Guantánamo contra el «monstruo de muchas cabezas» - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Guantánamo.–Marino Hernández y Ramiro Cobas no se conocen, el primero tiene su apiario en las afueras de la ciudad del Guaso, y el segundo vive en su finca del Valle de Caujerí, pero enfrentan idéntico azote: el cambio climático.

A ese complejo problema nadie le da la espalda en Guantánamo, ni quienes dirigen el territorio ni sus más de 500 000 habitantes, porque en estos predios el clima se ha vuelto demasiado agresivo; amenaza, golpea de distintas maneras en cualquier sitio y momento, unas veces en forma sutil, otras con demasiada crudeza. Huracanes, lluvias intensas, desbordamientos, penetraciones del mar, sequías frecuentes y prolongadas y, como si fuera poco, los sismos que no dejan de amenazar.

El clima aquí se ha convertido en un monstruo de muchas cabezas, aliado de la salinidad y la desertificación extendidas a más del 60 % de la superficie cultivable del territorio, según Teudis Limeres Jiménez, jefe del Departamento de Suelos en la Delegación Provincial de la Agricultura.

«Guantánamo es una de las provincias más afectadas por el cambio climático», advirtió en la más reciente reunión de chequeo del tema el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y habló de «problemas acumulados».

Por eso es que labriegos como Marino Hernández y Ramiro Cobas, sectores como la construcción y la agricultura, e instituciones como la Universidad de Guantánamo (UG) y la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), hacen causa común con las demás entidades y el Gobierno del territorio, y enfrentan juntos las veleidades del clima.

Nadie queda fuera de la crucial pelea. Todos cuentan. El campesino Marino Hernández, por ejemplo, tuvo que «blindar» su medio centenar de colmenas: «Las abejas se iban, enfermaban, no daban miel, no tenían dónde buscarla –refiere–, la sequía arremetió contra la floresta».

Entonces Marino rodeó el entorno de su apiario con especies melíferas menos frágiles a las altas temperaturas, «y poco a poco la cosa cambió», dice.

Algo similar hizo Ramiro Cobas frente a la erosión de su finca, La Ofelia; plantó árboles frutales que actúan como barreras vivas, «aguantan la capa vegetal y forman terrazas ideales para otros cultivos», diserta el agricultor.

De ocho hectáreas, «que no daban nada», Ramiro entrega cada año 15 toneladas de mango, dos de carne de ovejo y diez de plátanos y otros cultivos, «tengo 52 especies vegetales, además, este espejito de agua que da tilapias para la familia».

FRENTE A LOS «DEMONIOS» DEL CLIMA

Los Lineamientos de nuestra Política Económica y Social plantean encarar el cambio climático con el empleo de la ciencia, la tecnología y la innovación, involucrar a entidades y organismos, y articular «políticas territoriales y sectoriales, con prioridad en los sectores agropecuario, hidráulico y de la salud».

Bajo esa pauta se impulsa en Guantánamo la Tarea Vida, rectorada por el Gobierno y el Citma, e integra a la totalidad de entidades, organismos y formas productivas de la provincia.

«No es poco lo hecho en la agricultura», sostiene Teudis, también a cargo de la Tarea Vida en ese sector, respaldado con 14 336 900 pesos para ejecutar  21 acciones de conservación de suelos este año.

«Hemos actuado, por ejemplo, en el Valle de Guantánamo, que tiene 26 000 hectáreas afectadas por la salinidad, explica Teudis. Allí hemos introducido variedades de maíz y frijoles resistentes a ese flagelo, también sistemas de riego más eficientes.

«Los resultados alientan, aunque la tendencia es a detener el fenómeno, mitigar sus efectos y convivir con él, no a revertirlo, aclara el directivo. En esa zona tenemos casos interesantes de alza en los rendimientos agrícolas», afirma.

Solo de plantaciones cañeras, en el propio Valle de Guantánamo, este año han sido beneficiadas 640 hectáreas, y en Baracoa  ascienden a 560 de cacao las drenadas.

Los sistemas, en este último caso, están concebidos como parcelarios superficiales con canales de campo, para a través de ellos enviar a las zanjas colectoras los excesos de agua provocados por las lluvias y las crecidas de ríos, fenómenos frecuentes en la Primada de Cuba.

