Guillermo Ortega | Petróleo y el hechizo cambiario - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Últimas Noticias / En las dos últimas décadas, la economía venezolana ha experimentado el ciclo petrolero más pronunciado en toda su historia. Entre 2001 y 2008, el ciclo de auge más prolongado y luego a partir de 2012 la caída del ingreso petrolero más severa en los registros estadísticos del país. De hecho, más allá del régimen de política económica, más allá del modelo, pareciera que lo sucedido en la economía venezolana, en cuanto a evolución del ingreso per cápita, es en buena medida una historia exclusivamente petrolera.

Hay un soporte básico a este argumento. En períodos anteriores, con el programa de ajuste de 1989, y luego con el intento en 1996, la evolución de la economía también estuvo muy mediada por el comportamiento del ingreso petrolero. Sin embargo, el asunto es más complejo.

¿Qué pasó en la últimas décadas con países petroleros que experimentaron ciclos en sus ingresos por exportación, similares al que enfrentó nuestro país? ¿Tuvieron un comportamiento similar? Si la comparación se hace, solo para simplificar las cosas, utilizando el ingreso per cápita, el producto interno por habitante, el resultado debería llamar a la reflexión. Entre los países petroleros, solo dos países tienen un ingreso per cápita inferior al que tenían en el año 2000. Libia, que ha sufrido un proceso de destrucción sin precedentes con la invasión de 2011, está 71% por debajo. Venezuela, medido a cifras de 2016, tiene un ingreso 11% por debajo de 2000. Del resto, entre ese grupo de países, hay una mezcla muy variada. Arabia Saudita está 17% por encima; Irán, sometido a toda clase de sanciones desde 2006, aislado de la economía mundial por un período largo, está 37% por encima, Kuwait y Catar prácticamente al mismo nivel.

Otros países con alta exposición al petróleo, como por ejemplo Rusia, lo hicieron extremadamente bien, con un ingreso per cápita 74% por encima del año de referencia. Es obviamente difícil no discutir los detalles de cada caso, pero el hecho de que en ese grupo haya algunos sometidos adicionalmente a condiciones externas muy desfavorables, pareciera también descartar que el desempeño esté marcado de forma determinante por ese factor. Un elemento que pareciera discriminar los resultados es el tipo de régimen cambiario que operó en cada uno de esos países durante ese ciclo de auge y caída de los ingresos petroleros.

En ese grupo hay algunos que tienen tipos de cambio fijos, unos tienen esquemas de tipos de cambio diferenciales y otros con diferentes grados de flexibilidad cambiara. Los resultados parecieran concordar con lo que dice la teoría económica sobre la absorción de choques externos. Un régimen de tipo de cambio fijo, en países como Arabia Saudita, Kuwait, Catar, tiende a amplificar el choque y el desempeño es inferior a aquellos que tienen tipos de cambio flexibles. Mayor flexibilidad cambiaria significa que la economía está en mejor capacidad de absorber el choque externo. Un régimen de tipos de cambio diferenciales además impone un impuesto sobre el sector exportador.

Los únicos dos países con tipos de cambio diferenciales en ese grupo son Venezuela e Irán. La diferencia, el Banco Central en Irán nunca permitió diferencias entre el tipo de cambio negro y el oficial superior a 20%; Venezuela mantuvo primas hasta 20 veces entre ellos. El régimen cambiario es un asunto clave, aun enfrentando condiciones externas muy adversas.

[email protected]

Guillermo Ortega | Petróleo y el hechizo cambiario

Con Información de Últimas Noticias

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.




.

Síguenos en Twitter @entornoi






Sigue a nuestro director Hernán Porras Molina













Follow Me




.