Inadecuada respuesta oficial - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Observador / El gobierno persiste en su manejo erróneo del movimiento de protesta iniciado en el agro , soslayando que enfrenta una crisis social que no se atenúa con una abrumadora cadena de media hora de propaganda oficial. La falta de respuesta a planteos básicos del aparato productivo y el recurso a conclusiones cuestionables generó el previsible rechazo de Un solo Uruguay. La proclama de Durazno, preparada por el sector rural pero prontamente compartida por la industria, el comercio y los servicios y presentada al presidente Tabaré Vázquez, incluyó dos puntos centrales. Uno es la necesidad de alivio inmediato para todos, mediante la reducción de impuestos y de las desmesuradas tarifas de los servicios públicos, entre otras medidas. El otro reclamo es achicar el Estado para aliviar su peso agobiador sobre la estructura productiva y los hogares.

Ni uno ni otro fueron adecuadamente respondidos, lo que motivó que un vocero de Un solo Uruguay, Álvaro Nougué, denunciara “inexactitudes”. El mensaje oficial destacó las exoneraciones fiscales por cuentagotas aprobadas hasta ahora para pequeños productores rurales. Pero nada dijo sobre la exigencia de que los respiros tienen que incluir a todos. Tampoco encaró la denunciada pérdida de rentabilidad y competitividad del sector, embarcándose en cambio en señalar cifras récord de exportación de soja sin tener en cuenta que al productor le quedan escasos beneficios por los altos costos de producción derivados de las políticas gubernamentales. El texto se centró además en el agro, ignorando que los justos planteos de Un solo Uruguay ya no se limitan al sector rural sino que se han extendido a toda la estructura productiva, a la que ni se mencionó.

Y sobre el reclamo de bajar los costos del Estado, los puntos señalados por el lector del mensaje fue equivalente a que a una persona al borde de la muerte por inanición se le ofrezca como recuperación una solitaria migaja de pan. Dijo que las empresas públicas bajaron en 2.000 sus funcionarios, insignificante gota de agua equivalente al 0,66% de los 300 mil empleados que atiborran al sector público. Destacó que bajó el 30% la publicidad oficial, área tradicionalmente sobredimensionada y que en algunos casos, como se ha denunciado, solía esconder favoritismos partidarios. También señaló reducción de las misiones oficiales, fuente frecuente de gastos excesivos de jerarcas hasta con el uso de tarjetas corporativas para compras personales. Y rayó en la ridiculez informar como ahorro sustancial del peso del Estado que se gaste 15% menos de combustible en los vehículos oficiales, aunque la flota ha aumentado sustancialmente.

Toda medida de ahorro es bienvenida. Pero para que conduzcan eficazmente hacia un Estado menos gravoso, en vez de anunciar recortes nimios hay que actuar en las áreas que devoran miles de millones de dólares sin resultados que lo justifiquen, como sucede con la educación y la salud. Nougué dio en la tecla al comentar, luego de la cadena por radio y televisión, que “en el gobierno siguen sin entender cuál es el problema”. Si no lo entiende y persiste en vaguedades y paños tibios, la crisis se agudizará. Solo puede evitarlo que el gobierno reconozca que el problema deriva de sus reiterados manotazos recaudatorios sobre todo el aparto productivo y sobre las familias y que la solución de fondo es encarar una reestructura que achique al Estado.

Inadecuada respuesta oficial

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.