Como parte de la rehabilitación de las plantaciones en ese emporio, que aporta el 70 % de la producción nacional de cacao, continúa la construcción de más de 60 kilómetros de canales primarios y secundarios.

También se construyen alcantarillas, y se colocan barreras y tranques con madera o piedras en las cañadas, para amortiguar la velocidad de las aguas, que en tiempos de lluvias se desplazan desde las zonas altas.

Un esfuerzo que ya empieza a dar fruto, refiere el ingeniero Sabino Labaceno Labaceno, especialista de Suelo y Fertilizante de la Empresa Agroforestal Integral y del Coco de Baracoa: «Hoy los rendimientos en las áreas drenadas, fundamentalmente en la zona del Roble y Jamal, superan los de la campaña anterior».

Según Labaceno, su entidad finalizará diciembre con 3 000 000 de pesos ejecutados en el año, en labores de drenaje del cacao, y en 2019 debe ejecutar una cifra similar en esa tarea de alcance estratégico.

La recuperación del coco no ha perdido celeridad; la Delegación Provincial de la Agricultura en Guantánamo da cuenta de 612 hectáreas de ese cultivo plantadas en el litoral baracoense, desde Yurumí hasta Santa María, y de más de 15 000 posturas aseguradas para las áreas pendientes por repoblar.

Así, en paralelo, los baracoenses obran la resurrección de dos recursos económicos devastados hace tres años por el huracán Matthew e incorporados hoy a encadenamientos productivos, y que, según Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura, formarán parte del segundo polo agroexportador que tendrá la provincia.

…PERO NOS FALTA

No es poco lo que el empeño en Guantánamo le ha extraído a la tierra, esa que Martí definió como única fuente verdaderamente cierta de riquezas, que estará cada vez mejor protegida contra la furia de la «Madre Natura» en esta región.

Ricardo Suárez Bustamante,  especialista del Citma en la Ciudad Paisaje, le reveló a Granma otras buenas noticias relacionadas con la Tarea Vida en la primera villa. Habló de las labores de reforestación en tramos de la línea de costa, acciones que se extienden al municipio de Guantánamo y el litoral de Caimanera.

En total, 61 hectáreas han sido repobladas con mangle rojo en las costas de Caimanera, y en las bahías de Mata y de Boma, en Baracoa. Esta última localidad incrementa, con la siembra de árboles, la protección de las fajas reguladoras de ríos principales como el Macaguanígua, Mata, La Mina y el Miel.

Mas, antes que a la tierra, ha de protegerse a quienes la habitan, y de eso también se ocupan las autoridades en Guantánamo. Tienen la vista puesta en las cerca de 30 comunidades, 21 de ellas en Baracoa, enclavadas en zonas costeras de riesgos.

Poco a poco, los hogares de quienes viven en esos sitios amenazados por la subida del nivel del mar y por posibles penetraciones, derivadas de eventos meteorológicos extremos, serán ubicados en lugares seguros.

Carlos Raúl Martínez Torres, vicepresidente del Consejo de la Administración en Guantánamo, confirmó a Granma los avances en la construcción de 317 inmuebles para trasladar a igual número de familias que viven en zonas de riesgo en litorales de Imías, Maisí, Baracoa y San Antonio del Sur.

No es una elección opcional, convivir con los cambios del clima es la única alternativa. Los guantanameros han tomado conciencia de esa realidad y se adaptan a ella. A ese propósito responden los 345 kilómetros de trochas cortafuegos abiertos en áreas de la Franja Costera Sur.

En ese mismo cinturón, conocido también como El semidesierto de Cuba, 120 hectáreas de suelo fueron rehabilitadas en el actual año. Mientras, en Guantánamo avanza la construcción de dos nuevas potabilizadoras de agua que entregarán un líquido de mejor calidad a más de 200 000 pobladores del Guaso. Nos falta, pero avanzamos.

 

INDICACIONES DEL PRESIDENTE

En Guantánamo se debe «seguir con mucha intencionalidad el cumplimiento de la Tarea Vida porque es una de las más afectadas por el cambio climático, con problemas ya acumulados, sobre todo el de la desertificación y la salinización en varias áreas».

Se aprecia que trabajan con coherencia y se realiza un grupo de inversiones en función de mitigar estos problemas.

Fuente : Presidencia de Cuba

LINK ORIGINAL: Granma

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation