Frank, el maestro que no se fue hasta que enseñó a leer y escribir en Braille - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Xochistlahuaca, Guerrero

Heladio López Santiago concluyó la primaria y no sabe si estudiará la secundaria. Lo cierto es que en la escuela Benito Juárez de la comunidad ñomndaa (amuzga) Llano del Carmen, en Xochistlahuaca, en la Costa Chica, dejó huella: la inclusión, gracias al apoyo del profe Frank.

Hace seis años, cuando llegó a la primaria, ningún profesor sabía cómo educar a un niño ciego o con alguna discapacidad. Lo aislaron, incluso, algunos se resistieron a aprender nuevas técnicas y métodos para que Heladio no sólo aprendiera, sino también se incluyera en el grupo. Nunca se habían planteado cómo era educar a un niño o niña con discapacidad.

Después de la ceremonia de graduación en la escuela Benito Juárez, el menor subió al estrado para recibir el documento que acredita la conclusión de los estudios de primaria; ahora tendrá que decidir si cursa la telesecundaria.  

Frank Israel Urióstegui González, un joven profesor con especialidad en atención a niños con problemas visuales, llegó un año después. Comenzó sensibilizando a sus compañeros y a los alumnos, les enseñó cómo tratar sin discriminar y sin aislar a un niño con discapacidad, y después los instruyó para que aprendieran el sistema de lectura braille.

El profe Frank, como lo conocen, se convirtió en el principal aliado de Heladio. Desde que lo conoció se comprometió a que no se iría de la escuela hasta que aprendiera a leer y a escribir a través del sistema braille. Logró eso y más, ahora Heladio es un niño integrado, la curiosidad lo invade por conocer con sus manos todo lo que no puede ver, y tiene sueños: quiere ser músico y formar su propio grupo: Heladio y sus teclados.

El maestro también fue un pilar importante para que los padres de Heladio, a quienes enseñó a hablar español, se involucraran en el desarrollo escolar del menor.  

Abriendo brecha

Son las 12:00 horas del sábado 29 de junio en la primaria Benito Juárez, en la comunidad Llano del Carmen. La ceremonia de graduación está por terminar, ya bailaron el vals, la polca, se hizo el cambio de escolta y es momento de la entrega de documentos. El último en recibirlos es Heladio. Lo hizo como casi logró todo en esta escuela, con la ayuda de su profesor. Frank lo toma por la espalda para guiarlo al momento de subir los escalones de la empinada escalera.

Para Heladio, Frank no sólo fue su profesor, también su mejor aliado, su mejor amigo y ahora es hasta su padrino.

Frank llegó hace cinco años a la escuela de Benito Juárez procedente del municipio de Huitzuco, en la región norte de Guerrero, a unas 10 horas. Se mudó por completo. En esta escuela se encontró con el mismo reto de la mayoría de escuelas: no hay profesores preparados para convivir, menos, para enseñar a un niño con discapacidad. También encontró una escuela que no era apta para un niño como Heladio.

Frank se empleó de lleno. Comenzó sensibilizando a los profesores y alumnos, los dotó de material pedagógico para facilitar la enseñanza de Heladio, pegó dibujos, mapas, números por todos lados, para que la presencia de Heladio fuera visible.

El maestro también fue un pilar importante para que los padres de Heladio, a quienes enseñó a hablar español, se involucraran en el desarrollo escolar del menor.  

Luego se impuso un reto personal: no se iría de la primaria si Heladio no aprendía a leer y escribir. El reto no fue fácil. Comenzó en la casa de Heladio, enseñó al papá a hablar español, pues sólo hablaban su lengua materna, el ñomndaa; después a él y a la mamá les explicó cómo usar el sistema braille. Era necesario para que el niño tuviera seguimiento.

Después inició con Heladio hasta que logró que aprendiera a leer y escribir en braille. Además, con Frank, el menor conoció la playa y el mar, con él salió por primera vez de su pueblo y de su municipio.

También cumplió varios de sus sueños: se sentó en la cabina de Radio Ñomndaa. Y aprendió a tocar la guitarra y el teclado.

Los retos que se puso Frank los cumplió, pero ahora siente que falta algo, que Heladio comience a ser independiente, que la música se convierta en su oficio y su fuente de empleo, que sea autosustentable.

Músico

En la fiesta por su graduación el menor cantó boleros, cumbias tocando su teclado, que Frank le adaptó con el sistema braille.

Heladio y su familia aún no tenían definido si el niño estudiará la secundaria. Son dos razones las que los detienen a tomar la decisión. Una es de Heladio. Al niño le da miedo ir a la telesecundaria. Eso implicaría todos los días de clases caminar durante unos 10 o 15 minutos sobre la orilla de la carretera que comunica a su pueblo con la cabecera municipal, Xochistlahuaca.

En su fiesta de graduación, Heladio cantó boleros y cumbias tocando el teclado, que su maestro le adaptó con el sistema braille.  

Durante los últimos tres años, a Heladio lo apoyó llevándolo y recogiéndolo de la escuela su hermano menor, Eduardo, un niño de cuatro años. Pero ir a la telesecundaria implicaría un riesgo para los dos: que un auto los atropelle o que al regreso de Eduardo le pueda suceder algo.

Y la segunda razón está en sus padre: ellos no tendrían tiempo para llevarlo y traerlo todos los días a la telesecundaria. Su padre trabaja en el campo y en cualquier empleo que puede tomar. Y su madre se dedica a confeccionar prendas con el telar de cintura.

Pagar para que alguien lleve y recoja a Heladio es casi imposible. Viven al día. La familia es pobre, como la mayoría en Llano del Carmen, donde los índices de marginación son altos, de acuerdo con registros oficiales. No hay calles pavimentas, no hay drenaje, 86% de las viviendas tienen piso de tierra y 63% de la población es analfabeta. Las escuelas son espacios precarios pero, sobe todo, los trabajos dignos son escasos.

El profe Frank ha insistió tanto a Heladio como a sus padres sobre la necesidad de que continúe estudiando. Les ha planteado que con la beca Benito Juárez que recibe Heladio le pague a una personas para que lo lleve a la escuela y lo recoja, pero considera que ese dinero lo podrían utilizar para cubrir otras necesidades, como comprar alimentos.

También, el profe Frank está pensando en que Heladio pueda irse y regresar con sus compañeros, al final serán los mismos con los que estudió la primaria y que no sólo lo aceptaron, sino lo ayudaron en la escuela.

Si Heladio y su familia deciden que continúe estudiando, el profe Frank está dispuesto a ir a la telesecundaria, tal vez no de tiempo completo, pero sí un día y emprender todo el trabajo que hizo en la primaria.

Ni para vivir…

En Llano del Carmen no sólo es difícil que un niño con discapacidad pueda estudiar, sino vivir. Es un pueblo donde antes de atender las necesidades de un discapacitado están buscando cómo sobrevivir.

Cuando Heladio llegó a la primaria, la profesora Edith Griselda Pineda Onofre era la directora: se enfrentó a los primeros retos de tener a un niño con discapacidad.

Pineda Onofre fue quien solicitó a la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER) 127 de Xochistlahuaca, fue entonces que enviaron al profe Frank.

“Tuvimos que pedir ayuda porque no sabían bien qué hacer, algunos niños le tenían miedo a Heladio, lloraban, pero ahora esos niños son los que más le ayudan”, cuenta la profesora.

Después de su dirección, ella y los demás profesores continuaron gestionando. Casi cuatro años después de que llegó Heladio, la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG) decidió construir una rampa y colocar unos barandales.

“Las autoridades no ayudan, lo que hemos logrado es porque uno ha insistido mucho, por eso tenemos ese poco”.

Para el profe Frank, uno de los grandes problemas que enfrentan es la falta de personal, de infraestructura y de capacitación en las escuelas para atender a los niños con alguna discapacidad.

En la USAER 127 sólo hay 10 profesores con especialidad para atender a niños con alguna discapacidad, pero son 100 las escuelas, es decir, su capacidad es para apenas 10%.

En pueblos como Llano del Carmen, dice el profe Frank, hay muchos niños con alguna discapacidad que se quedan sin la oportunidad de estudiar por las carencias. En algunos casos los maestros no saben cómo atenderlos, los niños no aprenden y al final los padres deciden sacarlos. Otras veces no los llevan, los mantienen encerrados, aislados.

LINK ORIGINAL: El Universal

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation