Japón se aleja del pacifismo a medida que crece la amenaza de China (análisis)

Entornointeligente.com /

EE.UU. vigila las acciones de China y Corea del Norte 3:55 (CNN) — El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, es un hombre con una misión. Desde que Rusia invadió Ucrania en febrero, impuso sanciones a Moscú, acordó buscar un mundo libre de armas nucleares con el papa y realizó una gira diplomática por el sudeste asiático y Europa para reunir a los líderes mundiales para proteger la democracia.

Pero no es solo la democracia en Ucrania lo que él trata de proteger: Kishida ve paralelos entre las acciones de Rusia en Europa y la expansión de China en el Indo-Pacífico, una región que se extiende desde la costa del Pacífico de Estados Unidos hasta el Océano Índico.

«Nos oponemos enérgicamente a cualquier intento unilateral de cambiar el statu quo por la fuerza, independientemente del lugar», dijo Kishida en una declaración conjunta con los líderes de la Unión Europea en mayo. La misma declaración incluía una cláusula que expresaba «seria preocupación por los informes de militarización, coerción e intimidación en el mar Meridional de China», aunque no nombraba a China como agresor.

La ubicación de Japón lo coloca en un entorno de seguridad cada vez más volátil, flanqueado por China al sur, Corea del Norte con armas nucleares al oeste y Rusia al norte. Como resultado, la guerra en Ucrania ha catalizado los debates sobre la seguridad nacional de Japón como nunca antes.

En abril, los miembros del partido gobernante del país presentaron una propuesta para aumentar el presupuesto de defensa del país del 1% al 2%, en línea con los miembros de la OTAN, y desarrollar «capacidades de contraataque», una medida que presagia grandes cambios para la postura de seguridad pacifista de larga data de Japón.

Pero Tokio no solo invierte en su defensa, sino que utiliza la diplomacia para fortalecer sus relaciones en la región y más allá. Antes de la reunión de Kishida con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el lunes, los expertos dicen que la tercera economía más grande del mundo está reevaluando su enfoque de disuasión y mostrándose como un socio confiable en el escenario mundial.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, se reúne con el Papa Francisco en el Vaticano.

Un invento japonés Japón planteó su idea de un «arco de libertad y prosperidad» que se extendería a lo largo del Indo-Pacífico y atraería a Estados Unidos y Australia hace más de una década.

En 2007, el entonces primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dijo a los legisladores indios que se estaba empezando a formar una «Asia más amplia» e imploró a Delhi que trabajara junto a Tokio «para nutrir y enriquecer estos mares». Fue el comienzo de lo que se convertiría en el Diálogo de Seguridad Cuadrilátero (Quad), una alianza estratégica flexible entre EE.UU., Australia, India y Japón.

Los intentos de Abe de unir a los aliados del Pacífico se produjeron cuando China superaba a Japón como la segunda economía más grande del mundo. En poco tiempo, Beijing estaba promoviendo su Iniciativa Belt and Road (BRI) para desarrollar nuevas rutas comerciales que conectaran a China con el mundo.

China reclama la soberanía de casi todo el mar de China Meridional de 1,3 millones de millas cuadradas y ha convertido múltiples arrecifes y bancos de arena, lejos de su costa, en islas artificiales construidas por el hombre fuertemente fortificadas con misiles, pistas de aterrizaje y sistemas de armas.

A los observadores les preocupaba que la expansión de China eventualmente pudiera permitir que Beijing controlara las vías fluviales en el mar de China Meridional, amenazando el libre flujo de comercio, por lo que en 2016, Abe actualizó su idea e introdujo el concepto de «Indo-Pacífico libre y abierto (FOIP, por sus siglas en inglés).

Bajo FOIP, los países y organizaciones de ideas afines en el sudeste asiático y África salvaguardarían el Indo-Pacífico y los billones de dólares en bienes que pasan por él cada año.

Cleo Paskal, estratega del Indo-Pacífico de la Fundación para la Defensa de las Democracias, dijo que los países tardaron inicialmente en ponerse al día con FOIP. «Muchas personas no pensaron que FOIP fuera un problema, ya que asumieron que los mares estarían abiertos y que la gente sería libre», dijo. «Pero ahora nos estamos dando cuenta de que esas dos cosas de ser libre y abierto están realmente amenazadas».

Se espera que la expansión de China en la región sea uno de los principales puntos de discusión cuando los líderes del Quad se reúnan en Tokio el martes, luego de la reunión bilateral entre Kishida y Biden.

El presidente Joe Biden aborda el Air Force One para un viaje a Corea del Sur y Japón, el 19 de mayo de 2022.

Forjando un pacto de seguridad estadounidense más fuerte Los esfuerzos de Japón para unir a sus aliados democráticos dieron sus frutos cuando Estados Unidos adoptó FOIP en 2017, lo que le dio más peso al concepto junto con nuevos recursos, programas y asociaciones.

Pero ahora los analistas dicen que EE.UU. espera que Japón asuma un papel de liderazgo más fuerte en la región, y Tokio sabe que eso significa que necesita intensificar sus defensas.

«Japón reconoce que si depende únicamente de Estados Unidos, eso realmente no sustentaría la confianza política entre las dos partes», dijo Ken Jimbo, experto en seguridad nacional y profesor de la Universidad de Keio.

En diciembre pasado, Kishida anunció que el gobierno exploraba opciones para darle a Japón la capacidad de atacar bases enemigas. Desde entonces, se han intensificado los llamados dentro del partido gobernante japonés para desarrollar «capacidades de contraataque» en coordinación con EE.UU. La medida ampliaría los límites de la constitución pacifista del país, pero también la capacidad de Tokio para tomar represalias contra los ataques lanzados desde móviles y submarinos.

Japón impone nuevas sanciones a Rusia 0:47 «Japón quiere poder defenderse en una pelea. El país tiene una parte muy fuerte de la población que no quiere depender de poderes externos para poder tomar decisiones que podrían o no poner en riesgo su soberanía», dijo Paskal.

Sin embargo, hay resistencia dentro del país a cualquier movimiento que se aleje de la postura pacifista de Japón.

«La opinión pública popular todavía ve a Japón como un país pacifista que no debería tener la capacidad de atacar a otros, solo debería tener los medios suficientes para defenderse», dijo James Brown, experto en relaciones internacionales de la Universidad de Temple.

«Así que esa preocupación ha hecho que el gobierno se mueva más lentamente en esto».

Sin embargo, la guerra en Ucrania parece estar cambiando la actitud. Una encuesta reciente realizada por Asahi Shimbun y la Universidad de Tokio mostró que el 64% de las 3.000 personas encuestadas estaban a favor de que Japón fortaleciera sus capacidades defensivas, el porcentaje más alto desde que comenzó la encuesta en 2003.

Gestión de la influencia de China El apoyo de China a las acciones de Rusia en Ucrania ha fortalecido la misión de Kishida de proteger la integridad del Indo-Pacífico. No solo se está acercando a aliados más grandes en Estados Unidos y Europa, sino que también está participando en la diplomacia más cerca de casa para dejar en claro que Japón es un socio en el que se puede confiar en tiempos de incertidumbre.

En marzo, una delegación japonesa visitó las Islas Salomón después de que China y Honiara firmaran un pacto de seguridad que algunos temían eventualmente podría ver una base militar china en el Pacífico. Paskal, el analista del Indo-Pacífico, dijo que el viaje diplomático destaca el interés de Tokio en posicionarse como un proveedor alternativo de seguridad.

Japón también quiere ofrecer una alternativa a China al exhibir sus propios proyectos de infraestructura de calidad, que utilizan mano de obra local, tienen controles de alta calidad y no dejan cargas de deuda insostenibles en los países participantes, dijo Thomas Wilkins, investigador principal de Australian Strategic Policy Institute.

Los esfuerzos de Tokio no han pasado desapercibidos en Beijing.

Durante una videollamada con su homólogo japonés el miércoles, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo que incluso antes de la llegada de Biden a Asia, la percepción de que Japón y Estados Unidos estaban unidos contra China «ya era rampante» y había creado «una atmósfera fétida», según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

La respuesta asertiva de Japón a la invasión de Rusia a Ucrania está a la altura de un país que trata de fortalecer los lazos democráticos en su propia región.

Cuando los miembros del Quad se reúnan en Tokio el martes, buscarán presentar un frente unido que encaje con la visión original de Japón del «arco de libertad y prosperidad».

Paskal dijo en ese sentido que el liderazgo de Japón en la región era «respetado y apreciado».

«Queda mucho por hacer, pero se está moviendo de una manera que muchos observadores de Japón no esperaban ni siquiera hace cinco años», afirmó.

Source link

LINK ORIGINAL: Tu Noticia Express

Entornointeligente.com