"¡Hey, loco, no dispare!" - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El martes que viene el Estado colombiano pedirá perdón por el asesinato del profesor Alfredo Correa de Andreis, ocurrido el 17 de septiembre de 2004 en Barranquilla. Específicamente es la Agencia Nacional de Defensa Jurídica la que ofrecerá disculpas en dos de las instituciones en que Correa de Andreis enseñó: la Universidad Simón Bolívar y la Universidad del Norte. En los dos actos harán presencia funcionarios de las distintas escalas del Gobierno nacional, departamental y local (pues fueron entidades y personas en estos diferentes niveles los que participaron en aquella campaña de persecución y homicidio).

Cercano a la casa Uribe, el entonces director del DAS Jorge Noguera lideró esfuerzos de corrupción, obstaculizó investigaciones penales, permitió la alteración de datos confidenciales y toleró las fugas de información con el propósito de blindar socios y amigos de la cárcel. Por medio de su gestión, paramilitares de la costa y delincuentes de todo el país pudieron desempeñar, influenciar e incluso crear funciones en el departamento de inteligencia estatal. Noguera también suministró a los paramilitares listados con nombres, ubicaciones y datos familiares de sindicalistas y profesores.

Alfredo Correa de Andreis fue ingeniero agrónomo, sociólogo, docente y rector de la Universidad del Magdalena. Al momento de su muerte, a los 52 años, trabajaba en una investigación sobre población desplazada en el Caribe colombiano. El DAS de Noguera inició un proceso en su contra con el testimonio de tres guerrilleros reinsertados, que supuestamente afirmaron que Correa se había reunido con el presidente Hugo Chávez en Machiques de Perijá para conformar un frente de las Farc en Venezuela. La defensa de Correa logró demostrar rápidamente que, para la fecha del supuesto encuentro, el profesor se encontraba en Barranquilla trabajando normalmente.

Más adelante se demostró que las acusaciones con base en las cuales se había montado el proceso contra el profesor se habían hecho con testimonios copiados de otro proceso llevado a cabo por la seccional del DAS en Bolívar. Es decir, se copiaron y pegaron los mismos argumentos y testimonios usados en el proceso contra Amaury Padilla, otro activista de la Costa. Según la investigación, “la clonación consistió en que se pegó la misma versión que aparecía en el archivo del DAS a cada una de las declaraciones de los tres reinsertados y, a pesar de que se intentó mimetizar dicha clonación cambiando el tipo de letra y su tamaño, los textos son exactamente iguales en la sintaxis, en los errores ortográficos y en la puntuación”.

Correa de Andreis fue acusado de ser ideólogo de las Farc, con el alias de Eulogio . Fue detenido por rebelión y estuvo preso entre el 17 de junio y el 15 de julio de 2004 en Cartagena. Dos meses después de recuperar su libertad fue asesinado por un grupo de paramilitares. El día de su asesinato, su hermana, Magda, responsabilizó al Gobierno de su muerte, diciendo que se “trató de un crimen de Estado”. Sus sospechas fueron confirmadas poco después por el funcionario del DAS Rafael García en su indagatoria. “Yo fui testigo cuando Jorge Noguera le pidió aprobación a las Auc para el nombramiento de Rómulo Betancourt como director del DAS en Bolívar y dicen que él era el encargado de esa labor de exterminio. Las listas se las hacía llegar Jorge a las Auc a través de Álvaro Pupo, el cual es familiar de Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, comandante del bloque Norte”, contó García en 2006.

En la actualidad Magda recuerda el día en que su hermano fue capturado y el viernes en que fue asesinado. En días en que se ponen en duda los relatos del pasado y la existencia de un conflicto armado, el perdón ofrecido a los Correa de Andreis da cuenta de las responsabilidades del Estado.

881065

2019-09-15T00:00:47-05:00

column

2019-09-15T03:08:55-05:00

[email protected]

none

“¡Hey, loco, no dispare!”

30

3961

3991

LINK ORIGINAL: El Espectador

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation