron a punto de suspender el viaje”, me dijo Pablo . “Al final lo han sufragado de su bolsillo. Yo les ayudo en Madrid y les he presentado a Albert Rauric ( Dos Palillos ) con quien cocinarán en Barcelona la próxima semana”.

El lugar elegido en la capital, el bar del antiguo restaurante Caoba ya clausurado, no reunía condiciones, pero en este caso era lo de menos. Apretujados en la barra atendimos las palabras de Pablo Alomar mientras Kimura iniciaba en silencio una exhibición de corte. Me asombró verle cortar una sepia en láminas ultra finas. Cuando parecía imposible extraer una nueva, lo conseguía. Vale la pena detenerse en este VÍDEO . Despreció las dos láminas exteriores, y cortó en tiras finas el resto que entregó a Niitome San quien preparó una tempura memorable, tercer plato de un menú de 18 pasos que acompañamos con 12 sakes, casi un delirio gastronómico.

Lo habíamos iniciado con una delicadísima sopa de almejas , extracto de yodo y umami, para continuar con una nécora en su jugo macerada en lías de sake y brandy Carlos III. A partir de ese punto, los bocados de ambos se fueron alternando — sushi / tempura–, al tiempo que Alomar nos explicaba las características de los sakes. Un emocionante ejercicio de sensibilidad que en ocasiones reunió preparaciones de ambos en un solo bocado, como el nigiri de gambas blancas en tempura . Tras el nigiri de bocinegro macerado en sésamo, llegaron unas judías verdes en tempura de rebozo cristalino y sabor intenso. Enseguida, el nigiri de tartar de atún rojo aliñado, y luego una rodaja de calabacín en tempura cubierta con abundante katsuobushi , a la que siguió el suculento nigiri de sardina parrocha al vinagre rojo.

Nigiri de tartar de atún rojo / Capel Antes de continuar quiero aportar detalles sobre el estilo de ambos cocineros. “En su restaurante en Tokio, Kimura San , chef de sushi de tercera generación, muy conocido por sus pescados de larga maduración, disciplina en la que es pionero, apenas trabaja el atún, habitual en tantos restaurantes. Selecciona especies menos frecuentes cuyos lomos limpios deja madurar hasta más de tres meses envueltas en papeles que absorben la humedad para evitar putrefacciones. Justo aquellas especies con las que en el XIX se preparaba el llamado Sushi Edomae (sushi con pescados en escabeche de sal y vinagre)”, comentó Pablo Alomar en voz alta.

“Para realizar sus tempuras Niitome San se vale de una técnica con la que consigue rebozos súper livianos. Fríe en aceite de sésamo sin tostar con algo de aceite de sésamo tostado a menos de 160ºC”, recalcó de nuevo. “Según Niitome las tempuras acusan la rudeza del gluten que neutraliza ultra congelando la harina a -60ºC. Durante la fritura las proteínas sobrantes emergen en el aceite en forma de burbujillas y recortes que retira constantemente con una espumadera igual que si se tratara de espumar un caldo. Su objetivo es huir de las coberturas aceitosas y conseguir rebozos livianos, símil de encajes que se adhieren a los productos sin distorsionarlos”.

Nigiri de pimiento rojo en tempura / Capel Antes de que comenzáramos, Alomar había añadido dos puntualizaciones: “Recordad, que los japoneses no toleran tanto la sal como nosotros, propenden a los sabores naturales. Todos los ingredientes son españoles, menos los aceites, los vinagres y el arroz, que hemos importado de Japón. Kimura y Niitome se muestran entusiasmados con la despensa española”.

El menú prosiguió con una cebolla en tempura y con dos nigiris preparados a medias por ambos, el de gamba blanca en tempura y el nigiri de pimiento rojo , superlativo. Pasamos enseguida al cuenco con soba, navajas y berberechos , antes de llegar a las setas shitake en tempura y al pescado envejecido / reposado, el plato más esperado del almuerzo.

De forma medio clandestina Kimura San había transportado refrigerados lomos de mekajiki (pez espada / blue marlín) madurados 50 días. Si el pescado ofrecía una textura de seda y sabores limpios e intensos, el arroz ( shari ) era perfecto. A la vez, duro, seco, suelto, húmedo y pegajoso, con un punto de dulzor y acidez equilibradísimos, uno de los mejores arroces que recuerdo en mi vida.

El menú concluyó con tres bocaditos adicionales, los lomos de raons en tempura , ligeramente salados, blandos, decepcionantes, a los que siguieron los magníficos nigiris de ventresca de atún rojo ahumado y un delicado temaki de langostinos en tempura . De los postres, se encargó el joven Juampa , pastelero español que nos sorprendió con un helado de aguacate con nieve de sudachi cítrico proveniente de la enciclopédica finca de Vicente Todolí en Valencia, presente en el almuerzo, además de un goloso cheese cake de té matcha .

En suma, una gran experiencia, potenciada por los sakes de Pablo Alomar ,que me ha dejado mil detalles para el recuerdo. Entre otros, el punto y calidad de las tempuras; la finura del arroz, y el intrigante sabor del mekajiki (blue marlin), pescado madurado más de 50 días. Como diría mi amigo Juan Luis Forcada tal vez el testimonio de un nuevo faisandage marino que podría ampliar en el futuro nuestro horizonte organoléptico. Una escuela que en España sigue ya el riojano Félix Jiménez en su restaurante Kiro Sushi de Logroño discípulo de Kimura .

Sígueme en Twitter: @JCCapel y en Instagram: jccapel

Pablo Alomar con uno de sus sakes / Capel Nigiri de parrocha marinada en vinagre rojo / Capel Kimura e Hiitome 7Capel Soba kakiage de de navajas y berberechos / Capel judías verdes en tempura / Capel Nigiri de ventresca de atún rojo ahumado con sarmientos de arroz / Capel Se adhiere a los criterios de Más información > Compartir en Facebook Compartir en Twitter Otros Cerrar Compartir en Linkedin Compartir en Pinterest
LINK ORIGINAL: El Pais

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation