Indignación en comunidad parroquial por asesinato de sacerdote en Ponce - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El sacerdote misionero Stanislaw Szezepanik llevaba seis años en Puerto Rico. (Suministrada) Los feligreses en la comunidad de la Parroquia la Milagrosa aseguraron estar “consternados e indignados” tras la confirmación del que el sacerdote polaco Stanislaw Szezepanik no murió por haberse caído de una bicicleta, sino que fue asesinado.

Gilvic Carmona de Jesús, portavoz de la Parroquia, indicó que desde el principio dudaron de la versión del accidente, pero la información de que se trató de un crimen, aumenta la pena que sienten desde la pérdida del religioso que llevaba años en labores misioneras en la Isla.

“Ha impactado a la comunidad parroquial acá y en otros de Puerto Rico”, expresó Carmona de Jesús, quien es sicólogo.

“Estamos consternados e indignados. (Stanislaw) estuvo viviendo en lugares bien peligrosos, en el Congo, en Haití y República Dominicana, y venir a Ponce, Puerto Rico, y haber muerto de manera violenta, es algo que no solo consterna, sino que indigna “, agregó.

Según el informe preliminar de la Policía, Szczepanic fue encontrado malherido en el Paseo Lineal de Ponce en la madrugada del 16 de agosto.

Añade que a eso de las 5:25 am el religioso estaba inconsciente al momento de ser trasladado al hospital Dr. Pila, donde murió posteriormente.

El certificado del fallecimiento indica que murió por muerte cardiaca por hemorragia intracraneal y paro respiratorio.

Originalmente, los hechos se investigaron como un “incidente desgraciado”, como se le llama a casos de accidentes, al entender que se había caído de la bicicleta en la que se transportaba en aquel momento.

Confirmación del crimen

Según la fiscal de distrito de Ponce, Marjorie Gierbolini, la investigación oficialmente cambió tras el resultado de la autopsia en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF).

“Hemos enfocado el caso como criminal”, dijo Gierbolini a El Nuevo Día . ” La patóloga nos dice que los hallazgos preliminares no es compatible con una caída “.

Sin embargo, la funcionaria indicó que no podía ofrecer detalles sobre la agresión, “porque es parte de la investigación”.

De igual manera, señaló que no podía comentar sobre si ya tenían alguna pista de algún sospechoso.

Mientras, Carmona de Jesús recordó que desde el primer día mantuvieron sus reservas con la versión del accidente y conocieron que las autoridades recibían posibles versiones de lo ocurrido.

“No nos causa sorpresa. Siempre estuvimos en comunicación con la Policía… Siempre pensamos que se tenía que seguir investigando porque se trataba de algo violento “, comentó Carmona de Jesús.

“Nos mantuvimos en comunicación sobre el caso, pendiente a información que les llega de la gente”, añadió.

Según Carmona de Jesús, “detrás de todo lo negativo, hay algo positivo y queremos pensar que tras su muerte puede haber una transformación para el bien de otros”.

“Por ese paseo linealtransitan estudiantes, personas a pie y en bicicleta. Eso es del municipio y tiene que ver si es un lugar seguro”, reclamó.

“En Puerto Rico estamos acostumbrados a ver muchos actos de violencia, pero esto consterna porque se trata de una persona que se había dedicado a ayudar a tantas personas… Es una situación bien complicada para procesar”, añadió.

¿Quién era?

Según Carmona de Jesús, Szczepanic, de 63 años de edad, pertenecía a la Orden Sacerdotal Baúles, que había estado como misionero en varios países desde que salió de Polonia.

Había estado en Puerto Rico durante seis años, casi todos en Ponce. Los últimos seis meses estuvo en Manatí.

“Además de su vocación sacerdotal, era un carpintero y ebanista de formación. Después del huracán María, cogió sus herramientas y se fue a ponerle techo a casas que lo habían perdido en la comunidad Cantera de Ponce. Estaba hasta altas horas de la noche haciendo eso”, relató Carmona de Jesús.

Manifestó que ” era alguien que transformó la comunidad. Por eso es nuestra consternación. Por eso le estamos ofreciendo asistencia emocional y espiritual a nuestra comunidad parroquial que está tan triste, para que puedan estar tranquilos y superar esta pérdida”.

“Estamos confiados en la justicia divina. Ahora queremos que la justicia terrenal realmente aclare lo que pasó y agilice el proceso de investigación”, afirmó.

Protocolo diplomático

Mientras tanto, la iglesia se prepara para el traslado de las cenizas de Szezepanik a Polonia.

Carmona de Jesús indicó que la coordinación se realizará entre la iglesia y el consulado de Polonia en la Isla.

“El tratamiento va a ser diplomático”, destacó Carmona de Jesús.

Dijo que llevarán a cabo un acto de recordación el 20 de diciembre en la Parroquia la Milagrosa de Ponce.

Para la ocasión vendrá un sacerdote desde Polonia, quien se llevará las cenizas al día siguiente “para que allá su familia y comunidad le rindan sus respetos”.

LINK ORIGINAL: El Nuevo Día

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

170883